Incertidumbre ambiental

Por: 08:50 AM 2018-03-15

No es normal que exista incertidumbre respecto de la gestión que realizarán algunos ministros estratégicos del nuevo Gobierno, por ejemplo, en un área tan sensible como la medioambiental. Los actores están expectantes sobre lo que pueda hacer Marcela Cubillos Sigall, abogada, ex diputada UDI por Ñuñoa y Providencia (2002-2010) y cónyuge del senador Andrés Allamand, su segundo esposo, pese a que ella votó contra la Ley de Divorcio en 2004.

Un ejemplo es el polémico proyecto minero Dominga que se pretende emplazar en la Región de Coquimbo, que fue rechazado por el Consejo de Ministros en agosto del año pasado en medio de una fuerte oposición de la comunidad por su impacto en el ecosistema marino, y que terminó con la salida de los ministros de Hacienda y Economía, cuyas declaraciones pusieron en tela de juicio la institucionalidad ambiental.

Y dado que para nadie es un misterio que el piñerismo quiere reflotar el proyecto, los ojos están puestos en el actuar del Gobierno en este caso, que llegó al Tribunal Ambiental luego que la empresa Andes Iron presentara un recurso de reclamación. En ese contexto, sorprendió ayer cuando la ministra anunció que el Ejecutivo no participará en el proceso de conciliación convocado por el Tribunal, con el objetivo de no generar más incertidumbre en los procesos de evaluación ambiental. “Lo que corresponde es que el tribunal falle y no una negociación directa”, afirmó Cubillos, dado que lo que se alega por parte de la empresa es la ilegalidad de un acto administrativo.

Y si bien el fundamento de esta decisión pudiera apuntar en el camino correcto, también reaviva las críticas a los baches de la institucionalidad ambiental que se requiere corregir, un tema que el Presidente Piñera ya ha dicho que se debe abordar.

Pero también abre la interrogante sobre el proceder que tendrá el Gobierno en otros proyectos controvertidos, como el de Inversiones Pelícano frente a las costas de Ñuble, actualmente en evaluación ambiental, y que consiste en la instalación de 11 centros de cultivo de salmones y otras especies, lo que ha generado el rechazo de la comunidad de Cobquecura, que a la luz del daño ambiental que esta actividad ha causado en el sur, teme que ese efecto se reproduzca en la zona.

En ese sentido, hay razones para estar preocupados por el énfasis que la actual administración pondrá en el cuidado de los ecosistemas marinos, más aún si se considera que Cubillos, cuando era diputada, votó en 2009 en contra de la modificación al DFL 340, sobre concesiones marítimas, que tenía como fin establecer la obligación de los concesionarios de preservar el medio ambiente marítimo y acuático libre de contaminación.

En un país serio, que aspira a ser desarrollado, el cuidado del medio ambiente no puede ser discrecional según el Gobierno de turno, para lo cual existe una institucionalidad que busca asegurar el estricto cumplimiento de la ley, y si bien el sistema requiere de perfeccionamientos, la autoridad tiene como primer deber cumplir y hacer cumplir las normas, sin dar espacio a la incertidumbre y dejando de lado las miradas ideologizadas que tanto daño le han hecho al país.

Comentarios