Preparan intervención de seguridad en casco histórico

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 08:35 PM 2018-03-02

La intervención de las llamadas “4 avenidas” de Chillán se realizará este 2018 para “devolverle la ciudad a los vecinos”.

Este 2018, como parte del cronograma de la Subsecretaría de Prevención del Delito, se efectuará en Chillán el programa de intervención de Cascos Históricos y Barrios Cívicos, apuntando a un proyecto que contemplará diversas medidas de seguridad y recuperación del sentido de pertenencia del centro de la comuna.

El anuncio lo hizo Carolina Ahumada, gestora territorial de la Subsecretaría, ante el Concejo Municipal, anticipando que el proyecto contará con recursos por un total de $65 millones -50 de ellos con fondos Marco- a entregarse en un año, “pero proyectando la duración de la intervención por el plazo de tres años”, dijo la gestora.                                                       

El programa se comenzó a implementar en 2014 en solo cinco comunas del país, luego para 2015 se benefició a otras diez.

Diez más en 2016, 19 en 2017 y para este año la Subsecretaría pretende aplicarlo al resto de las cabeceras regionales y provinciales.

Carolina Ahumada le solicitó al alcalde Sergio Zarzar que se realizara un diagnóstico comunal que midiera la situación delictual y de riesgo dentro de las cuatro avenidas, es decir el casco histórico de la ciudad.

Pero ese estudio ya está confeccionado por lo que el primer paso ya se cumple. “En efecto nosotros hicimos un completo estudio que formó parte de los proyectos de inversión en materia de seguridad que se han estado implementando en Chillán, y en lo atingente a este proyecto, a las cuatro avenidas que corresponde al Cuadrante 1 de Carabineros”, apuntó Renán Cabezas, encargado de la Oficina Municipal de Seguridad (Omse).

Programa de tres ejes
La gestora especificó que el proyecto se basará en tres ejes, siendo el primero la creación en Chillán de una mesa técnica de planificación operativa, en la que se espera la participación de policías, el municipio, la Subsecretaría y los servicios públicos, quienes deberán trabajar en mesas barriales para conseguir la vinculación de todos los estamentos posibles.

Una segunda línea es la coordinación de controles y fiscalizaciones, principalmente al comercio y en los sectores donde se detecten incivilidades. Finalmente, se realizarán trabajos de capacitación para locatarios, residentes y funcionarios públicos.

“El propósito final es recuperar los espacios para los vecinos y recuperar el sentido de pertenencia con el casco histórico de Chillán”, finalizó.

Comentarios