Ñuble se proyecta en su primer día de las regiones

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 07:35 PM 2018-03-31

Desde 2009, cada 31 de marzo se conmemora el día de las regiones, una efeméride que en el caso de Ñuble, fue vivida por primera vez en su nueva condición de territorio independiente de Bío Bío, al menos, en el papel, hasta que debute en septiembre.

Una fecha que a diferencia de otros años, se pudo celebrar con dos cambios importantes ya convertidos en ley: la elección directa de los gobernadores regionales (actuales intendentes) y el fortalecimiento de la regionalización, materializado en el traspaso de competencias hacia los gobiernos regionales.

Precisamente esta etapa de implementación de la agenda descentralizadora impulsada durante el anterior Gobierno de Michelle Bachelet le tocará asumir al subsecretario de Desarrollo Regional, Felipe Salaberry.

“Debemos implementar ambas leyes, una, que aparentemente es la más simple, que se refiere a la elección propiamente tal; y también la transferencia de competencias hacia los gobiernos regionales, consistente en delegación de funciones y transferencia de recursos. Estas nuevas autoridades deberán convivir sanamente con los delegados presidenciales”, sostuvo la autoridad, quien adelantó que la transferencia de competencias no esperará a las elecciones de 2020, sino que comenzará a materializarse a partir del 1 de enero de 2019, con la creación de nuevas divisiones en los GORE, con sentido local y regional.
De hecho, Ñuble partirá en septiembre con las divisiones actuales (Control, Administración y Finanzas y Planificación), y en enero, se sumarán las nuevas: Fomento Productivo, Desarrollo Social e Infraestructura y Transporte.

En el marco de su visita a la Región de Ñuble, el subdere se refirió también a la posibilidad de crear nuevas regiones, recordando la frase del entonces candidato, Sebastián Piñera, cuando visitó Bío Bío en plena campaña.

“La división del territorio no va a resolver todos los problemas de la gente. Las experiencias siempre ayudan, cuando hace un década se crearon Los Ríos y Arica y Parinacota, se cometieron algunos errores en la instalación, que nosotros los tomamos y corregimos para este proceso que se vive en Ñuble. Es evidente que cada día se va modernizando la gestión”, sostuvo Salaberry, añadiendo que “pretender que la experiencia de Ñuble pudiera servir de modelo para otras eventuales peticiones de región, sería pretencioso y sería jugar con las expectativas de territorios que les gustaría ver a su zona geográfica como una posible región”. 

“Mil veces mejor ser región”

Para el senador, Felipe Harboe, quien fue uno de los principales impulsores de la creación de la región en el Parlamento; el día de las regiones debe posicionar a Ñuble como un territorio modelo.

“Tenemos una extensión que es lo suficientemente pequeña para implementar políticas públicas innovadoras. Me encantaría que Ñuble naciera con un plan de ordenamiento territorial que permitiera decirle al mundo productivo dónde se puede instalar y dónde no se puede instalar; cómo vamos a proteger nuestros recursos naturales y cómo vamos a hacer una infraestructura para la competitividad. Por qué no soñar, por ejemplo, con sacar la línea del tren del medio de la ciudad, acercarla a la Ruta 5 y proyectar un tren intrarregional que recorra las diferentes comunas, lo que disminuiría la congestión vehicular y mejoraría la posibilidad de las personas de trabajar y vivir en distintas comunas. Hay que pensar la región en grande, un parque tecnológico, con incorporación de valor agregado”, aseveró.

Otro artífice de la creación de la Región de Ñuble, el presidente del comité Ñuble Región, Hérex Fuentes, agregó que los desafíos para el territorio son infinitos. 

“Los servicios deben estar más cerca de su gente para resolver sus grandes problemas. Ñuble será un ejemplo de ello, porque va a tener cuatro comunas cabecera que estarán más cerca en sus respectivos  territorios: Bulnes, Quirihue, San Carlos y Chillán”, sostuvo el dirigente.

Juan Ramírez, presidente de la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Ñuble, recordó, en tanto, por qué  Ñuble quería ser región.

“Queríamos mayor bienestar para nuestros habitantes. Mejor conectividad, calidad de vida en términos medioambientales, etc. Cubrir las necesidades y carencias que hoy tenemos como provincia. Quizás no igualarnos a metrópolis como Santiago o incluso Concepción, sino mejorar las condiciones de trabajo y de salud, por ejemplo”.

Ramírez contextualiza el debut de Ñuble como región en el marco de la nueva legislación descentralizadora.

“Nuestras autoridades políticas han resuelto estos cambios porque creen que es una forma de acercar la institucionalidad a la gente y resolver sus problemas. En la medida que llegue esta satisfacción a las personas, se sentirá el cambio. La nueva estructura administrativa va a marcar un hito; nos va a costar acostumbrarnos, y seguramente habrá ajustes en un principio, pero finalmente, redundarán en bienestar. Indudablemente, el hecho de ser región va a mejorar nuestra calidad de vida, tendremos autoridades cercanas, muchos alcaldes estarán a solo 25 kilómetros de la capital regional. Es una gran ventaja”, manifestó.

Comentarios