“Cerebros” del Pladeco enfrentan principales dudas del proyecto

Por: Edgar Brizuela Fotografía: LA DISCUSIÓN 07:25 PM 2018-04-28

El Pladeco comenzó a ser ejecutado por la UBB durante el mes de marzo de 2017.

Nadie duda que el nuevo Plan de Desarrollo Comunal de Chillán es un insumo fundamental para el desarrollo de la ciudad, capital de la Región de Ñuble.

Tras un comienzo dubitativo, la municipalidad y la Universidad del Bío-Bío corrigieron el rumbo y en la actualidad están enfocadas en culminar satisfactoriamente el proceso.

Tras el lanzamiento oficial de la Segunda Fase y en la antesala de las reuniones en terreno en los nueve territorios de planificación comunal, donde la comunidad podrá presentar ideas, propuestas, sueños y visiones futuras de la urbe, los responsables directos del Plan por la UBB responden inquietudes fundamentales.

Andrés Acuña Duarte, jefe de Proyecto Pladeco Chillán 2018-2023 declara enfáticamente que están dentro de los plazos preestablecidos y que realizan los esfuerzos para entregar un instrumento de planificación de calidad.

-¿Hay efectivamente tardanza en el desarrollo del Pladeco para Chillán? 
-Esta es una inquietud que como equipo consultor la hemos aclarado en variadas oportunidades, incluida la presentación ante el concejo municipal. Las bases técnicas consideran tiempos muertos de revisión. En particular, tras cada entrega de un informe la Inspección Técnica cuenta con 15 días hábiles para realizar observaciones al contenido de este y nosotros 10 días hábiles corridos para darles respuesta. Dado el número de revisiones, se tiene la percepción que el trabajo posee una tardanza.

-¿Se puede garantizar la generación de un Plan de Desarrollo de alto vuelo para la ciudad y que garantice su evolución como capital regional?
-Sin duda, pero condicionado al nivel de participación e involucramiento de los actores. La convocatoria lograda en el Taller de Inducción y la dinámica de trabajo lograda en el Taller de Actores Relevantes es señal clara de esto. En este sentido, la participación ciudadana debe ser constante y no solo limitada a la construcción del instrumento. Es un deber ciudadano ser parte de la implementación, del monitoreo y seguimiento del grado de avance de las iniciativas del Pladeco. En efecto, los habitantes de Chillán al ser parte de la gobernanza en la puesta en marcha del Pladeco, una vez aprobado por las autoridades comunales, contribuirán al fortalecimiento del capital social comunal, ámbito sumamente relevante para el desarrollo de un país o territorio. Por lo tanto, nuestro llamado es a involucrarse y ser parte de los talleres territoriales del mes de mayo, y que la ciudadanía chillaneja se impregne del verbo activo “participar”.

-¿Por qué se habla que este Pladeco es realista. Habrá espacio para los grandes sueños y las grandes iniciativas?
-Tal como lo señalé en el Taller de Inducción, es necesario anclar las expectativas al momento de planificar territorialmente. El realismo se relaciona a la disponibilidad de recursos y dimensión de las iniciativas, donde Ñuble Región abre una serie de oportunidades para captar nuevos fondos, y a la factibilidad técnica de su implementación. En un horizonte de planeación de seis años es evidente que quedarán algunas iniciativas en su etapa de diseño o en ejecución, lo importante es que estas obedezcan a un concepto de visión comunal definida en el Pladeco y no a esfuerzos aislados que no tributan al sueño de ciudad plasmado en esta visión.

Participación es clave
Domingo Sáez Beltrán, jefe del Departamento de Desarrollo y Transferencia Tecnológica de la Universidad del Bío-Bío y coordinador del proyecto, recalcó la relevancia de la participación.

“La participación de la ciudadanía es esencial y muy relevante, toda vez que el instrumento de planificación y su metodología así lo establece y así se hará, donde consideraremos la opinión, los sueños de corto y mediano plazo de cada dirigente, ciudadano, trabajador, dueño de casa, deportista de la comuna de Chillán”.

-¿La comunidad será escuchada efectivamente. No ocurre como decía la presidenta de la Junta de Vecinos de Chillán que todo ya estaba arreglado y los citan para cumplir un protocolo?
-No hay nada arreglado, definitivamente, la Segunda Fase es exclusivamente de participación ciudadana, donde escucharemos no solamente a las juntas de vecinos, sino a la comunidad en su conjunto y es por ello que tenemos considerados nueve territorios, de los cuales cinco son urbanos y cuatro son rurales. Expresamos taxativamente que el Pladeco que estamos co-construyendo la universidad con la Municipalidad de Chillán, le da especial relevancia y participación a la comunidad y eso así lo haremos. Nos interesa conocer el máximo de opiniones e iniciativas del mayor número de personas y posteriormente ver su priorización y factibilidad, siendo igual de importante todas las opiniones  que se viertan en estos talleres.
En resumen, la participación de los actores sociales que componen la comuna es fundamental para revisar que las iniciativas incluidas en las 12 áreas estratégicas aseguren una cobertura equitativa de los grupos sociales, aprovechando de este modo las oportunidades que estos pueden generar para el desarrollo local, considerando políticas y programas especialmente orientados hacia grupos prioritarios: infancia, juventud, adulto mayor, discapacitados, mujeres y pueblos originarios.  

-¿Por qué se solicitó reducir el período de participación ciudadana lo que incluso fue aprobado por el Gobierno Regional?
-No se ha solicitado reducir la participación ciudadana, sí una adecuación de la metodología participativa de la Tercera Fase. De acuerdo al ajuste metodológico aprobado, se informará al unísono a todos los actores de la comuna respecto de cuáles serán las iniciativas (estudio, proyecto y programas) que se considerarán en la cartera final de iniciativas del Pladeco Chillán, y que se implementarán en el corto, mediano y largo plazo tras su aprobación por las autoridades comunales.

-¿Creen que terminarán este proyecto este año restando aún varias etapas?
-La municipalidad y la universidad estamos haciendo los mejores esfuerzos de un trabajo coordinado que permita dar velocidad al desarrollo de este, sin descuidar la participación ciudadana como señalábamos anteriormente, tenemos que escuchar a las vecinas, vecinos, organizaciones civiles, trabajadores y profesionales de la comuna de Chillán. El Pladeco es de todos los habitantes de esta comuna y el foco como equipo consultor está en la calidad del contenido que se plasma principalmente en las iniciativas que darán respuesta a los ejes estratégicos de las 12 áreas de desarrollo comunal, sin descuidar tampoco los tiempos y es por eso que hemos señalado su entrega en el segundo semestre del presente año.

-¿Qué esperan como organismo asesor de este Pladeco? ¿Cómo puede contribuir al desarrollo de la ciudad?
Orientar y co-construir junto a la municipalidad (alcalde, concejales, funcionarios, jefes de dirección, jefe de servicio) y la comunidad un instrumento de planificación y de gestión para los próximos seis años, con una mirada de futuro, teniendo presente que Chillán es la capital regional de la recientemente creada Región de Ñuble, que sin lugar a duda, plantea un desafío adicional, de posicionar la comuna dentro de una estrategia regional y formar parte activa del esfuerzo futuro de la región, donde se aprovechen al máximo sus potencialidades y se forjen sinergias con las localidades vecinas.

Comentarios