Somontur enfrenta nueva crisis y demandas por $1.526 millones

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa Ganz 08:30 PM 2018-04-28

Banco Security demanda la restitución del hotel Pirimahuida y el predio donde se emplaza, el que arrienda a Somontur.

En ninguna de las acciones los demandantes solicitan la quiebra de la empresa.

Una nueva crisis financiera enfrenta Hotelera Somontur, dueña de los hoteles Pirimahuida e Isabel Riquelme y ligada a la propiedad del Gran Hotel Termas de Chillán, que este año suma tres demandas por el no pago de impuestos fiscales, de arrendamiento y de un crédito, que totalizan $1.526 millones.

Y es que a seis años de la quiebra de la empresa de la familia Giner, reconocida por haber desarrollado el turismo en las Termas de Chillán, los problemas económicos han vuelto, encarnados por los mismos acreedores que en 2012 amenazaron con poner fin a su historia. En marzo de ese año, el Primer Juzgado Civil de Chillán declaró la quiebra de la hotelera, a petición de Scotiabank, por una deuda de $2.399 millones. En el proceso finalmente se acreditó una deuda total con todos los acreedores por $15.697 millones.

Como se recordará, la incorporación de un socio estratégico, ISN Inmobiliaria, del Grupo Socofar, cuya sociedad se denominó Inmobiliaria Santa Isabel, permitió alzar la quiebra de Somontur en diciembre de 2012, instante en que el nuevo socio se convirtió en codeudor solidario.

Y si bien en los primeros años la empresa volvió a operar con normalidad, de hecho, los socios anunciaron el desarrollo de un ambicioso proyecto inmobiliario en el centro de esquí, a partir de 2016 comenzaron a observarse problemas en el pago de los compromisos.

En lo que va del presente año, Somontur ha sido demandada por el Fisco y por los bancos Security y Scotiabank, y si bien en ninguno de los escritos se solicita la quiebra, por los montos involucrados dicho escenario no es improbable.

Fisco

El 23 de febrero pasado, el Fisco, a través de la Tesorería Regional, demandó a Somontur ante el Segundo Juzgado Civil de Chillán, el embargo de bienes muebles por el no pago de impuestos fiscales del periodo 2016-2017 por un total de $57.058.438.

En el proceso de cobranza judicial, agotado el año pasado, el representante de Somontur, Humberto Carreño, solicitó en agosto de ese año a la Tesorería un convenio especial de pago y condonación, con el objetivo de pagar la deuda. Según consta en el expediente judicial, en la solicitud argumentó que “la morosidad se generó en gran medida por una baja histórica en los niveles de ocupación durante el año 2016 y el primer semestre del presente año (2017) como consecuencia de la casi nula existencia de nieve en la temporada recién pasada y el temor que causó en los turistas la actividad del volcán Chillán”.

El demandante solicitó el retiro y remate de dos vehículos embargados por un valor total estimado de $35 millones.

Banco Security

El 1 de marzo de 2018, Banco Security demandó a Somontur ante el Séptimo Juzgado Civil de Santiago la terminación del contrato de arriendo del inmueble donde se emplaza el Hotel Pirimahuida, en Las Trancas, por el no pago de las rentas desde septiembre de 2017.

La entidad bancaria, que también participó en el juicio de quiebra como acreedor en 2012, no solo demandó a Somontur, sino que también a sus fiadores y codeudores solidarios, como Inmobiliaria Santa Isabel, según establece el contrato de arriendo, cuyo origen se remonta a 2004, pero que ha sufrido varias modificaciones.

Banco Security demanda la restitución del inmueble, el pago de las rentas vencidas por un total de $29.471.489 (al 28 de febrero de 2018) y el pago de las multas establecidas en la cláusula por incumplimiento de contrato, que ascienden a  $885.537.993 (al 28 de febrero de 2018).

El 15 de marzo pasado, el tribunal dio curso a la demanda y citó a comparendo.

Scotiabank

Scotiabank, el mismo banco que con su demanda gatilló la declaración de la quiebra de Somontur en 2012, interpuso el pasado 4 de abril una demanda ante el Primer Juzgado Civil de Santiago, por el cobro de un pagaré, luego que la hotelera cayera en mora el 30 de marzo, al no pagar cuotas de créditos ya repactados en 2013, 2014 y 2017.

El banco demanda el pago del total de los créditos, que al 2 de abril sumaban $554.327.281, y de no pagarse, solicita el embargo de bienes muebles e inmuebles hasta enterar el monto adeudado.

Comentarios