¿Quiénes acompañan a los parlamentarios en terreno?

Por: Isabel Charlin Fotografía: @felipeharboe 09:00 AM 2018-05-07

“Le damos la bienvenida al representante del diputado...”, es una frase que se repite cada vez más en las actividades protocolares de la Región de Ñuble.

Parlamentarios en general han sentido en carne propia el crecimiento de las circunscripciones y distritos, por lo que la necesidad de contar con alguien que los represente en aquellas reuniones o actos a los que no pueden asistir, se ha vuelto una necesidad, toda vez que de lunes a jueves se encuentran legislando en el Congreso, y solo cuentan con una semana al mes para efectuar un trabajo en terreno más continuo. De ahí que sea común ver que las inauguraciones y cortes de cintas sean programadas casi siempre los días jueves en la tarde o los viernes, o si no, en la última semana del mes, ocasión en la que los legisladores pueden asistir.

Si bien los parlamentarios han asumido que es necesario contratar más personal de apoyo, también se han encontrado con la disminución de las asignaciones para este tipo de gastos, derivada del aumento en el número de congresistas. Si hasta el período legislativo pasado recibían $14 millones por este concepto (que incluye otros gastos operativos), hoy esa cifra disminuyó en $2 millones, por lo que algunos han debido pensar dos veces antes de agrandar su equipo.

Pese a ello, la mayoría de los senadores y diputados de Ñuble cuenta con “ojos y oídos” en las 21 comunas de la región, a las que se suman las dos pertenecientes a la Provincia de Bío Bío (Cabrero y Yumbel), que seguirán formando parte del distrito 19 hasta 2022.

Algunos, como el senador Felipe Harboe (PPD) o el diputado Gustavo Sanhueza (UDI), han estructurado a sus equipos de manera territorial, de manera que sus integrantes se dividen el trabajo in situ, mientras los legisladores se encuentran en Valparaíso.

Quien también adoptó esta estrategia fue la diputada del PPD, Loreto Carvajal, quien tiene a cuatro personas distribuidas por las 23 comunas del distrito, tres de las cuales manejan, a la vez, sus oficinas parlamentarias. Según la diputada, cada uno de ellos le elabora un reporte cada vez que se reúnen con vecinos, los cuales le llegan a Valparaíso, y de acuerdo a estos organiza sus gestiones ante las autoridades.

Con menos personal, pero el mismo objetivo de llegar al máximo de rincones del territorio, el diputado radical Carlos Abel Jarpa -quien pasó de atender a ocho comunas en el ex distrito 41, a 23-, cuenta con el respaldo de dos colaboradores, quienes asisten a eventos; se reúnen con las comunidades y canalizan las inquietudes de la ciudadanía ante el parlamentario.

Otros estilos
Algunos han optado por estrategias distintas.

Por ejemplo, el senador de la UDI, Víctor Pérez, prefiere informarse de lo que ocurre en la circunscripción cuando él no está por medio de los alcaldes y concejales que pertenecen a su partido, quienes actúan como interlocutores ante la comunidad. Es más, periódicamente lleva a Santiago a estas autoridades, para que se entrevisten con personeros de La Moneda y puedan solucionar sus conflictos.

Otros, como los diputados Jorge Sabag (DC) y Frank Sauerbaum (RN), prefieren “desdoblarse” e intentar estar en el mayor número de actividades.

“Las personas quieren ver al parlamentario”, cree Sabag, quien a veces recurre a concejales de su partido cuando no puede estar. Sauerbaum, en tanto, cuenta con dos colaboradores, quienes están a cargo de su oficina de San Carlos, y una próxima a inaugurar en Chillán.

Comentarios