La Punilla: línea de transmisión entra a fase final en el SEA

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 08:55 PM 2018-03-31

El EIA de la línea de transmisión fue ingresado al SEA el 29 de junio de 2017.

23 kilómetros de longitud tendrá la línea de transmisión, desde La Punilla hasta San Fabián.

Hasta el 31 de mayo próximo tiene plazo la empresa Astaldi, concesionaria de la construcción del embalse La Punilla, para responder el segundo Informe consolidado de solicitud de aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones (Icsara), como parte del proceso de evaluación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto “Línea de transmisión 1x220 kV Punilla-San Fabián”. Actualmente, la firma se encuentra elaborando la segunda adenda.

El segundo Icsara, remitido por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de la Región del Bío Bío a Astaldi, el 23 de febrero pasado, contiene las observaciones de los servicios públicos consultados en el proceso de evaluación ambiental del proyecto de transmisión, luego que el titular presentara su primera adenda -con respuestas a la primera ronda de observaciones- el 28 de diciembre de 2017.

23 kilómetros
La línea de alta tensión, que recorrerá 23 kilómetros desde La Punilla hasta San Fabián y que representará una inversión de US$9,2 millones, permitirá evacuar la energía que se genere en la futura central hidroeléctrica La Punilla, de 94 MW de potencia, que se alimentará del embalse, y que también es parte de la concesión.

La Punilla será un embalse multipropósito. En su modelo de negocio se contempla, además del riego, la generación de energía, para la cual se construirá una central que representará una inversión de US$145 millones y que ya cuenta con su respectiva aprobación ambiental.

La línea se emplazará específicamente entre la subestación eléctrica del embalse Punilla y la subestación San Fabián, ambas en la ribera sur del río Ñuble (comuna de Coihueco), en tanto, la línea de transmisión discurrirá en mayor parte al norte del río Ñuble y la Ruta N-31 (comuna de San Fabián).

La fase de construcción del proyecto tendrá una duración de 18 meses, requerirá una mano de obra promedio de 34 personas y tendrá una dotación máxima de 48 trabajadores al mes.

Dentro de los plazos
El EIA de la línea de transmisión fue presentado al SEA el 29 de junio de 2017, luego que el 23 de marzo el SEA pusiera término anticipado a la evaluación de una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) ingresada por Astaldi el 24 de enero de 2017, debido a que carecía de información relevante y a que correspondía presentar un EIA y no una mera declaración.

Si bien en los últimos meses no han sido pocas las voces alarmistas sobre la viabilidad del proyecto de embalse, apuntando a la línea de transmisión como uno de sus talones de Aquiles, junto al reasentamiento de las familias afectadas, lo cierto es que la evaluación ambiental del EIA avanza de acuerdo a los tiempos previstos. De hecho, hasta el momento no ha sido necesario conceder una extensión de plazo.

Existe una cláusula de extinción anticipada del contrato en favor del concesionario, en caso de no obtenerse la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable para la línea de transmisión, que consiste en un plazo de 36 meses contados desde la publicación en el Diario Oficial de la adjudicación de la concesión (junio de 2016), para lo cual restan aún 15 meses.

Precisamente este fue uno de los temas abordados por el delegado presidencial para la instalación de la Región de Ñuble, Martín Arrau, en su reunión con el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, esta semana.

En opinión del diputado Jorge Sabag, “el avance en la tramitación ambiental de la línea de transmisión despeja el único argumento de peso que podría perjudicar la concreción de la obra dentro de los plazos señalados”. 

El parlamentario reafirmó que “dicho proceso de evaluación avanza debidamente y sin contratiempos” y subrayó que el embalse La Punilla “es un proyecto que está en etapa de construcción, el proyecto no se va caer”.

Comentarios