Niño chillanejo es prioridad nacional de trasplante de riñón

Por: Susana Núñez 04:20 PM 2018-03-27

Agustín Crisóstomo es un niño chillanejo, de 4 años, que desde los dos meses de edad lucha por aferrarse a la vida debido a una insuficiencia renal crónica.

Hoy su caso es prioridad nacional para trasplante de riñón y por ahora se mantiene internado en la Unidad de Pediatría del hospital regional.

Ayer su madre Valeska Sandoval recibió el llamado de Instituto de Salud Pública confirmando la noticia, que llena de optimismo a su familia que ha sufrido por la delicada condición de Agustín.

El menor ha pasado largos periodos hospitalizado,y su estado en el último tiempo ha sido muy inestable debido a que su tratamiento de diálisis peritoneal no ha logrado los resultados esperados.

“Hace tres días estuvo en la UCI y ahora pasó a Pediatría, donde ha estado con crisis y dolor, muy inestable. El periodo de espera no debería durar más de tres semanas, porque son prioridad los niños. Acá están todos preparados para viajar a Santiago al hospital Calvo Mackenna, donde será sometido al trasplante. Esperamos que no lo rechace y que pueda volver a caminar, ir al colegio y jugar”, detalló su madre a LaDiscusión.cl

Además detalló las diversas operaciones que ha tenido el menor. "Él ha sido sometido a cinco cambios de catéter peritoneal, una gastrostomía para que pueda alimentarse, además le extirparon las glándulas y  los médicos tuvieron que realizar una operación para agrandar su vejiga", detalló.

Su caso es conocido a través de redes sociales como  #agustinsomostodos, una campaña que se difunde principalmente en Facebook para sumar aportes que les permitan costear gastos anexos a su tratamiento que es financiado en gran parte por el sistema público de Salud. 

Desde la enfermedad de Agustín, su madre dejó su trabajo para estar presente en todo momento en su tratamiento. Actualmente  vive en una casa de acogida  en Concepción que pertenece al Obispado, donde debe cancelar un aporte mínimo. 

"Ha sido un proceso agotador y doloroso, tuve que dejar a otro hijo, de 8 años, en Chillán junto a mi tía y prima, quienes lo cuidan mientras estoy con Agustín en el hospital regional. Mantengo la esperanza y la alegría de conseguir un donante, esto genera sentimiento encontrados, por que, por un lado, está la oportunidad de mejorar la calidad de vida de mi hijo y reunir a nuestra familia, y por otro, el dolor de quienes pierde a un ser querido"

 

 

 

 

 

 

Comentarios