Desempleo y lento desarrollo urbano afectó calidad de vida

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 08:20 PM 2018-05-10

La censantía en Chillán fue de 9,2% el primer trimestre de este año, superior en 1,3 puntos que igual periodo del 2017.

Chillán obtuvo 43,09 puntos de índice de calidad de vida, 0,7 menos que el 2017.

La cesantía, el lento desarrollo urbano y el desfavorable ambiente de negocios que se vive en Chillán, fueron los factores que determinaron la abrupta caída en sus indicadores, según da cuenta el Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU) 2018, medición anual realizada por el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Universidad Católica, en conjunto con la Cámara Chilena de la Construcción (CCHC).

Los resultados generales muestran a la capital de Ñuble ocupando actualmente el puesto 57 del ranking nacional, representando un retroceso de 18 lugares respecto a las cifras conseguidas el año pasado.

En la dimensión Condiciones Laborales, la comuna anotó magros 25,2 puntos, cayendo 15,6 unidades en comparación a lo conseguido en la medición anterior; mientras que en Ambiente de Negocios obtuvo 17,5 puntos, un descenso acumulado de 15,3 lo que en rigor se tiene una baja de casi un 50%.

Los números en Vivienda y Entorno también son negativos. Fueron 5,3 unidades menos las conseguidas este año en comparación del 2017. En tanto, las dimensiones Conectividad y Movilidad, Condiciones Socioculturales y Salud y Medio Ambiente aumentaron entre un rango que va entre el 1,6 y 19 puntos.
Impacto

A juicio del economista y académico de la Universidad del Bío-Bío (UBB), Benito Umaña, el resultado es esperable y se debe al fenómeno centralista que se vive en el país.

“Se debe a muchos factores, pero especialmente al centralismo que tenemos como región y que hace que los servicios y plataformas no sean suficientes en las provincias y regiones como es el caso de Ñuble. Efectivamente tenemos que cambiar eso, trabajando para poder generar incentivos para que las plataformas de negocios y empresas se instalen y se desarrollen más emprendimientos en la región”, comentó Benito Umaña.

Para el arquitecto chillanejo Mauricio Riesco, las cifras están revelando que la comuna no está siendo consecuente con su desarrollo.

“Creo que la ciudad en general ha ido creciendo en forma desordenada. Sumado a eso, las empresas constructoras también están sacando la mayor rentabilidad al terreno, densificando la ciudad de forma exponencial y grosera respecto a la relación espacio habitante”, opinó.

El responsable del estudio ICVU, Arturo Orellana, precisó que en el trabajo de este año se cambió un 50% las variables y se sacó un cuarto de ellas que eran subjetivas y se incorporó objetivas; además, se hizo una actualización agregando antecedentes en la variable vivienda y en condiciones laborales.

“Eso significó una baja en Chillán, la que se dio debido a que, por ser ahora una capital regional y al estarse metropolizando, requiere tener un mayor desarrollo de infraestructura y conectividad (...), entonces hay dos desafíos, en el tema económico, en las condiciones laborales, ambiente de negocios y conectividad y movilidad, que es lo mismo que hizo bajar a Temuco, pero Chillán se mantiene en rango promedio(...), explicó.

La presidenta de la Cámara Chilena de la Construcción de Chillán, Claudia Rigall, destacó que el índice obtenido por la ciudad deja como conclusión de que existe una enorme oportunidad como nueva región para crecer y desarrollarnos.

“Hemos estado por muchos años buscando este impulso que significa ser región, por lo tanto estoy muy segura que es el momento para unirnos tanto el mundo público como privado(...)”, enfatizó.

Comentarios