Felipe Rössler sería el delegado ministerial de Educación en Ñuble

Por: Isabel Charlin Fotografía: Fundación J. Guzmán 07:30 PM 2018-04-26

Rössler escribió columnas para El Líbero en las que reconoce que el sistema llegó para quedarse, aunque “posterga aspectos mucho más relevantes como lo es la educación pre escolar o la capacitación de miles de trabajadores”.

Rössler fue sondeado para ser seremi de Educación de Bío Bío, pero declinó.

Desde que surgió la idea de nombrar delegados ministeriales para acelerar el proceso de instalación de la institucionalidad pública de la nueva Región de Ñuble; Educación apareció como una de las carteras prioritarias a la hora de contar con esta figura.

El delegado presidencial, Martín Arrau, ya designó a María Soledad Castro, en Cultura, y el próximo nombramiento sería precisamente en la cartera de Educación, para la cual tanto él como los partidos de Chile Vamos propusieron nombres, enviando una terna a Santiago.

Entre las alternativas que surgieron, estaban las de Marcela González Turner e Hilda Palma (RN); Claudia Carrasco (Evópoli); y Jezer Sepúlveda y Felipe Rössler (UDI).

Sin embargo, sería este último quien habría sido elegido por el Mineduc para encabezar el proceso de instalación de la institucionalidad de educación, y ocupar a partir de septiembre el cargo de seremi del ramo. 

Si bien desde la Delegación Presidencial dijeron no tener la confirmación del nombramiento de Rössler, fue el subsecretario de la cartera, Raúl Figueroa, quien se lo comunicó el miércoles a un grupo de dirigentes locales de Andime, en el marco de la Asamblea Nacional de la Asociación Nacional de Funcionarios del Ministerio de Educación.

Experiencia política
Felipe Rössler Hargous, de 33 años, es chillanejo, cientista político y Master en Políticas Públicas de la U. del Desarrollo. Se desempeña actualmente como asesor legislativo de la Fundación Jaime Guzmán, y fue, durante la primera administración de Sebastián Piñera, jefe de Gabinete de la Subsecretaría de Servicios Sociales del Ministerio de Desarrollo Social y jefe de Gabinete de la Subsecretaría del Ministerio de Educación.

Su nombre fue uno de los que se propuso para ocupar el cargo de seremi de Educación del Bío Bío, sin embargo, él siempre privilegió Ñuble. Quien finalmente fue designado, Fernando Peña, comparte con él su paso por la Fundación Jaime Guzmán y por el Ministerio de Educación durante el primer Gobierno de Piñera.

En su calidad de asesor legislativo, Rössler fue especialmente crítico de las reformas en educación impulsadas durante el Gobierno de Michelle Bachelet. 

En 2016 escribió una carta a La Segunda en donde advirtió sobre los efectos negativos que, a su juicio, tendría el proyecto de educación pública impulsado por la anterior administración.

“Urge mejorar el sistema de administración municipal de la educación, ya que éste ha demostrado, salvo excepciones, un deficiente resultado en términos de eficiencia en la gestión y en entregar una educación de calidad. La duda es si el proyecto logrará mejorar las deficiencias o, como sucede con el sistema de salud, solo se construirá una mayor burocracia estatal. Todo indica que la respuesta es negativa”, planteó el miembro de la Fundación Jaime Guzmán.

Agregó que “además, como ha sido la tónica del Gobierno (de Bachelet), aumenta la intromisión del Estado en la educación pública, ya que será el ministerio quien finalmente esté a cargo de la administración y dirección de los nuevos servicios locales. De esta forma, volveremos a tener una educación pública centralizada y manejada, para bien o para mal, por el Gobierno de turno”.

De ser ratificado como delegado ministerial, Rössler deberá instalar la Seremi de Educación en la nueva región, proceso que en un principio, según adelantó Martín Arrau, no contempla la creación de departamentos provinciales. Deberá liderar, además, las nuevas contrataciones que requiera la institucionalidad, y reorganizar al capital humano ya existente, labor para cual será necesario un diálogo permanente con los funcionarios.

Comentarios