Turistas suben en Quillón y bajan en Las Trancas

Por: Roberto Fernández 06:10 PM 2018-03-11

Un dispar comportamiento tuvieron los principales destinos turísticos de Ñuble durante la temporada estival, pues mientras el Valle Las Trancas redujo su tasa de ocupación de habitaciones de establecimientos de alojamiento en comparación con el verano 2017, Quillón exhibió una importante alza.
Según la encuesta que aplica Sernatur, y que este año incorporó por primera vez a Cobquecura, en el Valle Las Trancas la tasa se ubicó en 33% promedio durante la semana del 22 al 27 de enero de 2018, lo que equivale a un punto menos que en igual periodo de 2017. Asimismo, en la semana del 13 al 18 de febrero la tasa fue de 54,1%, vale decir, 11 puntos menos en la comparación interanual.
Distinto fue el caso de Quillón, que en enero anotó una ocupación de 53,5%, es decir, 25 puntos más que en igual mes de 2017, atribuible a la baja base de comparación, ya que el año pasado los incendios forestales afectaron la llegada de visitantes; mientras que en febrero la tasa llegó a 60%, casi dos puntos más que en igual periodo de 2017.
Comportamiento
La directora regional de Sernatur, Paola Núñez, explicó que en los últimos años se ha incrementado el número de turistas, sin embargo, precisó que “observamos según los datos que los meses de mayor crecimiento fueron abril, noviembre y octubre, es decir, el viajero ya no concentra sus viajes durante el verano, también lo hace en otros meses del año, contribuyendo así a disminuir la estacionalidad”.
Respecto de los datos del verano, Núñez sostuvo que históricamente, febrero es un mejor mes para el turismo local, superando a enero, lo que queda demostrado en las tasas de ocupación descritas.
La profesional tomó nota de la disminución observada en Las Trancas, y planteó que además del efecto que pudo tener la preocupación por el riesgo volcánico, el turismo local se enfrenta a un fenómeno caracterizado por un cambio de comportamiento del turista regional y nacional, que ahora cuenta con una mayor oferta aerocomercial, lo que ha hecho más accesibles varios destinos nacionales.
Valle Las Trancas
Para el vicepresidente de la Cámara de Turismo de Las Trancas, Alejandro Campos,  efectivamente se observó una disminución de la ocupación, lo que atribuye fundamentalmente a dos factores: el explosivo crecimiento del número de camas, y por tanto, de la oferta, muchas veces informal; y por otro lado, el daño que ha hecho al destino la excesiva alarma generada por la actividad del volcán.
“En relación a veranos anteriores, la ocupación fue más baja este año, y eso tiene que ver con la mayor capacidad de alojamiento, mucha informal, lo que hace que la competencia sea desleal, ya que bajan las tarifas y no pagan impuestos; y lo otro es el tema del volcán, que si bien nosotros lo tomamos como un atractivo, de repente la prensa es más alarmista”, dijo Campos.
El empresario, si bien reconoció el efecto del “factor volcán”, también planteó que hay otros factores que están incidiendo en la baja, como por ejemplo, la mayor dispersión de los visitantes durante el año. “Antes era más estacional, ahora las temporadas de alguna forma se alargan, pero eso depende mucho de lo que uno pueda hacer para atraer público”.
Nevados de Chillán
En el concesionario Nevados de Chillán la evaluación es positiva, pues según reveló su gerente comercial, Manuel Dinamarca, “este verano fueron mas de 105 mil personas las que nos visitaron y aprovecharon las bondades de la naturaleza para disfrutar de las piscinas termales, bike park y actividades outdoor que estas vacaciones se desarrollaron en Nevados de Chillán”.
El ejecutivo sostuvo que este número representa un 5% más que el año pasado, “y en el caso del Bike Park tuvimos un crecimiento por sobre el 17% con respecto al 2017”.
Dinamarca añadió que “la novedad de este año fue el nuevo andarivel El Refugio, que los amantes de la bicicleta aprovecharon y que esperamos en invierno sea todo un éxito”.
Asimismo, informó que el complejo Valle Hermoso, el parque termal y los hoteles “también recibieron a un gran número de pasajeros, quienes pudieron disfrutar de las piscinas termales y todas las actividades tales como Bike Park, trekking, canopy nocturno y yoga a los pies de la montaña, entre otras”.
Quillón
Por su parte, la presidenta de la Cámara de Turismo de Quillón, María Paz Sánchez, afirmó que este verano se recuperaron los niveles de ocupación previos a los incendios forestales registrados el año pasado.
“Se observó más gente y eso se notó no solo en los establecimientos de alojamiento, sino que también en el comercio y en los restaurantes”, comentó la dirigenta, quien precisó que en términos generales “fue un verano tranquilo, muy movido los fines de semana, pero no tanto los días hábiles, lo que empujó el promedio”, explicó Sánchez.
La dirigenta valoró el trabajo desplegado por el Sernatur y el Programa Zona de Rezago, que ha contribuido a mejorar la oferta y a elevar los flujos de visitantes, así como también destacó el trabajo de los empresarios y del municipio.
No obstante, la empresaria advirtió sobre el fuerte crecimiento de la oferta informal en Quillón, que se refleja en el arriendo de cabañas y piezas por parte de particulares que no tienen sus emprendimientos inscritos ni cuentan con los permisos respectivos.

Comentarios