Muestra del MIM sobre genes llega a Chillán en abril

Por: La Discusión Fotografía: MIM 08:05 PM 2018-03-17

El MIM regresa a la ciudad esta vez con una muestra que explica el origen de los genes y sus implicancias en la vida. 

La muestra del Museo Interactivo Mirador se instalará en el Complejo Quilamapu. 

Entre el 13 de abril al 4 de mayo estará abierta en el Parque Deportivo y Recreacional Quilamapu la muestra del Museo Interactivo Mirador (MIM) “Genes, las Instrucciones de la Vida”, que explica de manera simple, interactiva y entretenida la dinámica relación entre el ADN y la naturaleza de los seres vivos.

Esta exposición gratuita, coordinada en la capital de Ñuble por la Dirección de Cultura del municipio chillanejo, fue creada y producida por un equipo multidisciplinario del MIM con el apoyo de diversos grupos científicos pioneros en Latinoamérica en investigación biológica.

La muestra interactiva dirigida a estudiantes de tercero a cuarto medio considera una temática y recursos museográficos inéditos en Chile e involucra al público con tecnología de punta e interesantes conocimientos.

“Invitamos a los establecimientos de la comuna, los colegios subvencionados y estudiantes de comunas aledaños a asistir a esta importante exposición”, dijo el director del Departamento de Cultura Municipal, Edgardo Venegas.

Los interesados en asistir deberán inscribirse previamente al mail del Centro Cultural Municipal de Chillán: [email protected]

La vida en los genes
La genética es una herramienta fundamental para entender los mecanismos que hacen posible la existencia de los seres vivos, pero este ámbito de la ciencia tiene alcances aún desconocidos.

“Genes, las instrucciones de la vida” fue creada y producida por un equipo multidisciplinario del MIM, el museo de ciencias más. Está dividida en cuatro zonas temáticas: “Vida y diversidad”; “¿Dónde está el ADN?”; “El lenguaje de los genes” y “Reescribiendo las instrucciones”. En ellas, los visitantes descubren qué es un fenotipo, profundizan en el concepto de biodiversidad, conocen dónde están las instrucciones genéticas, la estructura del ADN y el funcionamiento de los genes, también comprenden la forma en que los organismos “leen” y “traducen” las instrucciones.

Uno de los módulos preferidos por los visitantes es “Desarma el ADN”, que permite deshacer con las manos su doble hélice y ver cómo, al cabo de un momento, la estructura vuelve a adoptar su forma original. Esto es lo mismo que sucede en la vida real, el ADN tomado desde un fósil aún, por ejemplo, conserva su información genética habiendo cumplido la función de transmitir de generación en generación la información que define las características de la especie. 

Comentarios