Mejorarán 26 kms de la vía que une San Carlos con San Fabián

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 09:55 PM 2018-05-02

Gobierno destinará $4.796 millones para reparar la infraestructura, la que se haría en un lapso de 18 meses. 

Proyectos de conservación de caminos de Ñuble suman 173 kms y se encuentran en diferentes etapas de ejecución.

Un total de 26 kilómetros de la ruta N-31, que une las comunas de San Carlos con San Fabián de Alico en la provincia del Puinilla, serán reparadas.
El Ministerio de Obras Públicas (MOP), a través de la Dirección Regional de Vialidad, inició el proceso de licitación de las obras de mejoramiento del camino para el cual prevén invertir aproximadamente $4.796 millones.

Según constan las bases del concurso consignadas en el portal web de Mercado Público, entre el 31 de mayo y el 12 de junio próximo debería concretarse la apertura técnica y económica de los oferentes; sin embargo, no se da a conocer la fecha tentativa de la adjudicación del proyecto.

Intervención
La obra se enmarca dentro de las políticas adoptadas por la Dirección de Vialidad en relación con la conservación de la red vial de la región.

El trazado se desarrolla sobre el camino existente y pavimentado, contemplando la intervención del mismo en cuatro tramos diferentes desde la Ruta 5.

Con las obras se busca reparar baches, eventos, trizaduras, reemplazo de pavimento, entre otras faenas. Respecto a la seguridad vial, se incluyen señalización vertical lateral, demarcación con preformado, demarcación de pavimento, delineadores verticales, delineadores direccionales luminosos, paso peatonal inteligente, radar de velocidad vertical, tachas, barreras metálicas de contención laterales, entre otras.

De acuerdo a la estimación que hacen desde la repartición pública, la duración del contrato sería de 540 días corridos (aproximadamente 18 meses), tiempo en que la firma adjudicada deberá ejecutar el total de las obras.

Impacto
Las mayores críticas de los vecinos que viven en las proximidades de la ruta N-31 se han orientando a la deficiente dotación de elementos de seguridad y la escasez de infraestructura para los peatones.

La dirigenta social de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de San Carlos, Uberlinda Guajardo, afirmó que son dos los reclamos que se han planteado desde que se pavimentó el camino; la velocidad con la que los vehículos la recorren el camino y la no construcción de aceras para las personas que transitan a pie el sector.

La representante social comenta que desde el año 2015 se empezó una fuerte campaña liderada por los habitantes de Cachapoal, La Vega y Villa Alico, con la que se exigió medidas de seguridad para evitar accidentes de tránsito fatales.

Además de la iniciativa de la ruta N-31, actualmente el Gobierno tiene en carpeta cuatro proyectos de mejoramiento y conservación de los principales caminos en las tres provincias de la Región de Ñuble.

La suma de todos los planes viales que el Ejecutivo mantiene con posibilidades de ejecución asciende a 173 kilómetros y cada uno de ellos se encuentra en diferente estado de avance.

En desarrollo
Hasta el momento el único en que se viene concretando obras físicas es en los 17 kilómetros de la ruta 48, que conecta las comunas de Bulnes y Quillón.

Los trabajos, que comenzaron en octubre pasado, tendrán una duración de dos años y se tiene planificado reparar la carpeta de rodado y mejorar la conectividad del territorio, obra solicitada por años desde la ciudad turística. 

Las faenas en la vía son financiadas por el MOP, que dispuso $6.388 millones administrados por la Dirección de Vialidad.

El anhelo que por más de 15 años tienen los alcaldes del secano interior del valle del Itata, de interconectar sus comunas mediante un camino pavimentado, también está cada vez más cerca. 

Vialidad encargó en octubre pasado la elaboración del diseño de la ruta intercomunal N-68 y N-610  que, con sus 36 kilómetros, unirá a las comunas de Ninhue, Portezuelo, Ránquil y la localidad de Confluencia.

En junio del 2019 la empresa deberá entregar el informe final con el estudio de ingeniería de cómo deberá ser la intervención del camino, el que ahora es de tierra. Con la concreción física de la iniciativa, el Gobierno busca impulsar el turismo, mejorar la conectividad de las ciudades del Valle del Itata, potenciar el desarrollo de actividades agropecuarias y forestales, principalmente de frutas de exportación, entre otros beneficios.

En etapas preliminares
La Ruta Costera ñublensina es de ripio y se extiende por casi 60 kilómetros. Solo el tramo que va desde Cobquecura y el límite con la Región del Maule está asfaltado.

No obstante, a fines del 2017 el MOP confirmó que se iba a incluir para este año recursos para financiar el diseño de ingeniería del puente en la desembocadura del río Itata,  una obra clave del anhelado proyecto de ruta costera, definida por las autoridades como un proyecto estratégico.

Por otro lado, mejorar los estándares de calidad de los 60 kilómetros de extensión de la ruta hacia Yungay costaría al menos $74.000 millones, según los cálculos preliminares de los municipios de Yungay y Pemuco.

Los jefes ediles confían en que el MOP concrete en el mediano plazo el plan vial y que, a más tardar el 2019, comience el proceso de expropiación de los terrenos por donde pasaría la ruta en vía recta y evitando peligrosas curvas en el trayecto.

Comentarios