45 por ciento de mujeres participa en el mercado laboral local

Por: Roberto Fernández Fotografía: Maurcio Ulloa 09:25 PM 2018-03-08

Si bien en los últimos siete años la participación de las mujeres en el mercado laboral de Ñuble ha crecido casi 10 puntos porcentuales, el año 2017 se ubicó en 45,08%, según reveló un estudio el Observatorio Laboral Ñuble (OLÑ) a partir de los datos de la Encuesta Nacional de Empleo del INE.

Según el estudio, se observa una diferencia de 25 puntos porcentuales con los hombres, que anotaron un 70,22% de participación en el año analizado.

Si se compara con la Región del Bío Bío, se observa una brecha de 23,6 puntos, aunque la participación de las mujeres es menor que en Ñuble, con un 42,5%, y los hombres alcanzaron un 66,1%.

Al conmemorarse el Día Internacional de la Mujer, la mirada está puesta en las brechas y los desafíos en términos de igualdad de género; como acortar las diferencias en términos de participación y salarios, metas que son parte de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 comprometidas Chile.

“Chile y Ñuble en particular, tienen un desafío importante en cuanto a mejorar los niveles de participación laboral de la mujer”, sostuvo Héctor Garrido, analista cuantitativo del Observatorio.

El profesional manifestó que “a pesar de que las mujeres chilenas exhiben buenos indicadores educacionales, las tasas de participación son inclusive inferiores a otros países del contexto latinoamericano”. 

Respecto de las causas, Garrido planteó que “la evidencia reciente apunta a que la baja participación atiende entonces a factores culturales más que económicos. Por ejemplo, en una investigación que estamos desarrollando demostramos que cuando los individuos viven en pareja, la probabilidad de que una mujer participe del mercado laboral disminuye en la medida en que aumenta la probabilidad de que el hombre tenga un empleo”.

El analista del OLÑ comentó que “a lo largo de las últimas décadas, en nuestro país se le ha dado cada día más importancia a la igualdad de género a través de los diferentes gobiernos. Sin embargo, aún existe una brecha importante que es urgente de acortar. Aumentar la participacíon laboral de las mujeres es importante, pues desde una mirada de sociedad, se está desaprovechando una fuente importante de talentos, por estar relegadas las mujeres casi exclusivamente a las labores de cuidado”.

Acortamiento de la brecha
La buena noticia es que la brecha de participación en Ñuble se ha ido acortando en los últimos siete años.

Según el OLÑ, se observa que en el trimestre enero-marzo de 2010 la participación de las mujeres adultas llegaba a 37,6%, mientras que en el primer trimestre de 2017 la cifra se elevó a 46,6%. De esta forma, se tiene que en siete años la participación de las mayores de 29 años anotó un incremento de 9 puntos.

En el caso de las mujeres jóvenes (entre 15 y 29 años), la participación se elevó desde un 39,5% en enero-marzo de 2010, a un 51,3% en el mismo trimestre de 2017, lo que representa un alza de 11,8 puntos.

Brechas de ingreso
De igual forma, la brecha de ingresos sigue siendo una deuda pendiente, tanto a nivel local como nacional.

De acuerdo al estudio del OLÑ, se observa que, para los trabajadores dependientes, en todos los niveles educacionales los hombres ganan más que las mujeres.
Al comparar a aquellos que tienen estudios de enseñanza básica, los hombres ganan un salario 20,9% superior al de las mujeres; en el segmento de los que tienen enseñanza media, la brecha es de 20,8%; mientras que para aquellos con estudios de nivel técnico superior o profesional, la diferencia es de 29,5%. Sin embargo, al comparar los promedios, se tiene que la brecha es de 5,6%.

“Existe una brecha importante en materia de ingresos para las mujeres en nuestra región y sobre todo, llama la atención la diferencia que existe en cuanto a profesionales y/o técnicos. Las mujeres reciben una menor remuneración sistemáticamente, inclusive cuando se controla por otros factores como la experiencia laboral. La evidencia en este sentido es abundante. El mercado del trabajo discrimina sistemáticamente a las mujeres en el mercado del trabajo”, sentenció el investigador.

Subempleo
Otro indicador clave sobre precarización laboral es la tasa de subempleo (porcentaje del total de ocupados, teniendo un empleo de jornada parcial, que desearía poder trabajar a jornada completa), que para los hombres es mucho menor (7,74%) que para las mujeres (15,34%).

Garrido expresó que “el subempleo es un indicador de especial relevancia. Podemos entenderlo como parte del concepto de subutilización de la fuerza de trabajo. En particular, para el caso de Ñuble, se observa que la tasa de subempleo es prácticamente el doble para el caso de las mujeres. Ciertamente, esto es evidencia en cuanto a falta de oportunidades”.

Comentarios