Prevén alza de 30-55% en precio de la uva vinífera

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 2018-02-25

Alzas de un 30 a un 55 por ciento en los precios de la uva vinífera noble para la próxima cosecha se están registrando en los valles de la zona central, tendencia que debiera repetirse en el Itata, anticipó Yenny Llanos, presidenta de la Coalición Nacional de Viñateros, a partir de un informe elaborado por la organización con información proporcionada por agrupaciones y productores que integran la Coalición.

“Tenemos hasta aquí aumentos de precios de las uvas viníferas nobles para la próxima cosecha, que van desde 30% al 55%. Con costos de producción crecientes, expectativas de cosecha desinflándose por los arranques y abandono de viñedos y una dura lucha que las bayas están librando con las altas temperaturas, el oídio y hasta la botritis, pero donde existen condiciones de mercado muy favorables para que los precios de las uvas y vinos a productor sigan incrementándose”, sostuvo Llanos. 

Mejores precios
El informe indica que la recopilación de información de precios aportada por organizaciones de viñateros de O’Higgins y el Maule.

En las variedades francesas el precio fijo pactado supera en general los $300 por kilo. La Cabernet Sauvignon, en $340-360/kilo. La Carmenere llegó a los $400. Merlot, alrededor de los $380. 

Llanos recordó que “en 2015 el productor que recibió entre $70-$100 por su Cabernet, en Colchagua/Maule, esta temporada está vendiendo entre $340-$360”.

En cuanto a las llamadas uvas Premium -son aquellas que exigen cierto manejo, característica, productividad acotada, destinada a vinos más  caros-, el precio fijo se concentra alrededor de los $500/kilo. “Este mercado solo representa entre un 8-12% del total de la uva que se transa, debido a que la gran mayoría de las uvas son compradas como genéricas”, acotó la dirigenta.

Valle del Itata
Para el Itata, donde predominan las variedades País y Moscatel de Alejandría, el informe señala que según  José Álvarez, presidente de la Asociación Gremial de Viñateros del Itata, “al menos hasta la semana pasada no se tenían precios formales por estas cepas de parte de los compradores emblemáticos de la zona, ni de parte de los centros de acopio de los productores, que son tomadores de precios que fija la gran industria. 

Llanos advirtió que en el Valle del Itata “hay mucho comprador rondando, pero sin dar precios a firme, y amarrando tratos por precios muy por debajo de los valores de mercado esperados”.

No obstante lo anterior, la profesional dijo que espera que los precios en Itata tengan el mismo comportamiento que en la zona central, por lo que se podrían observar incrementos de 30% a 55% en relación a los precios de corte del año pasado, que fueron de $200/kilo para la negra País y de $170 para la Moscatel.

Llanos hizo especial énfasis en la importancia de que “los lotes pequeños especiales de uvas que son escogidos y que exigen manejo, se paguen como uvas Premium, considerando que darán origen a vinos que se comercializan a $7.000 por botella”.

Menor cosecha
En cuanto a las estimación de producción para la próxima vendimia, no se cumplirá el deseo de volver a los números normales después de dos años con graves pérdidas, ya que a medida que la cosecha se acerca las expectativas disminuyen.

La explicación de los productores, citada en el informe, es que “tuvimos buena brotación y floración, pero la uva no cuajó como se esperaba y la engorda fue complicada, de continuar las altas temperaturas habrá mucha pérdida por grano chico, deshidratación y golpe de sol en algunas zonas, tal como la temporada pasada”.

Al ser una temporada más húmeda, se han debido casi triplicar los costos para combatir malezas y enfermedades fungosas, como oídio y botritis.

“A esto hay que sumar las bajas producto del arranque y abandono de viñedos en los últimos años, por las pérdidas y baja rentabilidad del sector a consecuencia de los abusos y competencia desleal por parte de los poderosos de la industria, que el aparataje estatal no ha podido sancionar, ni mucho menos corregir”, expresó Llanos, quien ha liderado las críticas contra los poderes compradores de uva vinífera, a los que acusó en diciembre de 2015 ante la Fiscalía Nacional Económica de abuso de posición dominante, causa que la FNE investigó pero descartó formular cargos.

El informe advierte que en el caso del Valle del Itata, donde una importante superficie de vides se emplaza en la Cordillera de la Costa, “las altas temperaturas y el cambio rápido de éstas, están provocando que mucha uva se queme (golpe de sol) sobre todo, en comunas con influencia costera, como Portezuelo, Trehuaco, Ninhue, Quirihue, San Nicolás y Florida, que ha reportado pérdidas”.

Según expresaron los productores del Itata en el informe, “los daños por golpe de sol a la fecha serían iguales o superiores en algunas zonas al que se sufrió la temporada pasada”. De acuerdo a cifras oficiales, la temporada anterior la producción de uva vinífera en la Región Bío Bío registró una caída promedio de 52%, con comunas que inclusive perdieron 70%.

Ahora los productores esperan no tener lluvias en periodo de cosecha, porque ello agravaría el escenario.

“Se avecina una nueva mala cosecha, donde se espera que por lo menos los precios más altos puedan amortiguar las bajas productivas”, sentenció Llanos.

Comentarios