Ñuble aumenta desempleo a 8,1 por ciento pese a dinamismo estacional

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 08:40 PM 2018-03-30

8,8%Chillán-Chillán viejo 

La tasa subió 0,6 puntos en comparación con igual trimestre del año anterior.

Con un 8,1% en el trimestre diciembre-febrero, Ñuble volvió a mostrar un alza en la desocupación, aumentando en 1,5 puntos respecto de igual periodo del año anterior y ubicándose como la cuarta región con mayor desempleo del país, después de Antofagasta (9,6%), Atacama (8,4%) y La Araucanía (8,4%).

De esta forma, se posicionó muy por sobre el promedio nacional, que subió a 6,7%, y sobre la tasa de la Región del Bío Bío, que bajó a 6,7%.

Según el INE, hace un año había 16 mil desocupados en Ñuble, mientras que ahora la cifra se elevó a 19 mil, debido a la pérdida de más de 8.310 empleos netos en el periodo (-3,7%). De hecho, la tasa de desempleo hubiese sido mayor de no haber sido porque la fuerza de trabajo también disminuyó, con la salida de 5.200 personas (2,2%). Esto último, según el Observatorio Laboral Ñuble (OLÑ), es señal de desaliento en la población, la que frente a un escenario adverso opta por dejar de buscar un empleo, una perspectiva que contradice la supuesta recuperación de las expectativas.

En comparación con el trimestre diciembre-enero, el desempleo subió 0,6 puntos, pues si bien los ocupados aumentaron en 4.110 (1,9%), gracias a la creación de empleos en la industria, la agricultura y el comercio, principalmente, la fuerza de trabajo sumó 6.050 personas (2,6%).

Chillán-Chillán Viejo

En la intercomuna Chillán-Chillán Viejo, en tanto, la tasa se situó en un 8,8%, vale decir, 0,6 puntos más que en igual trimestre del año pasado, y 0,3 puntos sobre la tasa del trimestre diciembre-enero. El incremento se debió a que el alza de la fuerza de trabajo (2,9%) fue superior al aumento de los ocupados (2,3%).

En opinión del analista del OLÑ, Héctor Garrido Henríquez, “en la ciudad de Chillán, hace varios trimestres móviles se observa un comportamiento conocido en la literatura como ‘trabajador añadido’, esto significa que frente al aumento de la tasa de desempleo, la participación también aumenta. Esto se explica debido a que la merma en el ingreso familiar producto de la pérdida de empleo del jefe de hogar deviene en la incorporación de los llamados ‘trabajadores secundarios’, como mujeres y jóvenes, los cuales se incorporan a la fuerza de trabajo de forma transitoria”. 

“Otra hipótesis que se puede plantear -añadió Garrido- tiene que ver con el importante aumento de la población inmigrante”.

Comportamiento negativo

En la comparación interanual, los sectores que más incidieron en la conducta negativa que mostró la ocupación en Ñuble fueron: hogares como empleadores, al restar 4.360 trabajadores domésticos (-35,6%); construcción, tras la salida de 3.410 personas (-18,6%); y enseñanza, que disminuyó en 11,6%, con 2.210 trabajadores menos.

Por el contrario, los sectores que incidieron positivamente fueron: comercio, al ingresar 2.980 personas, que significó un incremento de 8,4%; seguido de industria manufacturera, que adicionó 2.950 personas (12,7%); y de agricultura, con la incorporación de 2.780 personas (5,2%).

El también analista del OLÑ, Miguel Hernández Morales, manifestó que “a pesar de ser inferior a trimestres móviles previos, la tasa de desempleo es particularmente alta, si se considera que es en la época estival es cuando se observa más actividad en el territorio, debido a un histórico comportamiento estacional, motivado principalmente por la actividad agrícola”.

Hernández enfatizó que “el motor de la economía local es el sector agrícola, el que está fuertemente orientado a las exportaciones. En línea con lo ocurrido en el trimestre móvil anterior, se observa un tipo de cambio particularmente bajo. Por lo que a pesar de que el sector agricultura es uno de los que genera mayor empleo en el período, no lo hace con la misma intensidad que en años precedentes. Inclusive, se puede observar que para enero, el tipo de cambio real es el más bajo al menos en el último año. Esto conlleva un escenario adverso para los empresarios locales, lo que deriva en una menor demanda por mano de obra”.
“Mala noticia”

Para el Gobierno, sin duda, se trata de una mala noticia. El nuevo seremi de Economía, Mauricio Gutiérrez Bustos, afirmó que “no es una buena noticia para la futura región y no es del agrado del Gobierno”.

“Ñuble fue la provincia que tuvo el desempleo más alto de Bío Bío, creemos que es un mal indicador, y a eso se suma un alto número de empleos por cuenta propia (20,1% del total de ocupados), que en los últimos 12 meses disminuyó en 9,2%, y que son empleos muy precarios, con una alta vulnerabilidad”, expresó Gutiérrez.

“En este Gobierno pretendemos mejorar este indicador, no solo la cantidad de empleos, sino que también la calidad de éstos. Además, creemos que a Ñuble le va a ir bastante mejor cuando sea región, con el esfuerzo de sus habitantes, de manera que no volvamos a ver estas cifras tan altas en la zona”, cerró el seremi.

Comentarios