Advierten que área de exclusión debe evacuarse

Por: Jorge Chávez Fotografía: Victor Orellana 09:45 PM 2018-04-07

Especialistas en volcanología física y en desastres, aseguran que debe primar lo técnico para adoptar las medidas preventivas, ya que una erupción mayor es cuestión de tiempo.

Onemi afirma que nivel Naranjo los obliga a estar preparados, pero que no  es sinónimo de evacuación.

La decisión adoptada por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) el pasado jueves, de elevar a Naranja la alerta sobre riesgo eruptivo del Volcán Nevados de Chillán, fue el factor determinante para que la Intendencia del Bío Bío anunciara la extensión de la zona de  exclusión, pasando de un radio de cuatro kilómetros hasta alcanzar los 10 kilómetros.

El perímetro considerado por la autoridad regional, basado exclusivamente en los informes técnicos emanados por el Observatorio Volcanológico de los Andes del Sur (Ovdas) del Sernageomin, se entiende como una zona de riesgo para la presencia de personas.

Pese a que el complejo turístico Nevados de Chillán se encuentra aproximadamente cinco kilómetros del macizo, el Gobierno ha explicado que la extensión del territorio sensible no necesariamente debe ser un radio perfecto y fue explícito al remarcar que en algunos sectores no se llegará a los 10 kilómetros, por lo que de momento descartó una pronta evacuación de los casi 300 visitantes y trabajadores de las empresas turísticas que actualmente se encuentran en el lugar.

La determinación de la Intendencia se ajusta a la lectura que hace del evento la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), repartición que mantiene el nivel de Alerta Amarilla desde el 31 de diciembre del 2015.

Gilda Grandón, directora regional de la repartición que gestiona las políticas de prevención y reactivas ante desastres, explicó a Radio La Discusión 94.7 que el aumento en el nivel los obliga a mantener activo y dispuesto todos los mecanismos de emergencia, pero no la reubicación de los lugares poblados por el momento.

“La Alerta Naranja no es sinónimo de evacuación. La alerta que emite Sernageomin es respecto al estado de actividad del volcán y las alertas que emite la Onemi son coordinadas en base a la información técnica del complejo y se refieren a la reacción del sistema de protección civil, particularmente para estar listo y preparado ante un posible evento. El protocolo entre Onemi y Sernageomin establecen estas distinciones”, recalcó.

Evacuación
El geólogo y especialista en volcanología física y análisis de riesgos volcánicos, José Luis Palma, comentó que, de acuerdo a los conocimientos que tiene del tema, lo lógico y pertinente es que el perímetro de exclusión que se ha definido debería ser evacuado.

“Yo personalmente, con la información que tengo y que no es la misma que tienen las autoridades o el observatorio (Ovdas), diría que es correcta la ampliación de la zona de exclusión y ese sector donde está el hotel debería ser evacuado; pero es algo que debe ser revisado por las autoridades”, detalló.

El académico del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Concepción (UdeC), enfatizó que una erupción mayor del Volcán Chillán es inminente y que solo es cuestión de tiempo para que se produzca aquel fenómeno.

“El domo sigue creciendo y está dentro de un cráter que tiene un borde más bajo en el lado oriental, en donde está solo a unos metros, lo que significa que, de seguir creciendo, va a empezar a rebalsarse, va arrastrar rocas y flujos piroclásticos, que son de alta peligrosidad; la ventaja es que este rebalse se produciría hacia el noreste, que es una zona donde no vive mucha gente. Sin embargo, sí se pueden presentar explosiones de mayor magnitud que las vistas hasta el momento. De continuar con esa tendencia de inestabilidad, podrían seguir ocurriendo explosiones mayores y el punto es que alguna de esas explosiones más grandes podrían no solo afectar el sector oriental, sino que también el occidental, donde están las instalaciones del Nevados de Chillán, las Termas y Las Trancas”, sostuvo.

Prevención
Pese a mencionar que no tiene claro cuáles son las variables que maneja la Onemi para evitar la erradicación de las personas instaladas en el complejo turístico Nevados de Chillán, el director del Programa de Educación en Desastres de la Universidad de Concepción (UdeC), Óscar Cifuentes, advirtió que las acciones preventivas deberían ajustarse a los antecedentes presentados por Sernageomin.

“Si hay personas, comunidades o empresas que están forzando las cosas para no verse perjudicadas, no lo puedo indicar, creo que no es el criterio. Debería primar el criterio técnico y la seguridad de las personas antes que cualquiera; para mí la prevención es fundamental (...); habría que preguntar a las autoridades por qué se está dejando esa zona de exclusión fuera”, subrayó.

El experto destacó la labor realizada por Sernageomin y sentenció que, gracias a los antecedentes ofrecidos, es posible saber la peligrosidad del macizo.

“Con los volcanes no se juega, no sabemos lo que va a ocurrir, por eso creo que, en este caso, el Servicio Nacional de Geología y Minería tomó las precauciones, entregó la información a las autoridades para que tomen las decisiones preventivas”, culminó.

Riesgo latente
La Intendencia de la Región del Bío Bío, en coordinación con la dirección regional de la Onemi, actualizó la Alerta Amarilla para las comunas de Pinto, Coihueco y San Fabián de Alico, lo que implica que se mantendrán las coordinaciones con los integrantes del Sistema de Protección Civil para alertar oportunamente y dar adecuada respuesta ante los posibles escenarios.

Al respecto el alcalde sanfabianino, Claudio Almuna, lamentó que pese a que se tenía claro que la peligrosidad del volcán iba creciendo con el correr del tiempo y que fueron dos años de Alerta Amarilla, hasta el momento no se han realizado trabajos en los caminos.

“La principal preocupación que tenemos nosotros es que no se han arreglado las rutas vecinales. Se le ha pedido a la Dirección de Vialidad el uso de bulldozer y maquinaria pesadas que realmente mejore la ruta desde Los Sauces hasta el interior de Roble Huacho, porque esto nos va a permitir de que si existe una erupción, poder evacuar tanto a las personas que viven en Chacayal que es de Coihueco, a las de Roble Huacho, al sector de Veranadas”, explicó. 

La autoridad también se quejó por la pobre señal de telefonía que tienen los poblados cordilleranos de su comuna, por lo que hizo un llamado expreso al Ejecutivo para que, al menos, faciliten la conexión vial para que sirva como medio de acercamiento y eventualmente de escape.

“Somos una de las comunas más débiles en cuanto a las comunicaciones. En Los Sauces la cobertura es casi nula, entonces ellos no van a poder recibir la información porque no tienen señal prácticamente. Se hace necesario, ojalá de forma urgente, contar con este decreto del Ministerio del Interior o una solución que aporte la Seremi de Obras Públicas para el uso de maquinarias”, sentenció.

Decisiones
El senador del Partido por la Democracia (PPD), Felipe Harboe, cuestionó que el aumento en el nivel de alerta del volcán no haya significado la evacuación de las personas instaladas en el complejo Nevados de Chillán.

“Me llama la atención de que la autoridad adopte la medida de elevar la Alerta de Amarilla a Naranja, porque eso genera en si mismo un ambiente de preocupación y afectación hacia la actividad económica, pero más encima no se ha explicado los fundamentos para que se mantenga la situación tal como está y evitar la pérdida de vidas humanas. Hay protocolos históricos y técnicos establecidos con anterioridad que, al parecer no se respetaron y se cambiaron; algo pasó ahí”, precisó el parlamentario de la oposición.

Comentarios