“Tomás estará entre los 30 mejores del mundo”

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Gentileza Nicolás Núñez 08:10 PM 2018-03-04

El primer formador de Barrios no duda. “Tomás será un tenista top en el ATP”

Corría 1970 y Nicolás Núñez pegaba sus primeros raquetazos siguiendo la huella de su padre, Ubaldo, quien había sido dirigente de Ñublense y amante del tenis.

“Por una apuesta mi padre se puso a jugar en el Club de Tenis Chillán y le tomó un entusiasmo por jugar y jugar, yo tenía cuatro años, y mi hermano Guillermo 12, que fue tenista profesional y jugó con Guillermo Vilas en Argentina. Ahí empezó mi afán por el tenis, que es mi gran pasión”, evoca “Nico”, quien, fue el primer entrenador y formador del tenista chillanejo, Tomás Barrios, actual Nº 450 del ranking ATP.

El otrora jugador semiprofesional, que vivió en Argentina hasta los 12 años, optó por formar tenistas tras dejar de jugar. Fue así como dirigió a Jorge Aguilar en 1995, el 2000 entrenó a Ricardo Urzúa, que fue 8º del mundo en junior y finalmente forjo a Tomás Barrios. Actualmente dirige la academia de tenis en el Campus La Castilla de la UBB, pero sigue con orgullo la carrera de su ex pupilo.

-¿A qué edad comenzaste a entrenar a Tomás Barrios?
-Yo con Marcelo, su padre, soy amigo desde los 12 años cuando jugábamos tenis juntos. Cuando me vine de vuelta a Chillán el 2000, Tomy tenía cuatro o cinco años. Dejamos que jugara solito, que nos acompañara cuando jugábamos con Marcelo, y después por asuntos de trabajo de Marcelo, me pidió que lo entrenara. Así que empecé a entrenarlo en la cancha de Quilamapu, que era una cancha dura y cuando llovía entrenaba en la cancha techada de Palermo hasta que le construí una cancha a Marcelo en su casa camino a Cato, donde entrenaba todas las tardes. A los 10 y 12 años ya era uno de los mejores tenistas menores de Chile y llegó a ser número 3 del mundo en junior.

-¿Siempre supiste que tenía futuro?
-Las condiciones las tuvo desde pequeño. Se notó de inmediato que sería bueno, además es de una familia de tenistas. Juega su padre Marcelo, sus tíos Claudio, Rodrigo, su abuelo, todos tenistas de Constitución.

-¿Cuál es el sello que destacas de su juego?
-Su característica es que tiene un juego muy agresivo, va siempre hacia adelante, atacando, no juega un tenis antiguo, como el que jugaba Sergio Cortés, ex jugador de Copa Davis.
Toda la fe en el ex pupilo

-¿Llegará a estar entre los mejores del mundo?
-Se lo dije a Marcelo cuando Tomás tenía 15 años. Él estará entre los 30 mejores del mundo. Su estilo de juego se lo permitirá. Tiene que madurar, sí. La muestra es Jarry que estaba estancado y ahora está entre los 70 mejores del mundo. Los tenistas chilenos maduran tarde. Tomás tiene 20 años, pero con 22 debe estar entre los 30 del mundo. Pero sí debe mejorar su saque y su desplazamiento, que siempre ha sido lento y le ha costado desde pequeño.

-¿Y por qué?
-Desde chico le costó, cuando lo entrenaba era mi mayor pelea con él. Le decía ‘Tomy, trotemos, desplacémonos, hagamos desplazamiento lateral’, pero me decía ‘no tíramela a la mano’, pero yo le decía me voy entonces, porque no podía estar tirándole la pelota a la mano. Pero eso se supera con entrenamiento y preparación física, de hecho se ha superado mucho, porque lo he visto y tiene mucho mejor desplazamiento. Él arreglando su físico y su saque, estará entre los mejores 30 del mundo en dos años. Se lo doy firmado. 

-¿A nivel sicológico, cómo lo ves?
-De cabeza es fuerte, no se achica ante nada. 

-¿El apoyo de su familia ha sido clave?
-El apoyo de Marcelo ha sido vital, siempre se ha preocupado torneo a torneo de Tomás. Gira tras gira. Siempre a su lado. 

-¿Alguna anécdota?
-Un día fuimos a jugar a Linares en menores de 12. Nos tocó con Marcelo Rodríguez número uno de Chile y nos sacó la mugre. La mamá de Tomás, Viviana Vera, me dijo “¡venimos a puro huevear!” pero yo le dije ‘Viviana, esto es un proceso, paso a paso’. Calma,Tomás se va a superar’. Y así fue, después les ganó a todos y hoy está donde está. Ahora ella se ríe y me dice, tenías razón.

-¿Mantienes la relación con Tomás?
-Si, con ‘Tomito’ cada vez que viene, nos vemos en la casa de Marcelo, en el local de su papá. O cuando va a entrenar al club, yo le he regalado raquetas antiguas de colección, de madera, antiguas, también él me ha regalado, tengo una Prince.

-¿Qué sentiste cuando debutó en Copa Davis?
-Fue mi mayor orgullo. Verlo chiquitito a los 4 años cuando lo entrenaba y después en Copa Davis fue maravillloso. Además que Marcelo me prometió llevarme a conocer Roland Garros cuando Tomás esté entre los mejores 30. Yo sé que será así.

Comentarios