Autorizan cierre de denunciado plantel porcino en Coihueco

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 07:50 PM 2018-05-11

El 2014 se produjo uno de los peores episodios de contaminacion con riles en el río Cato.

El historial contaminante del Plantel de Cerdos Santa Josefina, que data de más de una década según detallan vecinos del sector Bustamante de la comuna de Coihueco, llegó a su fin.

El Tribuna Ambiental de Valdivia, con jurisdicción en la Región de Ñuble, autorizó la sanción de clausura definitiva del criadero porcino perteneciente a Agrícola y Frutícola Veneto Ltda., impuesta por la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA).

De acuerdo a la información emitida por la oficina de Comunicaciones del órgano de justicia, la penalidad se confirmó luego de concluir que los hechos investigados daban cuenta del actuar de la empresa contrario a la protección del medio ambiente, al desatender las normas que regulan esa actividad, estimando que los hechos denunciados ameritaban el castigo aplicado dada la gravedad de los hechos constatados.

De acuerdo a los antecedentes presentados por la SMA al Tribunal Ambiental, el titular habría estado operando un plantel de cerdos con capacidad aproximada de 7.800 animales, sin contar con Resolución de Calificación Favorable (RCA).

La resolución fue adoptada con el voto favorable de los ministros Michael Hantke Domas y Jorge Retamal Valenzuela, mientras que la ministra Sibel Villalobos Volpi presentó una posición contraria a la sanción consultada por la SMA, argumentando que el expediente administrativo presentado se encontraba incompleto, lo que impide una revisión plena del acto elevado en consulta; además de concluir que, habiendo indicios de que  la medida no era urgente, resultaba necesario requerir a la SMA, en forma previa a resolver, una copia del expediente administrativo con todos los antecedentes que sirvieron de base para dictar el acto elevado en consulta.

Desde la oficina de Comunicaciones del Tribunal Ambiental de Valdivia explicaron que, como en cualquier procedimiento administrativo, la empresa podría apelar dentro de la superintendencia el cierre del plantel o de lo contrario presentar una reclamación en el propio Tribunal, instancia que en rigor sería un nuevo procedimiento con antecedentes y documentación que no haya sido analizada anteriormente.

Con ojos vigilantes
Como un gran triunfo ciudadano, calificaron los vecinos del sector de Bustamante la autorización de cierre de la industria, la cual muchas veces fue denunciada debido a la constante emisión de malos olores durante su producción y por la contaminación de las aguas de los ríos Niblinto y Cato.

Al menos desde el 2005, los lugareños del sector rural de Coihueco venían denunciando las constantes malas prácticas en los procesos productivos del plantel, los que se resumían, de acuerdo a lo manifestado por la dirigenta social Lila Saldías, en la evacuación de desperdicios animales a un canal de regadío sin hacerles ningún tipo de tratamiento; esta infracción, a juicio de la vecina, los complicaba como comunidad porque los purines terminaban en el río Cato, que es desde donde muchos se abastecen para el cultivo.

Lila Saldías recuerda que, pese a que el dueño del plantel propuso una serie de acciones para mejorar sus procesos productivos, nunca los ejecutó, por lo que destacó la decisión del Tribunal Ambiental; no obstante, admitió que como vecinos estarán a la expectativa de que se acate el dictamen final.

“Este es un triunfo para todos los que peleamos esta instancia, en la que participaron vecinos, autoridades y profesionales de medio ambiente de universidades que nos aclararon el tema. Esperamos que la empresa cumpla con el cierre, porque es demasiado tiempo el que pasaron contaminando(...); si se da el caso de que ingresen nuevamente un proyecto, al menos que lo hagan con las nuevas leyes y no con una RCA vencida”, sostuvo Lila Saldías, quien es la secretaria de la comunidad de aguas de regadío del canal Peña en Bustamante.

Por su parte la Municipalidad de Coihueco emitió un comunicado en el que manifestaron una postura positiva frente a la resolución. 

“Desde mi primer periodo que nos hemos preocupado y acompañando a los vecinos en todas las instancias que se requieren para ayudar a nuestra gente que ha vivido muy afectada por este tema. Estamos esperando que llegue una notificación formal de los organismos pertinentes; nosotros vamos a ser cautos, prudentes en este tema y una vez que tengamos plena claridad de lo que nos corresponde a nosotros como autoridades en las decisiones que tengamos que tomar, lo vamos a hacer ciñéndonos a lo que nos digan las autoridades sanitarias y de tribunales de justicia”, comentó el alcalde coihuecano Carlos Chandía.

Infracciones
La página web del Sistema Nacional de Información de Fiscalización Ambiental (Snifa), revela que desde el 2013 hasta fines del año pasado se  efectuaron 48 fiscalizaciones en el Plantel de Cerdos Santa Josefina-Agrícola Veneto, de los cuales ocho “Terminaron con sancionatorio”, indica el portal de información pública.

El problema surge cuando el 2004 Agrícola Veneto adquiere el plantel porcino ubicado en el sector norte de Coihueco, el cual mantenía un bajo impacto ambiental porque mantenía un nivel de producción menor. Los nuevos dueños decidieron aumentar el proceso productivo a más del doble y sin la implementación de técnicas de mitigación, según lo denunciado por los habitantes de Bustamante y La Viñita.

Comentarios