¿Ñublense puede vivir el drama de Concepción?

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 2016-04-27

La desafiliación de Deportes Concepción del fútbol profesional chileno, debido a que era inviable su existencia con una deuda de mil 800 millones de pesos, desnudó la crítica situación económica que viven los clubes de la Octava Región, a pesar de la implementación de las sociedades anónimas deportivas.


Similar drama vivieron antes Arturo Fernández Vial, Naval y Lota Schwager, que fueron borrados de la actividad profesional.


¿Ñublense podrá vivir una situación similar a la de Concepción, debido a sus turbulencias económicas?
El gerente del club, Hernán Rosenblum, quien no quiso profundizar en el tema ni entregar detalles de la realidad contable de la institución, solo es categórico al afirmar que “no se puede llegar a eso”, a pesar que con la pérdida de la categoría la institución disminuyó los ingresos del CDF (de 100 millones de pesos mensuales a 44 millones), bajó la asistencia de público, pierde 3 millones de pesos en el costo operacional de los duelos de local y cuenta con menos publicidad.


TURBULENCIAS
El presidente de la Corporación Atlética y Cultural Ñublense, Jorge Silva, reconoce que desde el año 2008 a la fecha (cuando se hizo de local en Linares), la sociedad anónima que administra el club ha soportado una deuda de arrastre superior a los 500 millones, merced al aporte oportuno del máximo accionista Patrick Kiblisky. 


“El club ha sabido de momentos delicados, es por eso que se han producido dos aumentos de capital, estamos pagando un préstamo mensual al Banco BBVA de casi 15 millones, hemos tenido algunas dificultades, pero no llegaremos a lo de Concepción porque nuestros accionistas siempre han respondido”, sentenció el presidente.

Comentarios