Empleo no levanta cabeza pese a estacionalidad

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 08:40 PM 2018-03-01

La agricultura (8%) y la industria (6,6%)  fueron los sectores los que más empleos crearon en 12 meses.

Los empleos por cuenta propia crecieron un 3%, mientras que los asalariados disminuyeron un 4,1%.

La tasa de desempleo en Ñuble llegó a 7,5% en el trimestre móvil noviembre-enero, lo que representa un alza de 0,5 puntos respecto a igual periodo del año anterior, según informó hoy el INE. No obstante, si se compara con la tasa de octubre-diciembre, se observa una disminución de 0,2 puntos, atribuible a factores estacionales, principalmente la mayor ocupación en el sector agrícola y agroindustrial.

La tasa de Ñuble fue la más alta de la Región del Bío Bío, y si se considera como región, fue la tercera más elevada del país, después de La Araucanía (8,8%) y Antofagasta (8,4%), y similar a Atacama (7,5%). El desempleo promedio a nivel nacional también se incrementó y llegó a un 6,5% en el periodo.

En el caso de la intercomuna Chillán-Chillán Viejo, el INE informó que la desocupación se situó en 8,5%, anotando un alza de 1,1 puntos en la comparación anual, sin embargo, en comparación con el trimestre anterior bajó 0,9 puntos.

Bajo dinamismo
En opinión del seremi de Economía, Iván Valenzuela, un factor determinante del aumento del desempleo fue que “los ocupados se contrajeron en mayor proporción que la fuerza laboral”. En la comparación anual la fuerza de trabajo se contrajo un 3,1%, sin embargo, el número de ocupados descendió un 3,6%.

Precisó que se perdieron 7.990 ocupados en 12 meses. “Esa contracción estuvo principalmente en la construcción (-15,9%), enseñanza (-12,7%) y alojamiento y servicio de comidas (-23,6%). A pesar de esa contracción, hay sectores de la economía que igual crearon puestos de trabajo, como la agricultura (8%), la manufactura (6,6%) y el comercio (3,7%), pero no fueron capaces de revertir la caída”.

Por su parte, Héctor Garrido, analista cuantitativo del Observatorio Laboral Ñuble, advirtió que “la tasa de desempleo en Ñuble sigue siendo alta. Además de resultar preocupante la disminución de la fuerza laboral y del número de ocupados”.

El profesional sostuvo que “es importante centrarse en el análisis interanual, pues a pesar de ya no estar en los dos dígitos, es un hecho conocido que el comportamiento del desempleo en el territorio tiene un componente marcadamente estacional, por lo que resulta bastante esperable que al intensificarse la actividad agrícola, la tasa de desocupación caiga de manera importante”. 

En línea con lo anterior, Garrido destacó que “el sector que más empleos generó fue el sector de agricultura, aunque su mayor dinamismo no fue suficiente como para equiparar al período precedente. Es necesario recordar que el sector agrícola, fuertemente orientado a las exportaciones, se ha visto golpeado en el último período por un tipo de cambio bastante bajo, lo que significa una menor demanda por bienes nacionales desde el extranjero”. 

También hizo hincapié en lo que ocurre con la construcción. “Es un sector que hay que monitorear de cerca para entender el comportamiento del ciclo económico y éste, en la región no ha logrado repuntar. Esto puede ser una señal de que la reactivación aún no llega al territorio”. 

Precariedad laboral
Así también, se observa un deterioro en la calidad de los empleos que se están generando. Garrido planteó que “la categoría ocupacional de asalariados muestra un decrecimiento importante (-4,1%), mientras que los empleados a cuenta propia se comportan de manera contraria (subieron un 3%). Cabe destacar que los empleos con mayores prestaciones sociales son los asalariados, por lo que Ñuble aún muestra señales de precariedad en la dinámica del mercado del trabajo”. 

El analista del Observatorio Laboral postuló que “en línea con lo ocurrido en trimestres móviles previos, la fuerza de trabajo en Chillán está creciendo, a pesar de que la tasa de desempleo se encuentra muy alta. Esto en la literatura económica se conoce como efecto trabajador adicional, lo que significa que frente a la merma de los ingresos familiares producto del aumento del desempleo, los ‘trabajadores secundarios’, como mujeres y jóvenes, se incorporan al mercado laboral transitoriamente.

Comentarios