"Sam" Bravo: "Ñublense es un club del que uno se enamora"

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Mauricio Ulloa 08:00 PM 2018-04-12

Bravo podría reaparecer el domingo por Melipilla luego de ser sometido a una cirugía por un cálculo renal.

El próximo 30 de abril se cumplirán 10 años del hito deportivo más importante de la historia centenaria de Ñublense: la clasificación a la Copa Sudamericana.  
La única ocasión en que el Rojo ha disputado un torneo internacional.

Protagonista de esa hazaña que se timbró una tarde de otoño en Linares, con triunfo por 3-2 sobre Audax Italiano, fue el actual portero de Melipilla, Jaime “Sam” Bravo, quien el domingo, y tras ser intervenido de un cálculo renal la semana pasada, volverá al estadio Nelson Oyarzún atajando por los “Potros”.

“Uno se encariña con algunos clubes y una de ellos es Ñublense, por todo lo que viví ahí. Pasaron cosas importantes en ese plantel del 2008, con la muerte del ‘Torpedo’ Núñez, que nos marcó, nos cambió el chip, hicimos historia, terminamos primero y clasificamos a la Copa Sudamericana. Le tengo mucho cariño a Ñublense”, recuerda Bravo desde Melipilla, quien revela que el principal logro del club chillanejo tuvo tintes de milagro.

“Pasaron cosas impresionantes. En la definición con Audax Italiano para ir a la Sudamericana, Carlos Villanueva me tiró un tiro desde la mitad de la cancha, pegó en el horizontal, picó un metro antes y el árbitro no lo cobró”.

La cábala y un partido especial
“Sam” también recuerda la cábala que tenía con el técnico Fernando Díaz. “Me tiraba el penal al mismo lado los viernes finalizado el entrenamiento y lo tenía que atajar. Pero una vez me lo hizo y se quería morir, jajaja. Al final ganamos igual”, evoca, antes de reconocer que el del domingo será un duelo especial y durísimo.

“Tenemos un equipo con buenos nombres, pero entendieron que con el nombre no se gana, hay que correr, apretar los dientes y la victoria sobre Cobreloa nos ayuda mucho. En Ñublense están Michael Silva, Hugo Bascuñán, contraatacan muy bien, tienen a Varas que es el goleador histórico, sabemos que será un rival complicado, sé lo que es jugar allá, esperamos hacer un buen partido, le tengo mucho cariño a la gente de Chillán”, recalca.

“Pude volver, pero...”
El arquero campeón con Unión Española el año 2005 revela que pudo volver a Ñublense, “pero me dijeron que no había plata. Yo quería una oferta formal, no sé como ahora se estará manejando el club, si está Rubén Espinoza o Hernán Rosenblum. No quiero hablar de los dirigentes que están ahora, pero el fútbol da muchas vueltas y ya está. Pero hay algo especial, lo que pasa es que uno se enamora de Ñublense, por como se vive el fútbol, el apoyo de la gente que te respeta. Se vivirá algo especial el domingo. El plantel del 2008 que llegó a la Sudamericana debería ser más respetado, porque llegamos a la primera Copa Internacional. Por eso tengo sentimientos encontrados”, sentencia.

Comentarios