Cooperativa de viñateros en Quillón lanzó su primera producción

Por: 2018-04-16

Sólo bastó el primer vertimiento de uvas en el pozo de recepción para que el sueño de años comenzará a hacerse realidad.

Ante la mirada esperanzada y feliz de los 60 socios de la Cooperativa de Viñateros de Cerro Negro (Covicen) y la presencia de autoridades regionales y comunales, la nueva planta vinificadora de Quillón comenzó su primera producción de vino, el que será vendido a granel a las grandes casas vineras de la zona central del país.

"Estamos muy contentos y esto es algo muy importante, porque por primera vez vamos a producir vino como nadie aquí lo ha hecho, con tecnología de punta. Para nosotros en forma individual hubiera sido imposible llegar a esto, pero la asociatividad nos ha llevado a progresar a este nivel, gracias a la ayuda de Indap y de la Municipalidad de Quillón. El objetivo de nosotros es llegar a exportar vino y por lo mismo optamos por trabajar para tener estos equipos de última generación, lo que permite entregar un producto refinado y de mayor calidad", señaló Eduardo Carrasco, presidente de Covicen.

El primer turno fue de la uva País, conocida comúnmente como uva negra, cuyos mostos debieron realizar un recorrido por cinta transportadora hasta la despalilladora y de ahí directo a las cubas para su fermentación. La idea es que mantengan el hollejo, que finalmente le dará el color tinto al vino.

Por su parte, para los mostos blancos, la uva Italia debe cumplir con el mismo proceso, pero con un paso más, la prensa neumática que eliminará el hollejo, dejando el zumo para su posterior almacenamiento en las cubas de acero inoxidable.

FRUTO DEL ESFUERZO
Desde su instalación cómo cooperativa, los viñateros de Cerro Negro han logrado con gran esfuerzo cumplir todas sus metas. A través de su asociación consiguieron en primera instancia un centro de acopio y comercialización, mejorando en sobremanera los precios de venta. Fue así como lograron pasar de los 30 a los 130 pesos por kilo de uva.

"Sin duda, esto es muy importante, ya que representa la culminación o parte de un proceso que lleva cinco años desarrollándose, donde el municipio ha aportado con asistencia técnica para fortalecer la organización de los vitivinicultores. Pero además, logramos realizar nexos con grandes empresas e instituciones de la Sexta y Séptima regiones para que conocieran a estos productores y se interesaran por lo que están realizando", indicó Osvaldo Alcayaga, jefe de La Oficina de Desarrollo Económico Local (Odel) de Quillón.

El centro de vinificación llegó para coronar una labor impecable de mutua colaboración y una visión de negocio que incluso quiere llegar más allá de las fronteras nacionales. Es una inversión que superó los $230 millones, que sumaron a los 42 que costó la implementación del centro de acopio.

Cuatro meses deberán esperar en Covicen para probar su primera producción de vino. Se estima que sean más de 400 mil litros los que salgan al mercado, 300 mil de blanco y 100 mil de tinto, marcando un predominio de la cepa Italia.

Comentarios