Regantes protestan hoy en San Carlos por reforma al Código de Aguas

Por: José Luis Montes 09:55 AM 2016-04-30

Para hoy se convocó a los regantes de la Séptima y Octava Regiones a un acto que tendrá lugar a partir de las 11.00 horas en la medialuna de San Carlos, que cuenta con el apoyo de la Confederación de Canalistas de Chile y de la Federación de Comunidades de Agua, el que sería masivo según anticiparon los organizadores. El objetivo del encuentro es informar a la opinión pública las implicaciones sociales que significaría la aplicación de un caudal ecológico de un 20% de todos los ríos del país.


También se busca que la instancia sea una forma para sensibilizar a las autoridades del Gobierno y los parlamentarios de la zona, sobre lo que los regantes estiman es un grave error en que se incurrió en la Comisión de Recursos Hídricos y Desertificación de la Cámara de Diputados, donde recientemente se aprobaron indicaciones al proyecto de reforma al Código de Aguas, que buscan imponer un “caudal ecológico” en todos los ríos de Chile, que aseguran “acarreará dramáticos efectos  sociales y económicos sobre cientos de miles de personas del mundo rural, que verán afectado su modo de vida y subsistencia en pos del cumplimiento de esa iniciativa parlamentaria”, como establece un documento que ha hecho circular la Junta de Vigilancia del Río Ñuble.


“Nosotros no nos oponemos a un caudal ecológico y de hecho ya se ha normado sobre ello, pero estamos por un manejo integral de la cuenca, con criterios técnicos. Al aplicar en forma retroactiva un caudal ecológico de un 20% a todas las cuencas, sin comprender las realidades de cada una, significará que más de un 30% de la superficie cultivable se va a perder, más del 80% del agua se verterá en el mar y nuestros compatriotas sufrirán por una disminución ostensible en la oferta de alimentos”, comentó Martín Arrau, director de la Junta de Vigilancia y coordinador de la actividad que se desarrollará hoy.


Arrau agregó que  “acá se habla de que el agua debe ser un bien nacional de uso público y nuestra legislación ya resguarda esa condición, por lo que no comprendemos esta mirada política, que no tiene relación con la realidad y que menos aún se respalda de argumentos técnicos”.


El representante de la Junta de Vigilancia del Río Diguillín, Francisco Saldías, entidad que también participará en la manifestación de San Carlos, comentó  que “la historia ha demostrado que el agricultor, gracias a su derecho de aprovechamiento de agua, tiene una certeza para la subsistencia familiar y se arriesga con nuevos emprendimientos agrícolas para el bienestar de las nuevas generaciones. Por esta razón, la actividad de este sábado (hoy) busca sensibilizar a nuestras autoridades, para que no tomen decisiones que terminen afectando los derechos de agua ya otorgados, que atentan seriamente contra la producción de alimentos y la vida en los campos de los pequeños agricultores”.


En la ocasión los directivos de los canalistas también abogarán porque se inviertan más recursos en la construcción de grandes reservorios de agua, aspecto en el que estiman Chile está en deuda, ya que se concreta un proyecto de magnitud cada 10 años.


Una explicación más técnica de la oposición al tema del caudal ecológico entregada por los convocantes a la manifestación precisa que por un lado, debido al cambio climático, se prevé una disminución progresiva de los caudales de los ríos. También que la forma de la Dirección General de Aguas utiliza una metodología para estimar la disponibilidad de agua y del caudal ecológico mínimo “a través de estadística de caudales medios mensuales, es una metodología en desuso en el mundo entero, lo que induce al nulo reconocimiento de la conducta real de los cauces, básicamente porque los tratamientos estadísticos tienden a ocultar los eventos particulares que a diario se generan en los ríos de Chile (eventos extremos), y adicionalmente, ignorando que existe un uso diario, bajo el pronunciado decrecimiento dentro de los meses principalmente en periodo estival (temporada de riego) en la actividad agrícola, donde promedios estadísticos esconden la realidad, en consecuencia que la práctica del riego se realiza día a día, dependiendo de las fluctuaciones de caudal presente en los cauces”.


Se argumenta que también es un error  aplicar “el mismo criterio para distintos lugares de cada río en todo el país, en consecuencia que cada sección del cauce es particular y debe ser evaluado individualmente”.


COMPARACIÓN
El documento hace además una comparación a través de gráficos de barras de caudales reales de los últimos cinco años en el río Ñuble y una simulación comparativa de lo que ocurriría con el concepto de caudales ecológicos de 20% que se piensa introducir en la nueva legislación, concluyendo que se registraría una merma de  aproximadamente  un 40% la disponibilidad del recurso hídrico, “dejando de regar en consecuencia, al menos un 40% de la superficie actualmente regada, afectando a 12.000 hectáreas, situación paradójica considerando que hoy es una prioridad nacional el enfrentar los efectos del cambio climático, y claramente la solución no pasa por empobrecer al sector, a su gente y disminuir la producción de alimentos en pos de aumentar los caudales de los ríos con una finalidad ecológica para que esa agua finalmente se vierta en el mar”. 


A los regantes organizados, según lo afirman en el mismo documento, les agrada y acomoda  el sistema actual de leyes que rigen el uso de agua, que es autogestionado y donde se deja la posibilidad que cada usuario pueda “comprar, vender, arrendar o heredar sus derechos, permitiendo que cada persona decida  y dé el mejor uso al agua, sin mayor intervención del Estado”.

Comentarios