El coihuecano que se negó a detener a Neruda

Por: La Discusión 08:50 PM 2018-03-21

Matilde Urrutia es otro de los personajes con un capítulo especial en el libro. 

Coihueco ya había sido testigo del lanzamiento del nuevo libro de Ziley Mora, que lleva por título “Coihueco, espejo del Chile profundo. Historia y patrimonio de una comuna de la Región de Ñuble”. Pero el escritor no quiso dejar pasar la oportunidad de regresar a la zona para hacer lo propio en Chillán. 

El texto que reúne historias de coihuecanos conocidos, y otros no tanto, se lanzará en la ciudad esta mañana a partir de las 19.00 horas en la Sala Claudio Arrau del Teatro Municipal,  en una actividad en la que también participarán Marco Aurelio Reyes, historiador y decano de la Facultad de Educación y Humanidades de la Universidad del Bío-Bío; Juan Ignacio Basterrica Sandoval, historiador; Fernando May Colvin, ex alcalde de Coihueco y María Loreto Mora, Dra. (c) en Educación.

El sargento Mora
Dentro del libro hay cientos de anécdotas que tocaron a distintas personalidades de Coihueco y sus alrededores. Pero hay una historia en particular que vale la pena recordar. 

Se trata de un sargento segundo de Carabineros llamado Domingo Mora Campos, que tiene un capítulo especial dentro del libro con historias desconocidas. Es precisamente el padre de Ziley, quien falleció en 1997 llevándose con él anécdotas que ahora serán de dominio público.

Una de ellas ha llamado profundamente la atención y ocurrió con Pablo Neruda. “Cuando se publicó la Ley Maldita, a mi padre lo comisionaron para perseguir al poeta por orden de González Videla. Mi padre lo encontró en un bosque en la zona de La Araucanía haciendo sus necesidades al pie de una araucaria”, narra Ziley. 

“Mi padre ve que el caballo de Neruda está herido y no toleró verlo en esas condiciones. Le dijo: ‘Senador, no nos conocemos y nunca nos hemos visto. Entrégueme su caballo y yo le paso el mío. Siga camino a Argentina y ninguno de los dos volveremos a hablar de este tema’. Mi padre lo contó como un gran secreto varios años después, cuando ya estaba jubilado”, recuerda con emoción. Tras el episodio, Neruda pudo llegar a Argentina. 

Eso no es todo en la vida de Mora Campos. “Mi padre encontró y laceó al Chacal de Nahueltoro cuando este era buscado por la policía tras los asesinatos que ejecutó. Mi padre lo encontró bailando en una fonda, lo amarró a un caballo y le puso un saco en la cabeza. Lo había visto años atrás en Coihueco y recordaba su rostro. Como él no estaba destinado a esta misión, lo retuvo mientras llegaron los carabineros a cargo de llevarlo detenido y que son quienes finalmente aparecieron en la prensa de la época”, adelanta Ziley. 

Comentarios