Solo cárcel de Chillán presenta sobrepoblación entre penales locales

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 11:15 PM 2018-02-21

Conforme a la programación anual de la Corte Suprema respecto a las visitas a las cárceles chilenas por parte de cada fiscal judicial, el máximo tribunal envió un informe al Ministerio de Justicia, en el que -recordándole su obligación a velar por el desarrollo estructural y de rehabilitación social, le pedían hacerse cargo de las múltiples falencias que presentaban.

Fueron 53 los penales visitados durante el 2017, correspondiéndole al fiscal judicial de Ñuble, Solón Vigueras, la inspección de las cárceles de Yungay y de San Carlos.

Mientras que las cárceles de Chillán y Bulnes serán visitadas por el ministro durante el 2018.

En el informe se da cuenta de una alta tasa de hacinamiento en 28 de las 53 cárceles visitadas este año, entendiéndose que casi por un asunto de metalenguaje, se separan los términos de sobrepoblación y hacinamientos a la hora de hablar de recintos penales.

Aquí destacan Santiago, con la expenitenciaría, que alberga a 4.486 internos, lo que supone un 88% más de las posibilidades estructurales. Copiapó presenta un 87%; Colina II, con 71%; San Felipe, con un 53% y Valparaíso, con 42%.

En los penales de San Carlos y Yungay no se anotaron observaciones al respecto, y según la Asociación de Funcionarios Penitenciarios de Ñuble (Anfup), Bulnes tampoco estaría hacinada. “La única de la región que presenta este problema es la de Chillán que está diseñada para un total de 530 internos y hoy la población penal es cercana a los 680 reos”, detalla el presidente del Anfup, suboficial Cristián Montecinos.

Otro de los puntos críticos a nivel nacional es el de las excesivas horas de encierro, las que en algunos planteles llegaba a las 15 horas, asunto que estaría fuera del reglamento carcelario.

Sin embargo, en los recintos de Ñuble tampoco se da este negativo fenómeno.

“Esto tiene que ver con factores climáticos, es más, acá muchas veces los reos piden volver a sus celdas antes, puesto que el invierno es demasiado helado, y en verano hay demasiado calor”, apunta Montecinos, quien añade que en temas alimenticios y de acceso a agua potable, tampoco hay inconvenientes en los planteles de la región.

Las falencias locales
Los problemas que sí presenta la cárcel chillaneja apuntan a la falta evidente de condiciones estructurales para la reinserción social, que es uno de los puntos que la Corte de Apelaciones le pide al Estado mejorar.

“Los talleres son demasiado pequeños, lo mismo que la escuela, entonces son muy pocos los que tienen acceso a ellos”, remató el dirigente.

Desde el orbe político, el diputado electo, Gustavo Sanhueza (UDI) anunció que pedirá una solución definitiva a la cárcel local.

“Nos parece inhumano el estado de las cárceles, donde además tenemos la responsabilidad de que las familias de los internos dispongan de un acceso adecuado”.

El futuro diputado agregó que el sistema actual debe considerar penas alternativas para las personas condenadas por delitos menores, como el trabajo orientado a la comunidad o a la mantención física de las ciudades.

Comentarios