Vacíos en la ley complican la llegada de algunos organismos

Por: Isabel Charlin Fotografía: Mauricio Ulloa 2018-04-17

Por culminada dio el delegado presidencial para la instalación de la Región de Ñuble, Martín Arrau, la etapa de entrega de requerimientos de dotación e infraestructura por parte de ministerios y servicios.

Finalmente serán 600 los funcionarios que se requerirán para echar a andar el territorio a partir del 6 de septiembre: 60 directivos, 330 profesionales, 90 técnicos, 108 administrativos y 12 auxiliares.

Ahora se iniciará una segunda fase para elaborar los perfiles requeridos, en coordinación con el Servicio Civil, para definir cuáles se proveerán por Alta Dirección Pública, concurso normal o designación directa, por lo que a partir de mayo se sumará a la Delegación un especialista en recursos humanos.

“Si bien, varios de los cargos los determinará cada servicio, como Delegación brindaremos el apoyo hacia esta gestión”, sostuvo Arrau.

Respecto de la infraestructura, serán entre 5 mil y 6 mil los metros cuadrados que requerirán las entidades que darán vida a la Región de Ñuble, para lo que se priorizarán edificios dentro de las cuatro avenidas de Chillán. En provincias, en una primera etapa, solo se instalarán las gobernaciones y oficinas de Extranjería.

A futuro, en tanto, se pretende elaborar un proyecto que mejore el actual edificio público de Avenida Libertad, y se levantará otro, que siga la misma línea arquitectónica. Es más, ya comenzó un trabajo con la Dirección de Obras Públicas del MOP para dos proyectos: la readecuación del edificio actual de la Gobernación y buscar la ubicación ideal para un futuro edificio cívico o barrio cívico, en un esfuerzo en que también está la Cámara Chilena de la Construcción, con un estudio que licitó. Además, se incorporó a la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad. Todos estos actores, realizaron ayer un tour por el sector, para evaluar en terreno los antecedentes.

Ajustes legales

Tras la reunión sostenida el viernes pasado entre el delegado y parte de los diputados por Ñuble, surgió una inquietud en la que los parlamentarios serán pieza clave.

“Hay complementos legales que se le deben hacer a la ley que creó la Región de Ñuble, pues quedaron algunos vacíos. Algunos servicios requieren, para instalarse en la región, reformas legales, porque no dependen de ministerios. Por ejemplo, el Servel o el Tricel, en su bajada regional. Lo mismo pasa con Carabineros, que necesita nombrar un general para la nueva zona de Carabineros que se creará, y eso debe hacerse por ley. No está en riesgo la instalación, hay tiempo para una próxima elección, pero debemos analizar el tema. Esperamos que esto no implique retrasar un poco la llegada de estos organismos”, sostuvo Arrau, quien se reunirá esta semana con representantes del Servel.

Respecto de este punto, los diputados asistentes a la reunión con el delegado la semana pasada, se comprometieron a colaborar.

“Le manifestamos nuestra entera disposición para realizar cualquier ajuste legal que tanto la Segpres, como la propia Delegación nos indiquen, de modo de facilitar la instalación de todos los servicios públicos. En relación al Servel, el Tricel y la institucionalidad de Pesca, están en evaluación, y solo en el caso que el Gobierno y el delegado lo requieran, el mecanismo sería un proyecto de acuerdo entre los diputados de Ñuble. En el proceso de instalación de la nueva región no existen dos voces ni colores políticos distintos, por lo que la disposición de los parlamentarios de Ñuble es apoyar este proceso de forma unitaria y transversal”, sostuvo Gustavo Sanhueza (UDI).

Carlos Abel Jarpa, en tanto, aseveró que “por ser materias que le corresponden al Ejecutivo, nosotros como parlamentarios nos comprometimos a enviar un proyecto de acuerdo para que estos elementos sean incorporados, y organismos como el Servel o el Tricel tengan pronta presencia en Ñuble. Nos comprometimos a trabajar en conjunto para lograr la instalación óptima el 6 de septiembre”, dijo.

Arrau y Sauerbaum: miradas internas distintas

Por medio de una columna de opinión, el delegado, Martín Arrau, dejó en claro que “intentar separar un proceso que es intrínsecamente político, con aspectos técnicos que son parte del proceso de instalación, es una categorización que no tiene sentido, y que evidencia, en algunos casos, falta de comprensión sobre el real valor de esta etapa crucial que vivimos”.

Esto, en el contexto de algunas críticas -surgidas al interior de su propio conglomerado- respecto que estaría ejerciendo acciones que no le competen, y que serían más bien políticas.

Precisamente, a la reunión con los diputados de Ñuble, no asistió el legislador de RN, Frank Sauerbaum, quien sería uno de los que cuestionan este supuesto “doble rol”.

El parlamentario, quien se excusó por haberse comprometido con anterioridad con organizaciones sociales -al igual que el DC Jorge Sabag, quien tampoco asistió-, dijo que espera estar en un próximo encuentro entre los diputados de Ñuble y el delegado.

Arrau, en tanto, reconoció haber sentido cuestionamientos.

“Éste es un cargo de política pública, y construir ésta desde una oficina es difícil. Si no nos hiciéramos cargo de las demandas de la gente, la instalación sería un fracaso”, sentenció.

Comentarios