En Chillán se formalizará el caso “Rengo Norte”

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Fernando Villa 09:30 PM 2018-04-02

Hasta este lunes estuvo en calidad de “secreta” la investigación bautizada por el Ministerio Público de Chillán como “Operación Rengo Norte”, que arrojó a partir de septiembre del año 2017 una exacta docena de detenidos, uno de Chillán y el resto de la comuna de Rengo, en la Región de O’Higgins.

Abierto el sumario se reveló que no solo se formalizará a los detenidos por los delitos de tráfico de drogas y tenencia ilegal del arma, sino que ahora se estará ante la primera formalización por el delito de lavado de dinero que se investiga en Ñuble.

La formalización, en estricto rigor, tenía fecha de audiencia para este jueves en la mañana, en el Juzgado de Garantía de Chillán, sin embargo, la defensa de una las imputadas, Ada Soto Mena, presunta líder de la organización, logró que el tribunal anulara la audiencia, toda vez que los intervinientes se enteraron en la misma de que la Fiscalía pretendía formular cargos por lavado de dinero, sin habérselo comunicado con anticipación ni a los imputados ni a los defensores.

De esta manera, se fijó fecha para el próximo lunes 9 de abril.

Las incautaciones totalizaron vehículos por 300 millones de pesos, 16 kilos de clorhidrato de cocaína, ocho pistolas, cuatro revólveres, una escopeta, 300 municiones de distinto calibre y casi dos millones de pesos en efectivo.

La detención de abril 
Esta investigación se comenzó a destapar en abril de 2017, ocasión en que la Brigada Antinarcóticos y Crimen Organizado (Brianco) de la PDI detuvo en Chillán a una personas a quien se le incautaron cinco kilos de pasta base.

Siguiendo esa línea de investigación, se descubrió que el chillanejo tenía proveedores y financistas radicados en Rancagua y Santiago.

En el mes de septiembre Marcelo Mendoza, actual director regional de la PDI en Ñuble, hacía público el masivo golpe y comentó que “se logró establecer quiénes eran los proveedores, se ejecutaron allanamientos en varias regiones del país y se incautaron más de 16 kilos de sustancias ilícitas. Se detuvo a seis hombres y seis mujeres”.

El caso trajo a los tribunales locales al abogado Antonio Garafulic, conocido por ser quien defendió a Sebastián Dávalos y a Natalia Compagnon en el caso Caval.

Garafulic había intentado  que el Juzgado de Garantía de Chillán se inhabilitara ante la causa, considerando que los detenidos eran y, eventualmente, operaban en Santiago, lo que no fue acogido por el juez Carlos Benavente, ya que el primer crimen investigado en esta causa se detectó y se investigó en la capital regional de Ñuble.

“Justos por pecadores”
Para el defensor de Soto Mena, el abogado Rodrigo Vera Lama, “si bien mi representada y otros de los imputados tienen antecedentes por tráfico, en ningún caso operaban de manera mancomunada y menos de forma jerarquizada”.

Aseguró además que de los 11 imputados que quedan vivos (uno se suicidó en la cárcel de Santiago), “hay dos, los padres de mi representada, ambos de la tercera edad, que no tienen vínculo alguno con la causa y si están detenidos es porque parte de la droga incautada fue escondida en su casa sin que ellos lo supieran”.

Comentarios