Orafti repetirá precio de achicoria en 2019

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 08:45 PM 2018-04-20

25 expositores mostraron novedades tecnológicas, como un drone que deja caer biocontroladores y “Soki”, el primer auto eléctrico chileno.

El primer auto eléctrico chileno fue este jueves la principal atracción de la Feria Tecno Orafti, que se realizó en la planta ubicada en Pemuco y a la cual asistieron más de 300 agricultores y profesionales del agro, donde la empresa productora de inulina entregó los detalles del contrato de achicoria para la temporada 2018-2019. 

La multinacional informó que se mantendrá en $40 mil el valor pagado por tonelada limpia, al igual que en la temporada 2017-2018 que está llegando a su fin (la cosecha se extiende desde marzo a junio).

Peter Guhl, gerente agronómico de Orafti, explicó que se mantienen todas las condiciones del contrato anterior, como la semilla, la asesoría y el transporte gratis, la cosecha a un precio fijo y la línea de crédito a una tasa preferencial.

Pero además, según detalló Luis Venzano, del Departamento de Producción de Orafti, este año no cobrarán el costo de administración de 1,25%, se financiarán equipos de riego con una tasa de 7% a seis años plazo y se amplió a maquinarias y equipos de telemetría, y se aplicarán descuentos a los insumos que proveen.

“Queremos ser una empresa que brinde estabilidad al productor. No obstante que en el mercado somos competitivos, si tenemos la posibilidad, queremos enviar una señal de estabilidad, de que Orafti no se va a aprovechar de la mala coyuntura y va a mantener el precio”, argumentó Guhl, quien apuntó que dado el fuerte plan de crecimiento de Orafti a nivel mundial, hoy venden más barato que hace unos años, y apuestan al volumen.

Para continuar con ese plan, Venzano afirmó que quieren aumentar la superficie contratada desde las 3 mil 250 hectáreas de la temporada que termina (1.280 en Ñuble) hasta 3.800, con un óptimo de 4 mil hectáreas.

Explicó que en los próximos años el objetivo es seguir incrementando la superficie, para lo cual se está abordando un aumento de más de 70% de la capacidad de procesamiento de la planta, desde las actuales 1.500 toneladas/día a 2.500-2.600.

“Buscamos la fidelización. Queremos mantener a los actuales productores y sumar a nuevos, con una cierta limitación, porque es un cultivo de rotación”, añadió el gerente agronómico.

Según Venzano, se estima que en la presente temporada 2017-2018 los rendimientos debieran rondar 57 toneladas por hectárea, vale decir, un 5% menos que en la temporada anterior (en 2016-2017 promediaron 59,7 toneladas), debido principalmente a condiciones climáticas. “Sembramos alrededor de 900 hectáreas más tarde que el año anterior. Terminamos de sembrar el 25 de octubre, cerca de 20 días después que en 2016, principalmente por lluvias, pues tuvimos bastante precipitación en septiembre-octubre, y adicional a eso en noviembre y diciembre demoró que subieran las temperaturas, lo que redundó en un retraso promedio de 13 días.

Tecno Orafti
La feria tecnológica contó con la participación de 25 expositores. 

“Quisimos dar espacio a las empresas pequeñas para que pudieran mostrar sus nuevas tecnologías, creemos que es muy importante que los agricultores se familiaricen con lo que viene, en rubros como biocontroladores, uso de drones, analítica en la toma de decisiones, agricultura de precisión e investigación”, dijo Guhl, donde una de las novedades fue un drone que deja caer cápsulas con biocontroladores de plagas con precisión exacta.

En opinión de Guhl, “se requiere mayor incorporación de tecnología. Si queremos ser potencia agroalimentaria, no podemos trabajar con tecnología de hace 50 años”.

La feria además contó con exhibición de maquinaria y equipos, charlas y actividades dinámicas. 

Venzano indicó que las charlas abordaron temas como la selección de semillas, inocuidad alimentaria y eficiencia de riego, donde destaca el riego variable, un sistema que aún no se usa en Chile y se mostraron los resultados de un ejercicio de riego variable que se hizo en un campo de Orafti.

Comentarios