Chillanejos buscan su sueño en la 3ª División

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Archivo 09:25 PM 2018-03-08

En silencio, sin mucha prensa, y en una categoría que no tiene la cobertura mediática de la Primera A o B, están construyendo su futuro profesional en el fútbol.

El apasionante, pero a ratos olvidado Torneo de la Tercera División, tendrá como protagonistas, en distintas bancas técnicas, a un grupo de chillanejos que pasaron por Ñublense y se proyectan como entrenadores, preparadores físicos y preparadores de arqueros, con la ilusión de llegar a la liga mayor del balompié nacional.

Un sueño en Parral
El ex goleador de Ñublense, Marcos Sepúlveda San Juan, va por su segunda temporada como entrenador de Buenos Aires de Parral, club de la Séptima Región que milita en la Tercera División B y que el año pasado estuvo a un paso de meterse en la liguilla final por el ascenso a la Tercera A.

Sepúlveda inició su carrera como entrenador egresado del INAF dirigiendo en los cadetes de Ñublense. Fue campeón de la zona sur con la serie sub-15 y también dirigió el equipo del club que disputó el Torneo de la Segunda División Profesional.

Si bien ahora tendrá un plantel menos potente que el del año pasado, su meta es llegar a la Primera B o A como entrenador. De hecho, su nombre estuvo en una terna para llegar a Fernández Vial.

“Me gusta que mis equipos jueguen con agresividad ofensiva, buscando el arco rival, al ataque. Siempre intentamos ir hacia adelante. Tuvimos que rearmar gran parte del plantel para enfrentar el nuevo campeonato”, reflexiona Sepúlveda, de 42 años, quien es amante del fútbol con protagonismo ofensivo, tal como lo plasmaba como jugador de los “diablos rojos”.

PF perfeccionado en Alemania
Hernán Blasco, chillanejo forjado como jugador  en la Población El Roble cuando jugaba en el 21 de Diciembre, y luego con pasos por Ñublense, Iberia, y Constitución, es actualmente el preparador físico de Deportes Concepción, club en el que asumió como entrenador Esteban “Chino” González.

Blasco, magíster en Ciencias Físicas en la Universidad de Leipzig, Alemania, quien es docente en el INAF y la Universidad Santo Tomás, deja clara su expectativa, la que no necesariamente está centrada en el fútbol profesional.

“Mis primeras armas las hice el año 2009 en el Fútbol Joven de Ñublense, durante seis años. Después como interino en el primer equipo, en Primera A y Primera B, después con el equipo que tuvo el club en la Segunda División Profesional y luego en Maipú Quilicura. Mi objetivo es quedarme en la zona, por eso decidí por Deportes Concepción. Yo privilegio estar cerca de mi gente, de mi trabajo en Santo Tomás. Me hicieron un contrato a tres años, porque creen en el largo plazo. Tienen la infraestructura para trabajar, el ‘Conce’ está haciendo las cosas bien, tiene la obligación de  salir de donde está, y espero contribuir desde el punto de vista físico en la consolidación e implementación de este proyecto en Deportes Concepción”, confiesa Blasco, quien cree que esta categoría es una gran escuela. 

“La Tercera División está creciendo, tiene más técnicos de renombre, lo que eleva la calidad del fútbol de la categoría. Es una muy buena escuela para quienes se inician en el fútbol, la idea es estar tres años y luego dar un salto en la división”, sentencia.

Formando arqueros
Alfredo Bravo, otro hijo de Chillán, ex arquero de Ñublense,  integra el cuerpo técnico del debutante Deportes Cabrero. Es el preparador de arqueros y trabaja palmo a palmo con el técnico Edgardo “Turco” Abdala, ex jugador del Rojo.

“La idea es clasificar a la liguilla y jugársela para tener opción de subir a la Tercera A. Este es un equipo nuevo, joven, pero con profesionales que buscan reencantar a la gente, ya que Cabrero ingresará recién a la Tercera División. Esto me ha servido para crecer como persona y preparador de arqueros, trabajo con jóvenes de alto rendimiento, que es lo que estudié en el INAF. Los equipos se trabajan casi a nivel profesional, aunque pertenecen a ANFA”, explica.

El 18 de abril arranca el torneo y cada uno luchará por su sueño.

Comentarios