La renovada fórmula del Rojo para ser más ofensivo

Por: Rodrigo Oses Fotografía: AGENCIA UNO 08:20 PM 2018-04-12

El volante de corte Luciano Gaete vuelve al equipo titular con la responsabilidad de aportar en el quite.

Emiliano Astorga quiere asumir riesgos en casa para darle un sello más ofensivo a Ñublense.

El técnico de los diablos rojos asume que su equipo necesita más volumen en ataque jugando de local y por eso renovará su fórmula para sorprender a Melipilla, pasando de una línea de cuatro a una de tres en defensa y poblando el mediocampo.

Este jueves el estratega de los chillanejos, que han mostrado una preocupante falta de gol, que constrasta con su solidez defensiva, ensayó un 3-5-2, con el objetivo de darle más libertad a los laterales volantes para que apoyen la labor ofensiva.

La oncena titular
La oncena que alineó en el Complejo Paso Alejo la integraron Sebastián Contreras en el arco; la línea de tres en el fondo la formaron Hugo Bascuñán como líbero, Emiliano Pedreira, stopper por derecha y Juan Pablo Andrade, stopper por izquierda; Roberto Reyes asoma como lateral volante por derecha, Luciano Gaete vuelve al once estelar como volante de quite, acompañado por Octavio Pozo y Diego Sepúlveda retorna como lateral volante izquierdo.

Emanuel Croce fue ubicado como enganche y en punta, Michael Silva con Sebastián Varas que superó un lumbago para volver a ser el referente de ataque.

Uno que no asoma como titular porque arrastra una molestia muscular es el centrodelantero paraguayo Marcos Prieto, quien fue sometido a una resonancia magnética y podría ir a la banca de acuerdo a la evolución que tenga entre hoy y mañana.

“Espero llegar al partido y poder ser un aporte. La idea es ganar estos dos partidos de local que se nos vienen”, anticipa el guaraní.

Variantes
En la práctica de este jueves en Paso Alejo, Astorga también ensayó otras fórmulas imaginándose más de un partido en su cabeza. En caso de quedar en desventaja, asumirá más riesgos con un 3-3-4, centralizando a dos referentes de ataque y buscando ser punzante por las puntas, pero si su equipo se pone en ventaja y tiene que defender el triunfo, la tradicional línea de cuatro volverá a activarse en defensa. 

Astorga movió su pizarra buscando la mejor fisonomía ofensiva, pero ahora son sus dirigidos los que deben traducir en cancha la renovada fórmula con la que desea, no sufrir tanto para ganar.

Comentarios