Reformalizan a 11 imputados e insisten en lavado de dinero

Por: Felipe Ahumada 08:20 PM 2018-04-10

300 municiones tenía la banda tras varios allanamientos realizados por la PDI.

El fiscal asistente Florentino Bobadilla, del Ministerio Público de Chillán, reformalizó a los 11 imputados que tiene la causa denominada “Operación Rengo”, que inició como una investigación por tráfico de drogas y que podría transformarse en la primera causa por lavado de dinero en la jurisdicción judicial de Ñuble.

Si bien la semana pasada se había anunciado que se formalizaría a los imputados, todos con residencia en Rancagua o Santiago, por lavado de activos, Bobadilla advirtió que “esa es una investigación que sigue en curso”, pero que el propósito de la audiencia de hoy (ayer) era reformalizar a los imputados para poder precisar la real participación de cada uno en los diversos hechos investigados.

Aún así Bobadilla adelantó que “lo del lavado de activos se justifica porque conforme fue avanzando la investigación respecto al patrimonio de cada imputado, se encontraron evidencias que apuntaban a que con el dinero obtenido por la venta ilegal de drogas se haría realizado compra de diversos bienes.

De hecho el primer  día en que se les detuvo se les incautaron vehículos y otros bienes por un valor de a lo menos 300 millones de pesos”, no descartando que pueda aumentar la cifra conforme avanza la investigación.

La Operación Rengo, que es perseguida por la Brigada Antinarcóticos y Crimen Organizado (Brianco) de la PDI de Chillán, comenzó en marzo de 2017, cuando personal de esta brigada detuvo a dos chillanejos por el delito de tráfico de pasta base. En adelante se siguió la hebra que les permitió identificar a los 12 integrantes de esta banda, que es liderada por Ada Soto Mena y que distribuía droga a diferentes ciudades del sur de Chile.

Las detenciones y allanamientos a los domicilios de la Región Metropolitana y de la Región de O’Higgins se materializaron en septiembre de 2017, y que totalizaron 16 kilos de clorhidrato de cocaína, ocho pistolas, cuatro revólveres, una escopeta, 300 municiones de distinto calibre y casi dos millones de pesos en efectivo.
Todos los imputados se encuentran en prisión preventiva desde esa fecha, incluyendo a los padres de Ada Soto Mena. Solo se sobreseyó a Arturo Garrido Guerra quien se suicidó por ahorcamiento mientras estaba en prisión preventiva, en Chillán.

Comentarios