Dylan Iturra va por su revancha en el Mundial de Túnez

Por: Camilo Díaz Fotografía: TMD Ñuble 09:25 AM 2018-04-09

El chillanejo Dylan Iturra Sandoval, vivirá mañana su revancha sobre el tatami tunecino, donde competirá por Chile en el Mundial Junior de Taekwondo, en la ciudad de Hammamet.

Y es que el deportista chillanejo, ya tuvo acción en el país del norte de África en el marco de los clasificatorios a los Juegos Olímpicos de la Juventud, luego de que quedara en la ronda de los 32 mejores de la cita en -48 kilogramos, donde pasó directo a la segunda ronda por ranking, y cayera posteriormente 11-31 ante el koreano Seong-Bin Im.

“El koreano era uno de los favoritos. Era súper bueno. Entré motivado, con nervios pero de esos buenos, que te hacen sentir seguro de sí mismo, súper pegado a la cancha. Así me sentía. Pensé que no sería tan difícil manejarlo cuando me dijeron cómo peleaba, pero su habilidad de piernas y el trabajo con el peto que él tenía, era increíble, y me anuló casi en un cien por ciento”, detalló Iturra con LA DISCUSIÓN desde Hammamet, asumiendo que quedó con un gusto amargo, pero con la clara consigna de que “a veces es necesario perder para poder ganar. De los errores se aprende”.

Ahora, en el marco de lo que será el Mundial Junior de la disciplina, mañana el seleccionado nacional verá acción sobre el tatami africano, esta vez en la categoría -51 kilogramos.

“Lo anterior en el preolímpico me ayuda a entrar incluso más motivado en lo que será ahora en el Mundial, y así poder demostrar a lo que en realidad vine hacer. Físicamente me siento también súper bien, y donde también el tema del peso no es tanto, lo cual me favorece, y donde el esfuerzo no será tanto”, detallaba el formado en Guerreros Sepul, y quien previo a su viaje a Túnez, estaba aún un kilo sobre lo que debía tener para entrar en la categoría de -48 kilogramos.

“Mañana (hoy) me peso, y el martes compito. A dejarlo todo en la cancha, con toda la gana, el corazón y el ‘power’ posible y ojalá poder sacar algo. Y de perder, que sea luchando”, cerró esperanzado el alumno del Colegio Enrique Salinas.

Comentarios