Parque automotriz: este año Chillán superaría los 50 mil vehículos

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 08:05 AM 2018-05-07

En un 46,92% se incrementó la cantidad de vehículos motorizado en la ciudad de Chillán en los últimos siete años, según antecedentes actualizados emanados desde la Dirección de Tránsito de la Municipalidad de Chillán.

El registro entre los años 2010 y 2017 da cuenta de un fenómenos que tiene múltiples causas y cuya solución no parece sencilla a juicio de profesionales de diversas áreas.

Los datos del informe establecen que mientras en el año 2010 los vehículos alcanzaban los 33.059, durante el año pasado llegaron a 48.569. Durante este año, y con datos que no están completos, ya hay un registro de 42.902 móviles y las estimaciones apuntan a que por primera vez se superará la cifra de 50 mil vehículos, tomando en consideración la tasa de crecimiento anual, de alrededor de 1.500 automóviles.

La masiva presencia de automóviles están generando problemas de atochamiento en las arterias de la ciudad y en  accesos a las zonas periféricas donde se concentra el crecimiento habitacional.

El ingeniero en Transportes Víctor Fuenzalida Zappettini plantea que objetivamente el aumento de los vehículos particulares es un fenómenos que se ha dado en todo el país, no solo en Chillán. “Es un problema creciente en varios países del mundo también”, recalca.

El experto, exasesor de la Seremi de Transportes, sostiene que una de las razones para ello es que “los tratados de libre comercio con Asia han permitido bajar el costo de los vehículos livianos y medianos”.

Fuenzalida agrega que “si bien existen varias recetas para combatir los problemas que origina la congestión, el más eficaz es mejorar la calidad y operación del transporte público”.

Desde esta perspectiva los Estados han comenzado a destinar grandes aportes al transporte público, a través de subsidios a la operación y rebaja de tarifas.
El ingeniero recalca que en la actualidad “no basta tener buses de mayor estándar, sino tener una infraestructura dedicada y exclusiva para el transporte público mayor por un tema de eficiencia”.

Para el caso de Chillán sugiere que una de las medidas que se pueden implementar es restringir los estacionamientos para vehículos particulares en el área céntrica de Chillán y aumentar las pistas de circulación, destinar pistas exclusivas para el transporte público, mejorar paraderos o implementar medidas de gestión con recursos que dispone la Ley 20.378 de subsidio al transporte.

Adicionalmente aconseja estudiar iniciativas adicionales,  como la tarificación vial y la llamada “tarifa de congestión, que se aplica a la mayoría de vehículos que circulan por el centro de Londres durante la semana”.

Planificación estratégica
El presidente del Colegio de Arquitectos de Ñuble, Pedro Ramos, reconoce que en la ciudad el problema se ha salido de las manos como consecuencia de la necesidad de la población por tener vehículos.

El profesional, en conjunto con la directiva de la entidad gremial, sostienen que  la ciudad debiera avanzar en planificación estratégica y acciones que enfrenten la temática.

De esta manera recomiendan para enfrentar el crecimiento automovilístico, “mejorar la oferta de transporte público, que los autos dejen de transportar a solo una persona, pues el mal uso vehicular no lo soporta ninguna ciudad”.

Adicionalmente plantea el Colegio de Arquitectos “hay que ver como mejorar el transporte público, pues los trazados de recorridos son pésimos, muchos se traslapan y hay sectores no cubiertos”.

Para el organismo la congestión que se observa en la ciudad y el aumento del parque automotriz es un síntoma y no la causa de los problemas que se observan a diario en la urbe.

Ramos sostiene que en la ciudad se deben aplicar “medidas complementarias que desincentiven el uso de automóvil en ciertas zonas, aumento de costos de estacionamiento o abiertamente prohibición de vehículos particulares en determinados cuadrantes”.

El arquitecto Claudio González Oisel, en tanto, afianza la idea de que la ciudad necesita con urgencia un sistema de transporte mayor con microbuses de calidad y que tengan recorridos que lleguen rápidamente desde la periferia al centro y viceversa.

Para González en las condiciones actuales y con un sistema de transporte de pasajeros que califica de precario, la población seguirá apostando al automóvil particular para trasladarse con rapidez.

Agrega que mientras no exista una red de ciclovías amplias y seguras para la población los automóviles seguirán siendo la mejor opción para llegar al centro.

Desde la Seremi de Transportes, en tanto, se espera que durante el segundo semestre de este año Sectra licite la Encuesta Origen Destino para Ñuble.

Actualmente las bases de licitación se encuentran en etapa de revisión por parte del ministerio. “Esta encuesta es el requisito número uno para poder desarrollar cualquier regulación en materia de transporte. Por tanto, estamos avanzamos para que en un mediano plazo Ñuble pueda comenzar a desarrollar un sistema de transporte regulado”, informó la seremi. 

Respecto de actualizar el Estudio de Demanda existente, la entidad aseguró que no es necesario. “No está considerado realizar un nuevo Estudio de Demanda, pues el que existe data de 2012. Sin embargo, sí estamos próximos a iniciar el estudio de infraestructura menor para el transporte público en Ñuble. Este se encuentra en tramitación de contrato en Intendencia y recibió un financiamiento de 163 millones de pesos. La empresa que se adjudicó el estudio fue Bretti Robert y Compañía Limitada”, precisó Transportes.

El estudio considera desarrollar un análisis técnico y catastro de los elementos de infraestructura menor; generar propuestas de proyectos de rápida ejecución, como  demarcaciones, señalizaciones, rediseño vial, bahías de buses, etc; georreferenciación de paraderos y zonas de parada, identificado mediante una ficha materialidad, refugio, servicios que se detienen, radier, entre otros; diseño y adecuación de 20 paraderos para Los Ángeles y para la conurbación Chillán – Chillán Viejo; y propuesta de diseño de señal única de parada, con información al usuario para la ciudad de Los Ángeles y la conurbación Chillán – Chillán Viejo, además de otras materias.

Comentarios