Villa San Miguel sufre por pésimo estado de puente peatonal

Por: Carolina Fuentealba Fotografía: F. Villa 07:10 AM 2018-02-19

Entre 300 y 350 personas viven en la Villa San Miguel Arcángel.

Aislados, esa es la sensación de las 77 familias que viven en la villa San Miguel Arcángel, detrás de la Villa Barcelona, al nororiente de Chillán.

Desde la construcción de la villa, el año 2007, disponen solo de un puente peatonal que los une con la Villa Barcelona para poder salir del sector y un puente vehicular a través del camino viejo a Coihueco, sin pavimentar y con serios problemas para poder salir hacia calle Andrés Bello o hacia el camino a Coihueco.

Ambos puentes, tanto el peatonal que conecta con la Barcelona, como el vehicular por el antiguo camino a Coihueco,  se encuentran actualmente en precarias condiciones.

Los vecinos explican que la Villa San Miguel Arcángel fue construida por la entonces constructora Salman, que se declaró en quiebra antes de terminar la construcción así que nunca realizó los trabajos de conectividad que debía y desde entonces los vecinos quedaron unidos a la Barcelona a través del citado puente peatonal de madera, que es usado con mucha frecuencia tanto por los vecinos y que se encuentra semi derrumbado, con tablones sueltos y parte de la barandas ausentes, presentando serios riesgos de caídas para quienes transitan diariamente por ahí, en especial los niños.

Reclamos en municipio

Francisco Bustos, sostiene que son innumerables las gestiones ante el municipio para el arreglo de los precarios viaductos de madera, sin éxito hasta ahora. 

“Este mismo tema se está tramitando desde el 2016, yo hice un reclamo en abril del 2017, que no me fue respondido, por aquí pasan motoristas, bicicletas, niños y es la única salida a pie para tomar alguna locomoción, hay también aquí un riesgo de accidente”, enfatiza el vecino, quien afirmó que la comunidad envió carta con la problemática a cada uno de los concejales.

Otro vecino, de nombre Hugo, describe que “aquí hay 77 casas, con un promedio cuatro miembros y muchos niños, los de allá pasan para acá a jugar porque tenemos una cancha, con ellos también vienen otros adultos y otros niños, las mamás que vienen a cuidar a sus pequeños, pasan mucho en bicicletas, vienen familias completas, también un caballero con un niño en silla de ruedas que vienen a pasear para acá”, contó. 

El concejal Víctor Sepúlveda, detalló que “hace alrededor de dos meses ellos mandaron una carta dirigida todos los concejales a través del correo, yo fui y le saqué fotos al puente, lo di a conocer en el concejo y también se lo entregué al director de obras, hablé con el director de obras y le pregunté qué había pasado con la compra de la madera y el respondió que adquisiciones todavía no la tenía”, adelantó el edil quien afirmó que “el problema está en adquisiciones, no sabemos porqué demoran tanto en comprar los materiales”, precisó Sepúlveda quien abogó por una construcción sólida para el pequeño puente peatonal. “Debiera ser algo más sólido, que no tenga que estar constantemente en reparación”, afirmó el edil.

Comentarios