Potenciar presencia birregional marca propuestas de candidatos UBB

Por: Isabel Charlin Fotografía: UBB 08:05 PM 2018-05-21

Aldo Ballerini, Mauricio Cataldo, Eric Forcael y Benito Umaña compiten por reemplazar a Héctor Gaete Feres.

El cronograma aún no está definido, pero las elecciones se realizarán en julio próximo y convocarán a 470 académicos.


Aldo Ballerini Arroyo, actual vicerrector académico

“Mi propuesta apunta a establecer una mejora en los procesos y recambio en los equipos directivos a distintos niveles, integrando nuevos liderazgos, con perfiles acordes a los próximos desafíos, que tengan un sello de trabajo colectivo, con capacidad estratégica, profesionalismo, y lo más importante, con buenas prácticas en el trato y relación con las personas.

Debemos mantener nuestro prestigio institucional, una cultura de calidad y un espíritu de excelencia, en un escenario nacional con nueva normativa tras la aprobación de la Ley de Reforma a la Educación Superior y la Ley de Universidades Estatales. 

Debemos también enfrentar el desafío de estar presente en dos regiones, crecer equilibradamente y consolidar las áreas complejas que han sido puntal de avances estos años, como el pregrado, la investigación, el postgrado y la vinculación con el medio.

Para ello, planteamos evaluar la estructura organizativa; fortalecer el trabajo triestamental; evaluar la factibilidad de trasladar la Facultad de Educación y Humanidades y la futura Facultad de Ciencias Sociales al Campus Fernando May, para así consolidar un gran Campus universitario, el más grande de Ñuble, con mayores espacios construidos; estudiar nueva oferta en pregrado y fortalecer el postgrado; avanzar en la internacionalización de nuestros programas de pre y postgrado; avanzar en la acreditación  internacional de programas y de nuestra universidad; robustecer la investigación, desarrollo e innovación; evaluar la factibilidad de crear un centro de innovación y transferencia tecnológica en la sede Ñuble, para resolver problemas reales mediante la aplicación de innovaciones tecnológicas; y fomentar los temas de inclusión y equidad de género”.


Mauricio Cataldo Monsalve, académico Facultad de Ciencias

“Asumo el compromiso inquebrantable de poder liderar la construcción de una comunidad universitaria que asuma los grandes desafíos socio-educativos que afrontará la sociedad chilena en este siglo XXI. Me motiva representar las voluntades de la comunidad universitaria de las sedes Concepción y Chillán. 

El posicionamiento que hemos alcanzado nos exige un nuevo modelo de gestión que reconozca de manera efectiva todas las dimensiones que genera el quehacer académico. Para esto, convocaré a un proceso inclusivo de conversaciones y reflexión para pensar la universidad, con el fin de elaborar una propuesta de gobierno construida colectivamente, que considere la diversidad disciplinar que existe al interior de nuestra universidad.

Hay que cambiar también la lógica actual de gestión, asumiendo desde ya el férreo compromiso que el nuevo equipo de rectoría trabajará codo a codo con los Departamentos, Escuelas, Facultades y la comunidad toda, con una administración al servicio de las personas. Quisiera expresar mi voluntad irrenunciable de poner a las personas como principal valor dentro de la institución. Solo como comunidad podremos enfrentar los desafíos del desarrollo de las regiones del Bío Bío y Ñuble, así como del país, en los años que se avecinan, con una universidad moderna y más humana, donde el respeto y el reconocimiento de los esfuerzos y aportes de todos sus miembros sea el principio básico que articule y potencie a nuestra comunidad”.


Eric Forcael Durán, académico Facultad Ingeniería

“Debemos fortalecer nuestra democracia interna, incorporando progresivamente en la elección de las autoridades a toda la comunidad universitaria, y a la vez, aumentar nuestra autoestima institucional: no somos cualquier universidad, somos la Universidad del Bío-Bío, orgullosos de lo que somos, de lo que hemos logrado, y hacia dónde vamos. Tenemos que dejar de mirarnos como esa universidad pequeña, de provincia, siempre a la sombra de universidades más grandes. 

Al mismo tiempo, es necesario asumir el desafío de la figura de universidad birregional, avanzando sistemáticamente en equiparar ambas sedes. Si queremos seguir creciendo como institución, en este nuevo escenario que nos ubica en dos regiones, debemos lograr mayores equilibrios entre las sedes de Chillán y Concepción. En particular, esto se puede alcanzar a través de una figura de Prorrectoría mucho más empoderada, con un perfil profesional y académico equivalente a la figura del rector en Concepción, además de la instalación de una de las vicerrectorías en Chillán. Por otra parte, con el fin de posicionar verdaderamente a las personas en el centro de nuestro quehacer, es necesario sacar la Dirección de Recursos Humanos de la Vicerrectoría de Asuntos Económicos, y elevarla a una Dirección General de Personas, construyendo así una línea directa con Rectoría.

También es necesario respetar la diversidad en la formación académica de nuestros profesores, recuperando la figura del profesor docente, pues si bien es cierto, es importante crecer en investigación y postgrado, no podemos renunciar a nuestro principal activo: la formación de excelencia de nuestros alumnos de pregrado”.


Benito Umaña Hermosilla, decano Fac. Cs. Empresariales

“Excelencia, siempre y en todo nuestro quehacer; trabajo colaborativo y de confianza, tanto en los ámbitos internos, como en los externos; y las personas como eje central de nuestro actuar, son nuestros tres  principios rectores. Debemos reconocer a la Universidad del Bío-Bío como una institución birregional, entregando mayor poder de decisión a las sedes, lo que nos permitirá aprovechar oportunidades propias de los territorios, y un actuar más proactivo.

Debemos también modernizar la estructura organizacional y entregar mayor independencia en su gestión, y fortalecer nuestra mirada estratégica, introduciendo cambios urgentes en nuestra estructura organizacional, adaptándola a los nuevos desafíos.

En el ámbito de la docencia de pregrado, resulta prioritario modernizar nuestra normativa, políticas y procedimientos, de manera de reconocer en forma más efectiva la labor docente en su real dimensión; en tanto en postgrado, se hace fundamental que logremos la acreditación en el año 2019.

En el ámbito de la Formación Continua, se hace necesario avanzar en la virtualización, crear programas de diplomados semipresenciales y abordar la formación continua del Adulto Mayor.

En Investigación, Desarrollo e Innovación, debemos entregar mayor independencia en la toma de decisiones a los Departamentos Académicos, y asignarles mayores recursos, bajo el establecimiento de compromisos de productividad. Trabajar juntos para lograr que la recientemente creada Vicerrectoría de Investigación y Postgrado, se transforme en un real aporte a la productividad académica. Proponemos también fortalecer la vinculación con el medio, nacional e internacional”.

Comentarios