Del Tatami a los tribunales

Por: Rodrigo Oses 09:00 PM 2018-03-21

El instructor de taekwondo chillanejo, que llegó a ser entrenador de la Selección Nacional de Poomsae, y que dirigió a exponentes locales a nivel internacional, Álvaro Valencia, presentó hace algunos meses una demanda laboral contra la Federación Chilena de Taekwondo luego que el organismo lo despidiera sorpresivamente en agosto del 2017 tras tres años de servicios.

Valencia acusa descriminación, “informalidad” en la relación laboral y espera salir airoso del juicio que comienza el jueves a las 10 horas en el Tribunal Laboral de Chillán.

“Yo estuve prestando servicios de agosto del 2014 a agosto del 2017, pero hubo muchas horas de trabajo que no me pagaron en el tiempo. Como empecé a reclamar por mis derechos, sin aviso, me desvincularon de la Selección sorpresivamente y no me pagaron nada. También discriminaron a las seleccionadas de Chillán que estaban en la Selección Chilena de Poomsae. Yo financié de mi bolsillo un viaje a México porque la Federación me lo pidió con el compromiso que después me lo devolverían y nunca lo hicieron. Gasté más de 7 millones de pesos. Me deben imposiciones, multas, cuando me desvincularon, yo hice una carta de autodespido y presenté la demanda. Hubo un juicio de conciliación y el juez determinó que había argumentos sólidos para ir a un juicio laboral”, detalla Valencia.

Cara a cara

Al juicio en Chillán debería presentarse el presidente de la Federación Chilena de Taekwondo, Mario Mandel, quien el año pasado, no respondió los llamados de La Discusión para aclarar la repentina desvinculación de Valencia en la antesala del Panamericano de la modalidad que se disputó en Costa Rica.

Junto a Mandel, padre de la humorista que triunfó en Viña del Mar haciendo stand up comedy, Alison Mandel, están citados el metodólogo y la secretaria de la Federación, entre otros personeros.

Atestiguarán a favor de Valencia, las madres de las seleccionadas chillanejas de Poomsae, Daniela Concha, Javiera Ortiz y Paula Cuevas, quienes amenazaron con no asistir al Panamericano de Poomsae que se disputó del 29 al 31 de agosto en Costa Rica.

“Queremos comprobar en este juicio, primero que yo trabajaba para ellos, que cumplía horarios, que hubo una informalidad laboral y luego discriminación. Y claro, quiero que me cancelen lo que me adeudan, aunque ellos rechazaron todo, incluso, negaron que yo alguna vez fui entrenador de la Selección y de la Federación. El juicio determinará la verdad. Yo quiero justicia”, sentenció Álvaro Valencia.

Comentarios