Editorial | Expansión del cibercrimen

Por: 09:45 AM 2018-04-02

Si bien los delitos informáticos aparecieron prácticamente desde la invención de los computadores, por el uso de estos dispositivos como medio para cometer robos y otros fraudes, en los últimos años se ha visto un aumento del cibercrimen. 

En principio, estos temas no deben ser conversados solo entre los profesionales de tecnologías de la información, pues pueden afectar a cualquier persona. Igualmente, se debe considerar que estas nuevas amenazas son independientes del factor geográfico, y por lo tanto, también en Quirihue, Trehuaco o Coihueco hay que hacer frente a estos nuevos riesgos. 

Según el reporte de la brigada del cibercrimen de la PDI cada vez más personas en Ñuble son víctimas de delitos informáticos, lo que evidencia una gran fragilidad y falta de prevención. En el caso de empresas, esta situación se agrava a causa de la falta de despliegue de políticas de seguridad, así como por la falta de concientización de los trabajadores.

Entre los delitos más frecuentes, especialmente a nivel empresarial, tenemos el robo de información. 80% de los crímenes de este tipo proviene del interior de las mismas corporaciones, es decir, los empleados, incluso los que generan mucha confianza pueden ser la mente maestra detrás del robo de datos valiosos para la empresa. 

Otro de los delitos de mayor frecuencia son los ciberataques en redes sociales y teléfonos móviles. En lo que respecta a redes sociales, el robo de identidad es uno de los métodos más usados para obtener información de una persona con el fin de perjudicarla u obtener algún beneficio. De acuerdo al último reporte de cibercrimen de Norton, en 2017 hubo casi seis millones de fraudes manuales y cerca de 600.000 falsas ofertas y encuestas, únicamente en Facebook. 

Por otro lado, en lo que se refiere a ataques ocurridos a teléfonos móviles, el modus operandi más concurrido es el de enviar mensajes de texto. En Chile, 55% de usuarios de dispositivos móviles ha recibido un mensaje de texto de alguien desconocido. 

Para contrarrestar este panorama del alto crecimiento delictivo, es necesaria una mayor profesionalización en el rubro de lo que se llama “forensia digital”, disciplina que tiene por objetivo disminuir la amenaza de delitos informáticos. 

El tema no es menor, pues según el más reciente estudio de Kapersky, en los siguientes dos años las ciber amenazas representarán el mayor peligro para las empresas, por encima del temor a los problemas económicos. 

A diferencia de otros delitos, el cibercrimen cuenta con características distintivas comunes, como son la novedad, la potencialidad lesiva, su dimensión transnacional, su constante evolución y, derivado de todo ello, la dificultad de su persecución. Por lo tanto, resulta tan necesaria la prudencia y el cuidado a la hora de tener que suministrar datos personales a través de la Red, como la colaboración entre todos los agentes sociales, principalmente las empresas, para evitar que el cibercrimen continúe extendiéndose hasta ocupar todos los ámbitos de la actividad en la red. 

 

Comentarios