Presentación socialista busca impedir la candidatura de Felipe Aylwin

Por: Isabel Charlin Fotografía: Víctor Orellana 09:50 PM 2016-04-25

Antes de la fallida inscripción a primarias de la Nueva Mayoría, y el consiguiente debate generado por la situación de la comuna de Chillán Viejo -en donde los partidos del oficialismo no han logrado ponerse de acuerdo en torno a utilizar el mecanismo para elegir al candidato único-; al interior del PS local ya existía discordancia respecto de la figura del alcalde, Felipe Aylwin.


Tres militantes del comunal Chillán del Partido Socialista -la vicepresidenta provincial, Alicia Fernández; Roberto Aguirre y Jorge Ferrada- realizaron en marzo pasado una presentación ante el tribunal supremo de la colectividad, la cual fue recepcionada por la instancia el 4 de abril pasado, a las 8.43 AM.


Incluso el vicepresidente nacional, Camilo Escalona, mencionó el envío de los antecedentes durante una visita a Chillán.


Sin embargo, tras no tener noticias desde Santiago, y luego del bochornoso incidente a la hora de inscribir los candidatos para las elecciones primarias, que dejó a Chillán Viejo sin la posibilidad de contar con comicios legales, Jorge Ferrada estima que es necesario que el partido se pronuncie sobre la situación de Felipe Aylwin.


“Cuando vimos que ni la instancia regional, ni la nacional decían conocer la situación de Chillán Viejo -informe de Contraloría, querella del Consejo de Defensa del Estado e investigación de Fiscalía por malversación de fondos públicos; e investigación de Fiscalía por sobre pagos en contratos de luces LED-,  decidimos enviar esta carpeta. Los mismos que hoy defienden al alcalde de Chillán Viejo, trabajaron con él y figuran en el juicio de cuentas. Nada de lo que nosotros decimos en nuestra presentación, nace del odio. Las irregularidades existen y desprestigian al partido. No podemos callar ni seguir guardando silencio mientras otros aplauden porque les conviene. Lo que queremos es que esto se conozca, y nadie diga después que nunca supieron, porque si mañana la Fiscalía, el CDE u otro organismo deciden que Aylwin y otros son culpables, él durará como alcalde lo mismo que una pera madura”, sostuvo Ferrada, quien en la presentación recurre al ejemplo de Sebastián Dávalos para solicitarle al partido la evaluación de los antecedentes del jefe comunal.


“Los antecedentes entregados en relación a la conducta del militante Felipe Aylwin, vulneran el estatuto partidario respecto de la obligación y deber de mantener una conducta partidaria y privada consecuente con la ética socialista. El tribunal supremo, al estallar el escándalo Caval, emitió prontamente un pronunciamiento expulsando, sin perjuicio de sus renuncias, a los militantes Sebastián Dávalos y Natalia Compagnon. Cabe hacer presente que en ese momento no había ninguna acción judicial en contra de los ex militantes, y aún hoy, un año después, no hay formalización ni imputación concreta contra Dávalos. En el caso de Felipe Aylwin, habiendo resolución condenatoria de Contraloría, querella criminal del CDE y un juicio de cuentas, la infracción a la conducta propia de un socialista es evidente”, se sostiene en el escrito.


Jorge Ferrada ha solicitado tres veces información respecto de la situación en que se encuentra la presentación ante el tribunal supremo. Y no ha tenido respuesta.


“El silencio otorga, dicen. Si esto lo hubiesen visto en el tribunal supremo, el señor Aylwin quizás no sería candidato. Otro socialista pudo ocupar ese lugar. ¿Por qué no pudo ser Carlos Hernández, Soledad Tohá u otro(a) compañero intachable?”, dijo.


El fondo de las críticas
Los antecedentes enviados al tribunal supremo del PS apuntan principalmente hacia la denuncia que investiga la Fiscalía de Yumbel por presuntos delitos económicos ocurridos en la Municipalidad de Chillán Viejo durante 2012 y 2013.


La acusación apunta a la utilización de fondos públicos para actividades de campaña del entonces candidato a la reelección, Felipe Aylwin, para las cuales el municipio, y particularmente la Dirección de Desarrollo Comunitario, comandada en ese entonces por Andrés León, habría incurrido en diversas irregularidades administrativas (pagos duplicados y triplicados por bienes servicios no prestados, como arriendo de buses y canastas familiares, entre otros), las cuales le produjeron un perjuicio pecuniario a la comuna cercano a los $300 millones. 


A este recurso presentado en 2013, se sumaron más tarde la querella criminal interpuesta por el propio alcalde de la comuna, Felipe Aylwin, por el delito de falsificación de firma y defraudación fiscal en contra de todas las personas que resulten responsables, y una querella por fraude al Fisco y malversación de caudales públicos que el Consejo de Defensa del Estado presentó en contra del alcalde.

Comentarios