Ñuble tiene la segunda peor tasa de ejecución de proyectos FNDR

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 07:05 PM 0000-00-00

La Provincia de Aysén tuvo la mayor tasa de ejecución del país con 85,6%.

Según el estudio “Asesoría para la obtención de insumos complementarios en materia de la distribución  intrarregional del FNDR”, realizado por profesionales de la Universidad de Los Lagos analizando específicamente el periodo 2010-2016, Ñuble suma solo un 44,1% de iniciativas ejecutadas en ese lapso, el peor índice del territorio birregional compartido con el Bío Bío. El informe académico recalca que la Provincia de Concepción alcanzó un 44,6%; Arauco 46,2% y Bío Bío un 47,2%.

La estadística deja de manifiesto que la gestión ñublensina, en cuanto a la concreción de los planes de inversión pública para sus comunas, es la segunda más baja del país después de la Provincia de Tocopilla, que alcanzó un nivel de ejecución de 42,2%. Concepción, El Loa y Arauco con 44,6%; 45,2% y 46,2% respectivamente, son las otras administraciones provinciales que agrupan las cinco con menor índice a nivel nacional (ver cuadro aparte).

Los más relegados
En Ñuble las tres comunas con mejores resultados fueron Pemuco (87,5%) Chillán Viejo (78,6%) y San Ignacio (66,7%), en tanto la capital regional obtuvo un 50,6% como promedio entre los años 2010-2016.

El estudio demuestra que la Provincia del Itata, con sus ocho comunas, está dentro de las zonas con cifras porcentuales de ejecución por debajo del promedio regional, a las que se le suman El Carmen, Ñiquén y Pinto, siendo esta última un caso más que excepcional al no tener ningún proyecto financiado en el periodo de evaluación (ver gráfico aparte).

Inequidad intrarregional
Baja capacidad técnica y política de municipios pequeños para obtener una carpeta de iniciativas financiables; falta de capacidad y equipos multidisciplinarios del Ministerio de Desarrollo Social (Mideso) para evaluar de forma oportuna las iniciativas y alta concentración de la inversión FNDR en las comunas más pobladas, son solo algunas de las conclusiones planteadas por los responsables de la investigación, quienes advierten sobre la inexistencia del concepto “equidad intrarregional”.

El alcalde de Pinto, Manuel Guzmán, al mismo tiempo de excusarse de no hacer un juicio sobre la nula aprobación de proyectos FNDR durante la gestión de su antecesor, el fallecido Fernando Chávez, opina que en su corta experiencia como jefe comunal ha advertido que el sistema es muy técnico y burocrático.

“Se exigen muchas cosas, que si bien es válido que se pidan, a nosotros nos complica demasiado, por lo que quisiéramos menos burocracia para poder acceder al financiamiento. Otro de los inconvenientes de las comunas pequeñas como la nuestra es que no contamos con profesionales o funcionarios especializados para la elaboración de proyectos, por eso necesitamos más facilidades y una orientación técnica más directa del Gobierno”, opina.

El jefe edil de Ránquil, Benito Bravo, afirma que la realidad actual de su comuna se debe a la mala gestión anterior y recalca que, desde que retomó el sillón municipal, se ha preocupado de sacar adelante iniciativas entrampadas.

“Yo solo asumí hace poco más de un año y encontré que había una pobreza franciscana de proyectos, además de una falta de seguimiento de ellos. Actualmente tenemos cinco profesionales y un administrativo que se encargan de realizar iniciativas. La Subdere siempre dispone de recursos para que los municipios contraten profesionales que ayuden a la elaboración de las iniciativas, el tema es que se debe solicitar el financiamiento; es cuestión de gestión del alcalde” añade.

A juicio del consejero Javier Ávila, la naciente Región de Ñuble deberá velar por mejorar sustancialmente el bajo nivel de ejecución que registra.

“Debemos procurar orientar el apoyo a las comunas más pequeñas y de menor recursos, a efecto de que el proceso de presentación de proyectos sean más efectivos y materializables”, explica.

Apoyos
El principal factor que determina que los proyectos  obtengan la Recomendación Satisfactoria (RS), se debe a la falta de profesionales para elaborar buenos proyectos y que estos tengan la viabilidad técnica y financiera para su ejecución, señalan desde la Comisión de Finanzas de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM). Recalcan que las carencias económicas de algunos gobiernos ediles es determinante debido a que los profesionales que trabajan en ellas deben enfrentar múltiples responsabilidades.

“La AChM realiza constantes capacitaciones en diversos ámbitos como Salud, Educación, Financiamiento Municipal, Deportes, entre otros. Allí nuestra institución trata de llevar a los expertos y funcionarios del Estado para que entreguen las herramientas básicas para postular a fondos”, indican.

Para el secretario regional del Ministerio de Desarrollo Social, Alberto Moraga, siempre y cuando un proyecto cumpla con los requisitos que se establecen, habrá un RS.

El funcionario enfatiza que el área de inversiones tienen la obligación de  hacer los análisis técnicos que permiten detectar la falta de información, aspectos incompletos o que requieran precisión, generando observaciones, lo que eventualmente demora un visto bueno. No obstante, asegura que la cartera siempre mantiene un contacto directo con los municipios con el objetivo de que subsanen las faltas.

“Cada vez que un proyecto requiere más información, con respecto a uno de los temas planteados, se señala con toda precisión. Además, de manera continua, el área de inversiones no solo se somete a capacitaciones y actualizaciones, sino que también capacita al respecto. Existe una necesaria retroalimentación, entre el mundo municipal y Desarrollo Social. Ejemplo de esto es el constante acercamiento de los distintos equipos municipales, y las puertas están abiertas para ello. En la focalización de los recursos el trabajo con municipios es vital”, precisa el seremi.

Comentarios