RN pierde la paciencia por directivos de Bachelet

Por: La Discusión 06:00 PM 2018-04-08

La salida de los jefes de servicios públicos vinculados al Gobierno de Bachelet, se ha transformado en un dolor de cabeza para la nueva administración.  En Ñuble, si bien se ha materializado la renuncia de directivos del anterior Gobierno, como en el Deproe o la Comisión Nacional de Riego, en otras dependencias, como Servicio de Salud Ñuble, Indap o Serviu, los titulares se mantienen, ya sea porque sus puestos fueron confirmados por el sistema de Alta Dirección Pública o porque simplemente aún no se les ha finiquitado en términos contractuales. 

La espera parece impacientar a muchos dentro de Chile Vamos, tanto, que desde la Juventud de Renovación Nacional en Bío Bío se refirieron en duros términos a la permanencia de los directivos de la administración bacheletista.  El más duro, hasta ahora, es Daniel Gutiérrez, presidente de la Juventud de Renovación Nacional en la región del Bío Bío, quien calificó de “nueva grasa estatal” a los jefes de servicios que hoy tienen en jaque al actual gobierno, debido, sostiene, a que muchos de ellos se niegan a renunciar a sus respectivos cargos, y permitir que se realice un nuevo concurso público.

“Los jefes de servicios en cuestión fueron contratados el año 2017, último año de la administración Bachelet y por su naturaleza, estos contratos tienen una duración de 3 años y sueldos cuantiosos, lo que obligaría al ejecutivo a desembolsar cifras millonarias por concepto de indemnizaciones si optara por el despido de estos”, afirmó Gutiérrez a www.ladiscusion.cl.

La ley orgánica constitucional 18.575 de bases generales de la administración pública en sus artículos 25 y 27 establece que los servicios públicos dependen directamente del Presidente de la República o en su defecto, si son servicios descentralizados, del Intendente, lo que los convierte en cargos de ejecución de políticas públicas, siendo difícil dilucidar un desempeño óptimo de aquellos funcionarios que no comparten o no creen en políticas públicas que deberán implementar.

Gutiérrez indicó que se espera que este tema se solucione con el paso de los días y aquellos funcionarios cuyas disyuntivas políticas no les permitan desempeñarse de manera correcta en sus cargos dejen éstos, “pues no debemos olvidar que sus sueldos, así como las indemnizaciones, son pagadas por todos los chilenos, y si el motor de su gestión es el servicio público, hacen un desgaste innecesario en el aparato estatal, puntualizó.

Comentarios