Sumario por muerte en calabozo dejaría 13 sancionados

Por: Felipe Ahumada 09:10 PM 2016-04-26

En etapa de revisión se encuentra el fallo del sumario realizado por Carabineros al interior de la Segunda Comisaría de Chillán, que tiene relación con determinar las responsabilidades de quienes participaron en la detención y arresto de Carlos Lama Valenzuela, quien en julio del 2015  murió al interior de los calabozos de la unidad policial, con al menos dos lesiones en su cabeza.


El informe, al que tuvo acceso en exclusiva LA DISCUSIÓN, involucra a 13 funcionarios, incluyendo a dos capitanes, un teniente, un subteniente, dos suboficiales, cinco sargentos y dos cabos, quienes están arriesgando sanciones administrativas internas que van desde uno a 15 días de arresto, salvo a uno de los capitanes, quien solo recibiría una amonestación.


En el Alto Mando de Carabineros aún permanece en revisión el fallo de primera instancia.


Lama fue detenido el 27 de julio de ese año, luego que el juez del Juzgado de Garantía de Chillán, Carlos Benavente, quien se encontraba en calidad de cliente en un local de costuras, llamara a carabineros para denunciar que Lama, quien en estado de ebriedad, estaba agrediendo a su pareja, Roxana Suazo, la dueña del local.


Sobre este punto la Brigada de Homicidios maneja dos versiones. Una, que habría dado el propio magistrado y que dice que Lama se abalanzó sobre él para quitarle el teléfono y evitar que llamara a carabineros, por lo que el juez lo rechazó con un golpe a mano abierta entre el cuello y la quijada, haciéndolo caer sentado.


La otra, de la dueña de una boutique ubicada frente al lugar del incidente, asegura que Benavente lo golpea con el puño en el rostro y que Lama cae de cabeza al suelo.

Sin embargo, entre el local de la testigo y el punto de caída de Lama había un vehículo estacionado  que dificultaría en parte la visualización, lo que está acreditado con una fotografía que se tomó del hecho en desarrollo.


Dentro de las sanciones sumariales que investiga Carabineros se apuntaría a que hubo una demora de más de dos horas en registrar su ingreso a la comisaría, y según las cámaras éste no recibió atención ni se revisó su estado conforme al protocolo interno. 


Solo se habrían realizado vigilancias por monitores en el calabozo, y ni siquiera en forma constante.


Lo anterior cobra relevancia si se considera que la directora del Servicio Médico Legal, Eliana Miranda, certificó que si el paciente hubiese sido intervenido por el otro golpe que recibió (se presume por una caída), cuatro horas antes de su muerte, Lama se podría haber salvado.


El lapidario informe de la PDI
La investigación realizada por la PDI podría abrir nuevas líneas de investigación.


Primero: se interrogó al médico René Ferrer Ponce, quien estaba de turno en Urgencias cuando se llevó a Lama a constatar lesiones y sería él la única persona quien logró interrogar a la víctima respecto al incidente.


El médico le preguntó si lo habían golpeado, si se había caído y si sentía dolores o molestias, a lo que Lama contestó siempre que no.


Luego, respecto al hematoma y hendidura de la frente que lucía Lama una vez fallecido, el médico dice que “no recuerdo haber visto esa marca, no la tenía y esa lesión es evidente, por lo que la hubiera registrado en el informe de haberla tenido”.


Esa hendidura, conforme a los peritajes de la PDI, podría ser compatible con el golpe de un bastón retráctil, ya que las medidas de ancho calzan con el elemento de represión policial.


Ni en Carabineros ni en la fiscalía se referirán al tema hasta que no se formalice, y el abogado Ricardo Robles, defensor de Benavente, también se negó a hacer declaraciones, y solo dijo que “sabemos que están todas las razones para sobreseerlo de esta causa”.

Comentarios