Analizaron mejoras a la reforma tributaria

Por: Roberto Fernández Fotografía: Fernando Villa 09:35 PM 2018-05-18

La necesidad de perfeccionar con urgencia la reforma tributaria fue analizada este jueves en la charla del experto tributario, el abogado Carlos Boada, actividad organizada por la Cámara de Comercio de Chillán, el Colegio de Contadores de Ñuble y la Facultad de Ciencias Empresariales (FACE) de la Universidad del Bío-Bío.

Boada cuestionó: “¿cómo es posible que un país en tres oportunidades (2012, 2014 y 2016) haya modificado su estructura tributaria y nos hemos equivocado en tres oportunidades?”.

Sostuvo que “tenemos varios desafíos. Primero, saber por qué nos pasó esto. Segundo, cómo podemos aplicar -si es que podemos- el procedimiento tributario tal como quedó. Y tercero, ver qué podemos hacer, puesto que no podemos quedarnos con tres intentos fallidos. Hemos visto en la prensa que el tema está polarizado y que el Gobierno quiere impulsar este año una reforma tributaria para modificar, y sería la cuarta oportunidad. Si en las tres anteriores hubo un error, ¿por qué lo vamos a repetir por cuarta vez? Y aparentemente el error es que la civilidad no estuvo involucrada, la reforma la hicieron técnicos en un escritorio y no consultaron a los que realmente pagan los impuestos en Chile, que son las empresas. Entonces, el desafío es ver de qué manera, como comunidad, nos comprometemos en que esta vez no tengamos un intento fallido y que tengamos un buen régimen tributario; la idea es que si hay necesidad de aportar recursos, se aporten, pero sin afectar el crecimiento, con una norma de equidad horizontal, es decir, que aquellos que ganan lo mismo, paguen lo mismo; y en un régimen simple de tributación, que es el problema mayor que tenemos en este minuto”.

El profesional manifestó que hoy los pequeños pagan proporcionalmente más que los grandes, “y esto tiene una explicación, con un régimen extremadamente complejo, en que las grandes empresas, el 1,5%, cuenta con asesores y lo sabe manejar, pero el restante 98,5%, los micro, pequeños y medianos, no lo saben manejar, y el desafío es cómo hacemos para que ese 98,5% pague lo que corresponde y no tenga que pasar por un calvario”. 

El fin de la renta presunta
Boada planteó que “es un tremendo error terminar ahora con la renta presunta” y recordó que en la reforma de 2014 se buscaba terminar con ese régimen y finalmente se estableció una forma de salida “absolutamente mal diseñada, entonces, tenemos una persona que ha trabajado por 30 años con régimen presunto, lo invitan a cambiarse a un régimen simplificado, pero no es una invitación que quiera aceptar, porque no pasa bien con sus activos, es decir, todos los ahorros de una vida no se reflejan en el nuevo régimen, no le permiten tasar esos activos”.

El profesional expuso que en distintos países, como en Chile, conviven ambos sistemas para las pymes y reconoció que probablemente haya que terminar con el régimen de renta presunta, pero advirtió que no hoy. “Hay una obligación con esos contribuyentes de ayudarlos en el paso para que salgan de la renta presunta, pero además generar un sistema que los reciba adecuadamente, que es lo que no tenemos hoy”, concluyó.

Comentarios