“Con el volcán no está pasando nada distinto al año 2017”

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 2018-04-14

Su optimismo respecto de la temporada de esquí 2018 expresó el presidente de Nevados de Chillán, Guillermo Ruiz, quien descartó que la Alerta técnica Naranja declarada por el Sernageomin para el complejo volcánico represente algún cambio práctico para el desarrollo del turismo en la zona cordillerana.

-¿Cómo ve usted el desarrollo del destino Las Trancas-Termas de Chillán, a partir del rápido crecimiento de la cantidad de camas y de las inversiones de Nevados?

-Lo primero que hay que considerar es que ha habido una mejora sustantiva en la calidad de los servicios y el grado de satisfacción de los clientes, tanto que culmina con la obtención del premio, el año pasado, de estar entre los 25 mejores centros de esquí del mundo y ser el mejor de Chile. Evidentemente, el crecimiento de Las Trancas se ha debido a un mayor desarrollo de esto. Si uno mira objetivamente los números de clientes, ha habido un crecimiento sostenido a tasas que a veces superan el 8% a 10% anual. Así que yo tengo un tremendo optimismo de lo que va a suceder, claramente se está perfilando cada vez como un centro de esquí y de montaña más importante de Chile. La llegada masiva del ciclismo de montaña en nuestras actividades ha sido decisivo. Yo creo que los niveles de ocupación en Las Trancas son ostensiblemente mayores que los de años anteriores, dado que hoy, en época de verano, la cantidad de gente que sube a practicar ciclismo es sumamente importante, es una atracción conocida ya internacionalmente.

-¿Cómo enfrentan el cambio de comportamiento del turista regional, ahora que tiene una mayor oferta aerocomercial? Se lo pregunto porque ahora un penquista puede irse el fin de semana a Iquique en vez de subir a las Termas.

-Hoy el turismo tradicional, basado en una sola actividad, ya está en franca retirada a nivel mundial. Hoy nuestros competidores no son los otros centros de esquí, sino que los otros destinos adentro y fuera de Chile, la oferta es mucho más amplia. Lo interesante es que el desafío incorpora una cantidad muy grande de eventuales clientes, pues así como los de la Región del Bío Bío pueden ir a Iquique, los de Iquique ahora con mucha facilidad pueden ir a esquiar a la montaña.

-¿Cómo se vislumbra el trabajo en alianza con otros empresarios no solo del destino, sino que de otros destinos de la zona, como los del Valle del Itata?

-Esa ha sido precisamente la mirada con la que nosotros comenzamos y gran parte del desarrollo que ha tenido Las Trancas ha sido por todas las facilidades y el trato mutuo que nosotros nos hemos dado. El destino de nieve y de ciclismo debe trabajar sinérgicamente con Las Trancas. Nuestra meta en el largo plazo es que este destino turístico sea el destino emblemático de la Región de Ñuble, que cuando uno piense en Ñuble piense en la montaña.

Inversiones

-Ustedes ingresaron hace poco a evaluación ambiental un proyecto para construir dos edificios de departamentos. ¿Seguirán esa línea de inversiones inmobiliarias en los próximos años?

-Sin duda, nosotros vamos a continuar invirtiendo. Nuestra concesión es de 30 años, y nos quedan más de 25 años, y por lo tanto, estamos muy entusiasmados con nuevos proyectos, nuevos mejoramientos, hemos sentido el apoyo de la autoridad para hacerlo. Ahora, nuestra prioridad es invertir en el centro de esquí, que es lo que da la atracción; si el sector inmobiliario tiene una opción firme y decidida de construir edificios, nosotros preferimos que lo hagan ellos, pero si no hay una acción potente o la consideramos insuficiente para el crecimiento, nosotros también estamos disponibles para incorporar algunos aspectos más bien relacionados con la hotelería.

-¿Están pensando en levantar otro hotel?

-No, nosotros estamos pensando más bien en el concepto de apart-hotel, de pequeños departamentos para 3-4 personas, con un pequeño estar, en que las personas pueden estar el fin de semana, administrado desde el Hotel Nevados.

Disponibilidad de agua

-Desde el punto de vista de la sustentabilidad del negocio, ¿la disputa por el agua en tribunales entre el municipio de Chillán y los regantes del Diguillín está amenazando el suministro para el complejo?

-Sin duda el tema de las aguas se tiene que resolver. Son fases de procesos importantes. La Municipalidad de Chillán es dueña de las Termas y de las aguas termales desde más de un siglo atrás, un 40-50% de las aguas iniciaron hace como 30 años su proceso de regularización, con el resto nunca se hizo un proceso de regularización en todo este siglo, y precisamente hoy la discusión está sobre un 50%  de las aguas. Hay un 50% que está fuera de discusión porque la municipalidad inició, en los años ochenta, aunque no lo terminó, el proceso de regularización, y por lo tanto, ha quedado fuera. Estamos hablando de una parte de las aguas las que están en litigio. Nosotros confiamos en que esto se va a resolver de una manera lógica y razonable, yo confío en la institucionalidad chilena. Además, nuestros consumos son no consuntivos, es decir, nosotros no consumimos el agua, esta pasa por nuestras piscinas termales y luego vuelve al río, salvo un 2-3% del total de las aguas en disputa, y las aguas en disputa son cerca de la mitad de las aguas totales. Así que, viéndolo globalmente, más allá de consideraciones legales, es una discusión un poco artificial, que evidentemente va a tener que resolverse usando los cursos legales correspondientes.

-Desde esa perspectiva entonces, ¿la sustentabilidad del negocio no está amenazada por el tema agua?

-No, francamente no. Es un tema que se va a resolver, tomará uno o dos años, pero estamos en un país bastante cuerdo.

Alerta por volcán

-A partir de la Alerta técnica Naranja que rige desde el 5 de abril, ¿cree usted que esta temporada se repetirá lo ocurrido en 2016, cuando las visitas bajaron drásticamente por el inicio del ciclo eruptivo a partir del 31 de diciembre de 2015 y por la escasez de nieve?

-No, yo creo que no. Con el volcán no está pasando nada distinto. El volcán entró en un ciclo eruptivo hace más de dos años. El año pasado estaba en ciclo eruptivo y tuvimos un récord de público. Efectivamente en 2016 nos vimos fuertemente afectados por la falta de nieve, espero que este año no sea así, que yo creo que fue mucho más determinante que el volcán. Así que este año estamos súper optimistas, tenemos un andarivel nuevo que está en funcionamiento pleno desde el verano, creo que va a haber un récord de personas. Nosotros tenemos un volcán súper amistoso, que por sus características geológicas presenta procesos eruptivos lentos, siempre lo que haga este volcán va a ser lento, piense que lleva más de dos años en erupción. No ha existido ningún proceso eruptivo que haya generado riesgo para las personas, siempre es extremadamente lento. Tenemos que aprender a convivir con él, a quererlo y entenderlo.

-Pero la semana pasada la gobernadora hacía un llamado a no subir...

-Pero eso fue una situación de alarma provocada por un cambio en la alerta, pero esa situación cambió de forma importante, fueron las autoridades el fin de semana a la zona y el mensaje que se entregó fue de tranquilidad, y hoy hay bastante tranquilidad, yo le puedo decir que no hemos tenido una disminución relevante de visitas.

-Pero eso no se condice con las declaraciones de la semana pasada, de hecho, los empresarios de Las Trancas estaban bastante molestos.

-Yo creo que inicialmente hubo tal vez desinformación de lo que estaba pasando, pero las conversaciones que hemos tenido con el Gobierno apuntan en una dirección de tranquilidad, no de pánico.

-Bueno, usted tiene amigos muy influyentes en la UDI, así que me imagino que después de lo que ocurrió la semana pasada llamó por teléfono a alguno de ellos para plantearle este problema en el gobierno local.

-No, absolutamente, no se me ocurriría. Y espero que los amigos no tengan nada que ver. Las conversaciones han sido en términos oficiales con las autoridades, y hechas principalmente por el gerente general.

-Entonces, ¿ve improbable que se cierre la temporada por culpa del volcán?

-Mire, eso no depende de nosotros, sino de la autoridad. Solo le puedo decir que la autoridad nos ha transmitido un mensaje completamente distinto a eso, que es muy importante la temporada, desde el punto de vista del trabajo, del atractivo, de la imagen. No hay ninguna razón que amerite una situación como ésa, por lo tanto, no me pongo en ese escenario.

Comentarios