Chillanejos desembolsan $300 mil extra en marzo

Por: Carolina Fuentealba 2018-03-05

Marzo marca los bolsillos de todos los chilenos. Es el mes en que se acumula gran cantidad de necesarios gastos, como los preparativos del ingreso a clases y los pagos relacionados a la circulación de vehículos.

Estimaciones de la Cámara de Comercio de Chillán, establecen que en promedio, los chillanejos tendrán en un incremento de 334.829 pesos en sus gastos durante marzo, esto contempla el pago del permiso de circulación, el SOAP (Seguro Obligatorio de Accidentes Personales), matrícula, compra de uniformes, lista escolar y furgón de transporte, considerando solo un menor en la familia.

De acuerdo al análisis, el gasto puede elevarse o decaer dependiendo del tipo de vehículo que se tenga. Un auto año 2013 paga en promedio 40.989 pesos por permiso de circulación, mientras que uno año 2017 puede llegar hasta 458.618 pesos.

En cuanto a los gastos educacionales, considerando la mensualidad promedio de un colegio particular subvencionado, el gasto se eleva a los 70 mil pesos.
Las listas de materiales escolares pueden costar alrededor de 50 mil pesos, mientras que la compra de un uniforme 70 mil pesos y el furgón escolar cuesta entre 35 mil y 85 mil pesos dependiendo de las jornadas y las distancias que se debe recorrer.

Financiamiento
¿Cómo financiarán los usuarios los gastos generados en el tercer mes del año? La Caja de Compensación Los Héroes llevó a cabo un estudio financiero para conocer las expectativas de gasto y financiamiento durante este mes.

El resultado arrojó que “un 62% de los chilenos pretende no endeudarse para asumir los mayores gastos de esta época”, consignó Germán Lafrentz, gerente de Asuntos Corporativos de la caja de compensación. 

Sin embargo no todos quienes tienen la intención de no endeudarse durante este mes logran su objetivo, como lo afirma Lafrentz. “Hay una diferencia entre la intención de no endeudarse y lo que termina ocurriendo”, asegura.

“Intentar cubrir las mayores obligaciones con ingreso corriente es una buena señal”, explica el ejecutivo, “pero lamentablemente es posible que un porcentaje de aquellos que espera no hacerlo deba recurrir a alguna ayuda de financiamiento”, expresó.

Las recomendaciones en este caso es cotizar adecuadamente e “intentar cubrir la mayor parte del gasto con el ingreso corriente y optar por un mecanismo de crédito que ofrezca una cuota mensual que no ahogue el presupuesto familiar el resto del año”, aconsejó.

La mayoría de quienes deban recurrir a crédito, lo harán con tarjeta de crédito bancaria o de retail, antes que un crédito de consumo.

“Esta es una tendencia que se repite en el caso de final de año y las vacaciones”, afirmó el ejecutivo.

Comentarios