Gobierno reactiva viejo estatuto del temporero

Por: Roberto Fernández Fotografía: Fernando Villa 08:05 PM 2018-03-28

En ninguno de los dos proyectos de estatuto del trabajador agrícola se logró un consenso entre la CUT y la SNA.

El Gobierno de Bachelet envió el proyecto de Estatuto un día antes de concluir su mandato.

Lo había señalado el ministro de Agricultura, Antonio Walker, y ahora lo reafirmó el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg: el Gobierno le dará urgencia esta semana al antiguo proyecto de Estatuto del trabajador agrícola, ingresado al Parlamento en 2011, en la primera administración de Sebastián Piñera. De esta forma, según se comprometió Mockeberg en su reunión con la directiva de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), el proyecto enviado en las postrimerías del Gobierno de Michelle Bachelet será desechado.

Ricardo Ariztía, presidente de la SNA, sostuvo que “el ministro se comprometió a reemplazar la iniciativa ingresada por la administración anterior por el del proyecto del Presidente Sebastián Piñera, el cual fue consensuado entre trabajadores y empleadores. Asimismo (Monckeberg) nos informó que a la propuesta se le dará urgencia esta misma semana”.

El proyecto es parte del grupo de iniciativas definidas como prioritarias por La Moneda.

El presidente del agro comentó que en la cita se realizó un análisis general de ambos proyectos con el objetivo de rescatar lo mejor de cada uno. “Nosotros le planteamos al ministro que la iniciativa de Bachelet tiene aspectos positivos, como la definición del trabajador de temporada y el banco de horas, que otorga a los empleados más horas extras al mes bajo un marco regulatorio, para lo cual las empresas podrán negociar vía pactos con o sin sindicatos”, afirmó.

Ariztía reiteró su disposición para llegar a acuerdos y “sacar adelante un proyecto que represente la realidad de los trabajadores del agro, quienes requieren de permanente adaptabilidad y jornadas flexibles, acorde a las temporalidades del campo. Nos tranquiliza saber que el ministro está alineado con nosotros en este objetivo”.

“Aplanadora”
Por su parte, el dirigente de la CUT Ñuble y de la Confederación Campesina Ranquil, Luis Sánchez (PC), rechazó la decisión del Ejecutivo, ya que según sostuvo, la iniciativa responde a los intereses de los empleadores agrícolas e introduce elementos de precarización laboral, como la flexibilidad.

“No representa a los trabajadores agrícolas, a diferencia del estatuto presentado por Bachelet, en que discutimos más de 16 organizaciones campesinas, que representan a la mayoría de los trabajadores agrícolas de Chile, durante el primer Gobierno de Bachelet, pero no se presentó el proyecto; luego vino el primer Gobierno de Piñera, en que tiraron para atrás todo lo que se había conversado, y armaron su propio nuevo proyecto, hecho a la medida de los empleadores agrarios, especialmente la SNA, donde juntaron a algunos representantes de trabajadores que estuvieron de acuerdo”.

Sánchez criticó que con esta decisión se quiera “borrar esta discusión donde participaron empleadores y trabajadores”, subrayando su rechazo a la flexibilidad laboral. “No queremos que se nos alarguen los turnos de trabajo por sobre las 2 horas (extra) diarias, y no queremos que estén sin contrato, sin leyes sociales, queremos que tengan la posibilidad de formar sindicatos, de poder negociar colectivamente, entendiendo que debe ser una negociación especial”, dijo.

“Esto es una aplanadora política. Ellos llegaron con máquinas demoledoras de todas las reformas impulsadas por el Gobierno anterior”, puntualizó.

Comentarios