Sumplementeros cumplen 50 años trasladando la información a las calles

Por: Felipe Vergara Fotografía: Mauricio Ulloa 12:55 PM 2016-04-30

Hoy son tiempos modernos y la tecnología no da tregua. Cada segundo llega a nuestro celular una noticia nueva y nada pasa desapercibido. 

No obstante, el ritual de hojear un diario aún es intransable por muchos y la mayor prueba de esto la tienen quienes durante décadas han llevado cada portada a las familias de la provincia.  

Se trata de los suplementeros, quienes por estos días están de fiesta y han demostrado que su actividad sigue tan vigente como en épocas pasadas. 

Es que son cerca de 80 las personas que se dedican a este oficio en Ñuble, razón suficiente para seguir trabajando llenos de orgullo. Sobre todo ahora que cumplen 50 años de existencia. 


“El año 66 se fundó el sindicato. Yo entré el año 68, pero se creó dos años antes. Fue un 13 de mayo que se concretó con las 25 personas que exige la ley. Hoy son 43 personas sindicalizadas”, cuenta el actual presidente de la agrupación, Benjamín Briones. 


Es por eso que esta noche se reunirán en una cena todos los integrantes de la organización, aprovechando que mañana, como todos los 1 de mayo, no se venderán periódicos a lo largo del país. 


Aprovechando esta contingencia, el gremio quiso darse el tiempo para reflexionar y también asimilar el sacrificio histórico que ha significado su labor. 


“En esa época (1966) los diarios llegaba a Chillán por medio del tren y algunos distribuidores que habían no daban el porcentaje correspondiente, daban lo que ellos querían. Con esa finalidad se formó un sindicato, para poder unir criterios y después presentarse ante las empresas periodísticas de esos años. Costó mucho pelear los beneficios”, recuerda el dirigente, quien ya suma 47 años dedicándose a esta actividad. 


Es por eso que se conmemorarán diversos hitos. Se reconocerá a suplementeros de extensa labor y a gente relacionada con el rubro. Uno de ellos es Rolando Quintana, director de la Agrupación Folclórica Parronal y quien compuso una cueca en honor a quienes desempeñan esta función. 


“Nosotros apadrinamos a esta agrupación y ha sido bien gratificante para nosotros. Ellos ensayan en la sede y nos hicieron una cueca. Nos ha dado bastante satisfacciones”, comenta con emoción Mario Muñoz, secretario del sindicato. 


No obstante, para muchos puede sorprender que aún exista tal cantidad de personas ejerciendo esta tarea. Pese a eso, la vocación siempre ha estado primero. 


“Ahora se vende el autito con el diario, cuchillería, artículos para el hogar, algunas cosas que son de bastante buena calidad y a un precio un poco más bajo. Eso ha sido un gancho y una diversificación del oficio. Estamos vendiendo CD’s, films y películas, entre otras cosas. Antes era solo diario y revistas. Así era hace unos 20 años atrás”, explica Muñoz. 


Reinvención que ahora los tiene como piezas fundamentales de cada calle en las comunas ñublensinas. Aunque ahora hay otros caminos para llegar a la información, nada modifica el saludo  sincero y afectuoso del incansable suplementero. 

Comentarios