Cantero puso de rodilla al diablo en El Salvador

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 2018-03-05

Jugó al empate y lo terminó perdiendo con dos estocadas de un ex diablo rojo.

Ñublense pagó caro su falta de osadía y los desajustes defensivos ayer en El Salvador y terminó perdiendo por 2-0 ante Cobresal con dos goles del incombustible atacante paraguayo Ever Cantero.

El equipo de Emiliano Astorga no pudo mantener su invicto en la Primera B para seguir en la parte alta de la tabla de posiciones y bajó al sexto puesto luego de una derrota que se escribió solo en el segundo tiempo.

Sí, porque al menos en la primera fracción, Ñublense hizo lo planificado y cosechaba un valioso punto.

Tuvo la tenencia del balón, quizás no con mucha profundidad, pero tejiendo dos llegadas claras que pudieron terminar en gol.

Primero, un cabezazo del paraguayo Marcos Prieto que rozó el arco de Cobresal y luego, el mismo atacante impactó su remate en un vertical.

Los locales inquietaron con un zapatazo de Juan Gaete y un disparo que rozó el palo de Marcelo Jorquera, cuando parecía que Sebastián Contreras estaba derrotado.

El final del primer tiempo finalizó con los reclamos de Ñublense por un supuesto penal del zaguero paraguayo José Portillo a quien le habría rebotado la pelota en la mano tras un cabezazo de Emiliano Pedreira.

Cantero, imparable
Sin embargo, cuando Ñublense parecía que acentuaba su propuesta basada en el agrupamiento defensivo, la tenencia del balón para evitar correr detrás de él en la altura y la gestación de un contraataque, un desajuste defensivo dio paso a la inesperada estocada del conjunto de El Salvador.

Un pelotazo largo a la espaldas de los zagueros de Ñublense, encontró bien perfilado al paraguayo Ever Cantero quien con un remate cruzado venció a Sebastián Contreras.

El golpe lo sintió Ñublense, que con Emanuel Croce ya en la cancha (en reemplazo de Varas) ganó fútbol y profundidad buscando una reacción que le permitiera alcanzar la menos el empate. Astorga, tras la estocada, adelantó las líneas, centralizó a Bustamante en el ataque, que reemplazó a un desgastado Prieto, abrió a un deslucido Michael Silva, y dejó a Croce como enganche para pelotear y urdir juego, apoyado por Roberto Reyes.

Los diablos rojos se atrevieron, pero Cobresal apeló a replegarse para buscar un contraataque fulminante.

Cuando Ñublense estaba volcado en ataque buscando desesperadamente el gol de la igualdad en la altura, donde su planteamiento tambaleaba tras el gol de Cantero, fue el propio delantero guaraní el que sentenció el marcador en el cuarto y último minuto de descuento. El “Paragua” empalmó un centro desde la banda tras una explosiva salida que sorprendió a los defensores del Rojo proyectados en ofensiva buscando un gol que nunca llegó.

El 2-0 dio paso al pitazo final y a la desazón de los diablos rojos que plantearon un partido para sumar, pero se devuelven con las manos vacías.

El fin de semana no habrá fútbol por el cambio de mando presidencial, por lo que Ñublense, que bajó al sexto lugar, recibirá el 18 de marzo a San Felipe, mientras Cobresal, líder del torneo con 12 puntos, junto a Santiago Morning, recibe a Magallanes.

Comentarios