Los desafíos del PDA local en su tercer año de aplicación

Por: Jorge Chávez 11:50 AM 2018-04-01

Hoy parte oficialmente el periodo de restricción al consumo de leña para la calefacción domiciliaria en Chillán y Chillán Viejo, de acuerdo a lo dispuesto en el Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) vigente en la zona desde el 28 de marzo del 2016. Serán seis meses en que los habitantes de la intercomuna deberán limitar el uso del popular combustible y ajustarse a lo consignado en el documento durante los días decretados como críticos por quema de biomasa, en sus etapas de Alerta, Preemergencia y Emergencia Ambiental, de modo que la medida de excepción finalizará el próximo domingo 30 de septiembre.

Si bien el objetivo principal del texto legal es que en 10 años se reduzca un 59% la saturación por material particulado fino 2,5 (MP2,5), contenido en el humo de leña, la aplicación de las medidas prohibitivas y las llamadas estructurales, como son el recambio de estufas y la aislación térmica de viviendas, no han avanzado al ritmo de las necesidades. De acuerdo a los cálculos basados en la información entregada por el Gobierno, hasta el momento el promedio de cumplimiento roza el 5%, estadística que deberá ser abordada con especial atención por las autoridades de la nueva administración.

Falta de recursos para su ejecución, reclamos ciudadanos por la prohibición al encendido de estufas sin que cuenten con otras alternativas de calefacción y molestia del sector empresarial por la paralización de sus actividades pese a que la saturación por humo de leña en muchas jornadas fue inferior a lo proyectado, son solo algunos de los inconvenientes que el Ejecutivo deberá asumir como verdaderos desafíos en su intención por mejorar el documento y así mitigar la tóxica contaminación.

Al respecto, el doctor en Ingeniería Civil y director del Programa de Doctorado en Energías de la Universidad de Concepción (UdeC), Jorge Jiménez, comenta que los PDA no son instantáneos en sus resultados y que requiere de una intervención muy alta en cuanto a la aplicación de sus políticas estructurales. El académico añade que el hecho de que el documento local no haya nacido con recursos exclusivos, debilitaría lo planificado.

“Muchas veces el problema es la escasez de recursos, ya que los que existen se tienen que compartir con otras entidades, ministerio y programas; pero cuando uno analiza el tema de la contaminación hay que tener una mirada más amplia. Cuando se mejora la calidad del aire también mejoran las estadísticas de enfermedades, sobre todo, las respiratorias y cardíacas, entonces los ahorros se pueden dar de manera importante en salud. El tema de financiamiento de muchos planes, como el de Chillán, es un gran desafío porque son costosos y si bien la forma más fácil de hacerlo sería prohibir la leña, es complejo por los impactos sociales que genera”, opina.

El experto comenta la necesidad de que se instale en Chillán el debate referido a las opciones de que el Estado ofrezca de manera masiva combustibles más limpios para la calefacción, como el gas y la electricidad, dejando atrás la biomasa como matriz energética.

“Cuando se empieza a discutir el tema sobre la posibilidad de implementar proyectos ya sea de redes de gas u otro tipo de energía, se genera la discusión respecto a las implicancias que tiene porque se trata de planes mayores donde no solo se basa en instalar un tendido de gas, sino que se tiene que ver cómo todo esto tiene un costo razonable y eso es parte de la planificación que debe pensarse desde el punto de vista energético de mediano y largo plazo, para generar un cambio y las familias chillanejas no queden con este problema de gasto excesivo si es que se prohibiera la leña que, desde mi punto de vista, es la medida más efectiva”, opina.

Escasez de recursos

La expectativa de la anterior autoridad regional de Medio Ambiente era que hasta diciembre pasado se tendrían entregados 839 modernos calefactores en la intercomuna, cantidad que solo representa un 4,2% de los 20 mil equipos que se tienen que reemplazar hasta el 2026. En términos de aislación térmica de viviendas, que es la segunda medida estructural del texto ambiental, el programa tampoco ha avanzado con la rapidez que exige el grave problema a causa del humo de leña y la cifra de subsidios es cercana a los 1.200 de una meta de 20 mil.

Sobre el tema, el seremi de Medio Ambiente del Bío Bío, Mario Delannays, aclara que durante su gestión se encargará de evaluar la realidad del texto y sus implicancias.

“Tiene que revisarse; sin duda que si el antecedente y los problemas es por una cuestión monetaria, obviamente que los énfasis tienen que cambiar, pero eso tenemos que evaluarlo, junto a la efectividad de las medidas y de los programas, que incluirán el financiamiento de programación, las metas, las mediciones que vamos a ir haciendo con el propósito de mejorar la calidad de vida y los parámetros ambientales, para que al mismo tiempo la población sienta que esto es útil”, explica.

Vecinos sin alternativa

Los últimos cinco días de mayo del año pasado el sistema de pronóstico de calidad del aire proyectó para la intercomuna jornadas críticas de polución asociadas a una Emergencia Ambiental, quedando prohibido el encendido de estufas a leña, excepto aquellas entregadas por el programa de recambio y las fabricadas después del 2014.

La presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán, Cecilia Henríquez, asegura que muchas familias de la comuna no tienen otra alternativa de calefacción más que la biomasa, por lo que advierte que los días con prohibición total las obliga a abrigarse y aguantar el frío al interior de sus hogares.

“El que se anuncien restricciones ha hecho que muchos apaguemos las estufas y asumamos el problema como nuestro; pero también creo que las autoridades nos están imponiendo sus reglas sin que ofrezcan a la ciudadanía un apoyo efectivo y masivo en recambio de estufas y aislación térmica de viviendas(...), esperamos que este año se mejoren estas dos políticas para no seguir padeciendo siempre en otoño e invierno”, indica.

Sin energías limpias

En la intercomuna aún no se ha planteado seriamente la necesidad de impulsar proyectos que tengan como finalidad abastecer de gas a toda la ciudad y ser usado como principal fuente energética para la calefacción. De hecho, en el PDA no existe un indicativo que exprese el interés del Ejecutivo por dirigir la mirada al cambio de la matriz energética.

A juicio del académico UdeC, Jorge Jiménez, es urgente que en Chillán y Chillán Viejo se apunte hacia el uso de energías limpias como la electricidad, pero especialmente la producida por el gas.

Crítica empresarial

La prohibición de usar biomasa durante los días declarados saturados por el sistema de pronóstico, ha impactado negativamente en la economía de algunas industrias locales, según explica la Cámara de Comercio de Chillán.

De acuerdo al presidente del gremio, Alejandro Lama, la obligación de paralizar la producción es una medida que no se ajusta a las reales condiciones que se están viviendo.

“Hay días en que pronostican Emergencias y prohíben el funcionamiento de algunas empresas, a pesar de que esos mismos días la contaminación no es tal y bien podrían haber funcionado”, recalca el líder gremial y añade que deberían evaluarse ajustes al PDA, como la ubicación misma del monitor Purén, que a su entender magnifica lo que en líneas generales ocurre en la ciudad.

Suspensión de clases 

“Está mal, alguien se tomó las atribuciones y aplicó una normativa que no debería existir, porque no es flexible, aquí se corta todo de golpe, se prohíbe todo y tenemos a los niños encerrados en la sala sin poder realizar educación física”, analizaba Samuel Caroca, profesor de atletismo del Colegio Padre Hurtado, respecto a las restricciones que tuvieron que respetar el año pasado.

La comunidad educativa de la intercomuna ha mostrado su preocupación por la más de una docena de jornadas decretadas como Preemergencia o Emergencia, que les significó suspender las actividades deportivas. Ante esto, exigen una reevaluación de las limitantes del documento.

Falta de innovación

Para el senador del Partido por la Democracia (PPD), Felipe Harboe, el texto de descontamimación es poco ambicioso y carece de innovación. A su entender, debería haberse incorporado de manera explícita el fomento del gas como combustible para la calefacción y el recambio del transporte público por vehículos eléctricos o a gas.

Formalización a la baja

Pese a que el PDA exige que los comerciantes de leña deben registrarse en sus respectivos municipios, este año ha habido poco interés de parte de los vendedores y solo 28 se han inscrito, cifra que corresponde a un 50% del total del año pasado (56). La importancia del registro radica en que solo estos comerciantes pueden garantizar que el producto que se ofrece es seca y de calidad.

Fiscalización y sanciones

Duras críticas por la pobre presencia de fiscalizadores en terreno y la poca efectividad de las inspecciones, han planteado vecinos de la Zona Saturada de Ñuble.
La delegada(s) de la Delegación Ñuble de la Seremi de Salud, Marta Bravo, explicó que la repartición pública podrá contar este año con un contingente de 48 funcionarios, quienes, de acuerdo a las necesidades inspectivas que se presenten, estarán preparados para labores en terreno en las jornadas decretadas como críticas a causa del uso del popular combustible.

Comentarios