Pequeños museos de Ñuble resguardan el patrimonio

Por: Carolina Fuentealba Fotografía: Victor Orellana 08:25 AM 2018-05-07

Ñuble cuenta con varios museos, aunque solo algunos están inscritos en el Registro de Museos de Chile, dependiente de la Dibam.

Pese a ello, no están todos los espacios museográficos  que existen en la nueva región, ya que registro solo indica cinco museos para la Región de Ñuble, dos de ellos ubicados en Chillán: el Museo Claudio Arrau y el Museo Municipal de Ciencias Naturales y Arqueológico Profesor Pedro Ramírez Fuentes, en la Biblioteca Municipal.

En el resto de Ñuble solo aparecen registrados los museos de Cobquecura Rostros y Voces de Cobquecura y Mini Museo de Cobquecura; y el Museo Naval Cuna de Prat de Ninhue.

Pese al registro, en Ñuble existen al menos siete espacios más que no están inscritos oficialmente como museos. Verona Loyola Orias, asistente de la Oficina Técnica de la Región del Bío Bío del Consejo de Monumentos Nacionales, dependiente del Ministerio de Cultura, explica que “el Registro de Museos de Chile es administrado por la Subdirección Nacional de Museos de la Dibam y no todos los museos existentes están inscritos, por esa razón, aparecen menos en el catastro”.

“En el caso de la Región de Ñuble, si accedes al mapa interactivo, aparecen cinco museos inscritos”, detalla. El mapa puede encontrarse en el sitio http://www.registromuseoschile.cl/” y Verona detalla que el registro en el catastro nacional es voluntario, por lo tanto depende de la organización o privado que administra cada museo decidir si se inscribe o no.

Pequeños espacios
Muchos de los pequeños museos de Ñuble son privados, como explica Rita Peters, dueña del Complejo Doña Rita, camino a Pinto, quien asegura que mantenerlo es complejo. “No se cobra una entrada especial para visitar el museo, se paga una entrada al complejo de 3.500 pesos por persona y eso da derecho a visitar todas las dependencias del recinto, a excepción del alojamiento, que se paga aparte”, explica.

“No hay una persona con dedicación exclusiva a la atención del museo, porque no se puede pagar, se hacen las visitas y se explica al público la exhibición, de antigua maquinaria agrícola, armas, gorras, piezas con historia”, detalla, agregando que “ahora queremos destacar y formalizar el museo para garantizar el resguardo necesario de las piezas”.

Rita destaca que el museo ha tenido una muy buena aceptación por el carácter educativo que posee, además del horario de atención se pueden programar visitas guiadas.

También por amor al arte, José Regino Escobar, más conocido como Don Ginito en Quillón, implementó una pequeña sala museo al interior de su complejo turístico, “El terremoto dañó la construcción original donde tenía el museo. No es muy grande pero acomodamos la exhibición como una parte de la sala de ventas. Manejar esto como privado es muy difícil, uno va dejando un poco de inversión para mejorarlo de acuerdo a lo que se gana con el todo”, explica.

Agrega que no cuenta “con un presupuesto para mantenerlo, quien atiende las visitas es parte del staff del local de ventas, es la manera de mantenerlo, con un presupuesto mínimo”.

Nacen y mueren
No todos los museos corren la misma suerte. El Museo San José, que durante muchos años mantuvo su exhibición en la comuna de Ñipas, cerró sus puertas.

Carolina Torre, encargada de turismo de la Municipalidad de Ránquil, explica lo sucedido. “El Museo San José cerró sus puertas desde el año pasado, ya no funcionan como museo, solo como viña. La dueña dijo que ya no estaban funcionando por razones económicas, a raíz de la enfermedad del padre, don Carlos Gruebler, que está complicado de salud y tuvo que cerrar, desde diciembre ya no funcionó más”, detalla. 

“Tengo entendido y por lo que ella ha declarado, ha vendido algunas piezas del museo, precisamente para poder solventar parte de los gastos que trajo la enfermedad de su padre”, explica acerca del destino que la colección.

Mientras en Ránquil un museo se cierra, en Quirihue uno nuevo busca inaugurarse. Es un proyecto gestado en la década de los 70 que finalmente verá la luz. Fabián Irribarra, profesor de Historia y colaborador en el desarrollo de esta iniciativa, explica: “Nuestra gestión sobre el patrimonio considera un archivo documental de las comunas del territorio del Itata. Eso es fotografías, documentos como cartas, actas municipales y decretos de la administración municipal de connotación histórica, publicaciones de investigaciones, tesis de investigación y patrimonio”, adelanta.

“Tendremos para cada comuna una carpeta de documentos de necesidad elemental, una línea de trabajo compleja pero no difícil de llevar si generamos el apoyo y un buen trabajo en red con los historiadores locales y las municipalidades a través de sus áreas de cultura que debieran ser el nexo natural”, indica.

Este esfuerzo es un proceso colectivo entre los profesionales funcionarios de la Municipalidad de Quirihue, un equipo de profesionales independientes y donde destaca el importante apoyo de Zulema Seguel, antropóloga quirihuana, actualmente radicada en Santiago.

Comentarios